Press "Enter" to skip to content

Los dialectos históricos

España es y ha sido un país multilingüe, para felicidad de unos y desgracia de otros, a pesar de que en más de una ocasión se ha intentado que esto dejase de ser así: muy reciente está el caso de la dictadura de Franco pero también, en el siglo XVIII, los Decretos de Nueva Planta, promulgados por Felipe V tras obtener la victoria en la Guerra de Sucesión para castigar a sus opositores.

Encontramos un mapa lingüístico actualmente compuesto por el español-castellano (que no es lo mismo), el gallego y el catalán, procedentes del latín, el vasco, de origen incierto (relacionado probablemente con las lenguas caucásicas)y única lengua prerromana que se conserva, y los dialectos históricos (provienen del latín) aragonés y leonés.

La definición de dialecto es bastante problemática. Obviando algunas de las dificultades, podemos considerar que un dialecto tiene una variedad interna mucho mayor que la de una lengua, tienen poca unidad interna, carecen de autonomía normativa y sus funciones están mermadas. Dicho de otra forma, dos hablantes de bable pueden no llegar a entenderse porque no hay reglas que dirijan a los hablantes, lo cuales usarán ese dialecto en ámbitos reducidos y a pequeña escala ya que estarán faltos de muchos instrumentos lingüísticos que les permitan una completa comunicación.

Ambos dialectos se han visto sometidos a la presión del castellano desde la Edad Media. Para un pueblo es trascendental que su lengua se extienda ya que eso es sinónimo de poder; el castellano consiguió convertirse en imprescindible para la comunicación entre los pueblos para más tarde convertirse en lengua de cultura; por el contrario, a pesar de que el aragonés fue importante durante el siglo XIV, apenas hay textos literarios de ambos dialectos. La lengua consigue además propagar la visión del mundo propia; aunque la finalidad principal de ella es la comunicación, su esencia es la creación de significados, de realidades, todo aquello que a lo que la lengua no le pone nombre no puede existir.

La supervivencia del leonés o asturleonés y del aragonés es complicada. Perviven en zonas rurales a las que es difícil acceder, lo que puede llegar a provocar su lenta pero inexorable desaparición. Se han intentado normalizar, lo cual, sería imprescindible para su conservación, pero, por ahora, con escasos resultados a pesar de que existe, por ejemplo, la Academia de la Llingua Asturiana , que lo ha intentado con el bable, y la ?fabla? aragonesa, variedad unificada artificialmente pero que el pueblo soberano no ha terminado de aceptar prefiriendo sus variedades propias.

•  Asturleonés:

La nobleza visigótica, en el 711, se refugia en la Cordillera Cantábrica ante los ataques musulmanes para, desde allí, bajo la protección de las montañas, organizar la resistencia, siendo primordial su papel durante la primera época de la Reconquista. Eran los herederos de la tradición visigótica, rigiéndose su imperio por la legislación de los visigodos.

Alfonso I, yerno de don Pelayo, triunfó a partir de la segunda mitad del siglo VIII sobre los musulmanes hasta la parte alta del Ebro y toda la cuenca del Duero pero no hubo repoblación hasta tiempos de Ordoño I, la cual se realizó también con mozárabes (es más que probable que esto influyera en la nivelación del dialecto), aumentando en la segunda mitad del IX con Alfonso III y en la primera del X con Ramiro II. Encontraríamos en las regiones repobladas un dialecto más uniforme mientras que en el Norte habría más variedades.

En ese siglo X la capital se traslada a León desde Oviedo pero al poco tiempo Almanzor, que todavía conservaba el ?atamor?, arrasa la ciudad, lo que aprovechan los castellanos para intentar acabar con el centralismo de León. El declive va aumentando paulatinamente, con la salvedad de Alfonso V (primeros del XI), hasta que en 1230, con Fernando II, quedan unidos Castilla y León.

•  Aragonés:

En el Norte de la actual Huesca, había en el siglo X tres condados, Aragón, Sobrarbe y Ribagorza, los cuales se unieron como reino en el siglo XI. Con la Reconquista fueron avanzando hacia el Sur. En el siglo siguiente, con la repoblación del Valle del Ebro con personas de procedencia distinta, se nivela el romance allí hablado (aragonés medio o bajo) distinguiéndose del de los valle pirenaicos (alto). El catalán también se introducirá tras unirse Aragón a los condados catalanes en 1137 además de la influencia del castellano, sobre todo a partir del siglo XV (los Trastámara reinarán en los dos lugares). A finales de ese siglo, con el matrimonio de Isabel y Fernando, todavía no católicos sino más bien todo lo contrario (falsificaron el permiso papal para poder casarse) se unen políticamente con lo que, al poco, la castellanización está completada, exceptuando las zonas altas, en las cuales se está perdiendo la fabla sin remedio aparente.


Post artículo:

El léxico es lo primero que se va introduciendo en una lengua.

La lengua sirve para comunicarse principalmente por lo que, en su momento, para que dos pueblos pudiesen tener contacto, sobre todo, comercial, debían buscar un punto común por medio del cual poder entenderse. Ese acuerdo será el castellano, cuya influencia será tremenda pero que no permanece impermeable. Como estándar de la lengua se ha impuesto el castellano por muchas y correctas razones pero, hoy en día, es un tremendo error confundir el castellano con el español, algo que comentaremos el próximo mes.

En principio no tengo pensado hablar de los distintos rasgos fonéticos, morfosintácticos ni léxicos, si alguien está interesado puede ponerse en contacto con redacción@lenguasdefuego.net y, muy amablemente, nuestro amado director Jesús Effing, les mandará la respuesta a su solicitud.


Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies