Press "Enter" to skip to content

High Frequency Advanced Auroral Research Project

HAARPHay meses que sería conveniente que no existieran. Mi primera intención fue escribir este artículo sobre aquellos que intentar ir a otros países en busca no de una vida mejor, sino simplemente de una vida. Casi todo el mundo tiene algo de racista, aunque sea un poco, el problema viene cuando como mostró Giddens, el creador de la tercera vía, somos racistas hasta con razas que no existen. Deberíamos replantearnos muchos aspectos de nuestra ideología y de nuestra política, quizá podríamos acercarnos un poco a parecer humanos.

Mi segunda idea (sólo en lo que se refiere al tema de este artículo, a lo largo de mi vida he tenido alguna más, creo) se encaminó al apasionante tema de la votación realizada sobre la diversidad cultural y el voto en contra de Estados Unidos en especial. Sin embargo no me veo capaz de expresar en palabras poco ofensivas lo que pienso. Además, por otra parte considero lógica la postura estadounidense ya que si hubiese una diversidad cultural, ellos que tienen tan poca sufrirían mucho.

Mi tercera iluminación fue hablar sobre el presidente de Irán y sus escalofriantes declaraciones a las que se unieron una manifestación del pueblo iraní apoyándolo. Mi conciencia antigilipolleces supinas no me lo ha permitido.

Como mi cerebro no puede trabajar tanto, me he quedado con mi última inspiración, hablar del proyecto HAARP (High Frequency Advanced Auroral Research Project). No sé si conocerán en qué consiste por lo que por encima lo voy a intentar explicar.

Se trata de un programa de investigación, con su “base” en Alaska, que se ha vuelto a retomar con muchos más medios que antes. La idea originaria era estudiar cómo actuar sobre el clima, lo cual ya resulta preocupante teniendo en cuenta el huracán de sensaciones que se nos viene a la cabeza a algunos y un cambio de temperatura que sufrió Melilla en cinco minutos, pasando de 20 grados a 40.

El campo de antenas situado en Alaska emite ondas que un transformador se encarga de convertir en de alta y baja frecuencia enviándolas a la ionosfera, parte cuyo deterioro puede suponer que nos vayamos todos a tomar por culo, y que actúa como espejo devolviéndolas a la superficie terrestre convertidas en las ondas más bajas electromagnéticas. Por medio de este sistema, en caso de guerra, las comunicaciones pueden ser anuladas, los aviones vuelen a la altura que vuelen pueden ser localizados, se pueden encontrar yacimientos petrolíferos, etc.

La mano de, cómo no, los Estados Unidos está detrás, con responsables pertenecientes a US Navy y a US Air Force, que no se dedican a hacer barbies.

El temor a que en caso de guerra o en caso de algún desequilibrado esto se utilizase para atacar una zona no es impensable; sólo recordemos la razón por la que Napoleón y Hitler cayeron frente a los rusos, imagínense lo que se puede hacer controlando este aspecto.

Pero lo más grave y lo que más miedo me da es que esas ondas pueden actuar en los cerebros humanos. Los yacimientos minerales que dicen se pueden encontrar por este medio necesitan la misma frecuencia de ondas que provocan los trastornos mentales. Prueba de ello es que haya gente que trabaje en este proyecto, gente que debe estar expuesta a esas ondas porque tienen que ser una trastornados..

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies