Press "Enter" to skip to content

Teología de la liberación

Disculpen, lo primero, el retraso en la publicación de este artículo. Si bien iba a estar dirigido a la Constitución Europea , debido a los últimos acontecimientos, hemos preferido cambiarlo. La muerte de Rainiero y, sobre todo, de Juan Pablo II inunda los medios de comunicación y, creemos conveniente hablar sobre uno de los aspectos que han trascendido tras la defunción del Papa. No vamos a hablar de ellos ya que hay más que suficiente información. De lo que vamos a tratar someramente es de la Teología de la Liberación , teoría que para la mayoría era bastante desconocida y que ha saltado a la palestra últimamente.

Dicha Teología de la Liberación se puede decir que nace tras una reunión en Medellín en Agosto de 1968 de unos 150 obispos católicos mediante la cual se pretendía buscar la forma de aplicar el Concilio Vaticano II en América Latina.

Una de las razones por las que este “movimiento” ha tenido y tiene mayor importancia y difusión en América Latina es por su concentración en el pobre y su pobreza ya que comprometían a la Iglesia para que compartiese la condición de los pobres más allá de la solidaridad. Hasta qué punto es difícil señalarlo, ya que, si bien han participado en la guerrilla, también han muerto a manos de ella.

No se puede simplificar a una mezcla de marxismo y cristianismo; más bien es una interpretación de la fe cristiana a través de la experiencia de los pobres, a través de su sufrimiento, de su lucha y de su esperanza. Éstos aprenden a leer las Escrituras de tal forma que reafirme su valía, su dignidad y su derecho a luchar por una vida mejor. Rompe con las esencias platónicas y afirman la realidad histórica como la única historia real.

No creen que la salvación pueda tener lugar sin que se produzca tanto una liberación económica, como política, social e ideológica; es necesario acabar con la pobreza y con la injusticia ya que no son designios de Dios sino culpa de una sociedad injusta. Por eso, hay que tomar conciencia de la lucha de clases optando siempre por los pobres.

Le critican, entre otras cosas, que se basan en análisis y suposiciones políticas y económicas erróneas, lo cual desbarataría toda su ideología, y que su pensamiento es menos cristiano que marxista, es decir, que utilizan como “excusa” el cristianismo para introducir una ideología política.

No sabemos quién tiene más razón pero, desde luego, sus bases ideológicas son interesantes, más todavía desde el momento en el que se le achaca a la Iglesia Romana que está desfasada y que no atiende a los problemas actuales, que intentan aplicar una mentalidad del siglo XV a la vida del XXI

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies