Press "Enter" to skip to content

Locura

<p align=»left»><em>Que no es la &nbsp;rosa lo que &nbsp;turba<br>
Sino el encanto del aroma.</em></p>
<p align=»left»>Blanco-Fombona<br>
<br>
&nbsp;<br>
<br>
&nbsp;<br>
<br>
Quer&iacute;a dejarlo todo, irme. Irme muy lejos, mandar todo y a todos al demonio, ya no me importaba nada. Solo &nbsp;quer&iacute;a largarme, estar lo m&aacute;s lejos posible de…<br>
<br>
Pero los recuerdos se ir&aacute;n conmigo y en donde est&eacute; siempre me atormentar&aacute;n.<br>
<br>
Siempre me perseguir&aacute;n los momentos y las reminiscencias estar&aacute;n all&iacute;, aplast&aacute;ndome… &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; &nbsp; <br>
Despu&eacute;s de estas semanas que han pasado de una forma violenta, y que se han convertido en meses casi sin darme cuenta, en medio de mi obnubilada existencia, puedo pensar por fin m&aacute;s detenidamente.<br>
&nbsp;<br>
Ya no tengo rencor en mi coraz&oacute;n, y mis penas han mermado, puedo decir que han desaparecido por completo. <br>
<br>
&nbsp;El tiempo es el &uacute;nico ant&iacute;doto, para curar las enfermedades del alma.<br>
<br>
&nbsp;Los celos, me quemaban por dentro, caminaba por las calles con un solo pensamiento, con &nbsp;sentimientos extremadamente pugnaces y dolorosos que me hac&iacute;an hervir la sangre, con un odio que no sab&iacute;a que podr&iacute;a poseer, descubriendo en m&iacute; esas emociones tan negativas.<br>
<br>
Hay dolor, fuego, odio, ganas de matar, algo dentro de m&iacute; que me hace volverme loco y solo el llorar, el derramar l&aacute;grimas hace bajar la presi&oacute;n y estallando en sollozos logro controlar mi interior. Si no explotar&iacute;a esparciendo los sesos por doquier.<br>
<br>
Estos sentimientos son todo lo opuesto al amor, es como pagar culpas con locura, esta locura que mata, que asesina lentamente mi mente y mi conciencia<br>
<br>
Te sue&ntilde;o entre mis brazos <br>
Sintiendo t&uacute; mis besos<br>
Recibiendo mis caricias<br>
Oyendo mis palabras<br>
Que como un arrullo<br>
Te hablan de amor<br>
&nbsp;<br>
El tiempo inexorable pasa la cuenta, los a&ntilde;os son como un castigo y &nbsp;un premio a la vez. <br>
<br>
Uno puede salir derrotado y darse cuenta, que se puede sobrevivir…<br>
Si. Se puede sobrevivir a una, dos, tres, y miles de derrotas.<br>
<br>
Mi dolor no era morirme poco a poco. S&oacute;lo era que morir no quiero, aunque deseaba hacerlo y hacerlo regode&aacute;ndome en el dolor, extasi&aacute;ndome con &eacute;l.<br>
<br>
Sentirme vivo y sentirme que no vivo y el dolor en el pecho brota a borbotones y alborozarme en el fracaso….<br>
<br>
Y pasan unos d&iacute;as y otros y otros, mas los recuerdos se agolpan en las sienes y viven en el pecho, la soluci&oacute;n es la muerte pero no viene cuando se le llama.<br>
<br>
Y veo sus ojos que me miran y su sonrisa que me inunda, siento su aroma de mastranto como sendero de llano…<br>
<br>
Y una sensaci&oacute;n de ignavia se entroniza y no me deja actuar, quit&aacute;ndome &nbsp;la voluntad. Entro en mundos ignotos donde la sombra de sus recuerdos llega alborozada…<br>
<br>
Ojos negros que me miran y sonr&iacute;en<br>
Boca peque&ntilde;a y dulces labios rojos<br>
ricos en alm&iacute;bar<br>
miel su piel<br>
azabache su mata oscura<br>
turgentes sus senos…</p>
<p>Y oigo su risa, que es manantial de agua pura, que baja por la colina haciendo eco entre los cantos y el burbujear del agua, entre los meandros llenos de espuma.<br>
<br>
Sus ojos, su sonrisa, su piel, sus manos, su pelo negro azabache, toda ella hermosa, como de virgen de iglesia, juvenil, tierna, bella.<br>
<br>
Aspirar y sentir la fragancia que brota de su c&aacute;lido cuerpo, sus efluvios naturales de mujer<br>
<br>
&nbsp;Las palabras que brotaban de sus labios eran elogios, el encanto de la amistad<br>
<br>
Su timidez, recostada a la pared, muy cerca del dintel de la puerta del cuarto, observ&aacute;ndome con la mirada nublada, media sonrisa, mordi&eacute;ndose el labio inferior, insinu&aacute;ndome universos.<br>
<br>
Y su entrecortada respiraci&oacute;n y la turgencia de sus senos, su pecho que florece entre mis manos y se mueve entre los compases de la respiraci&oacute;n<br>
<br>
Su pelo negro que desciende hasta la cintura, cubriendo el arco de sus caderas, haciendo desviar la vista hasta los torneados muslos<br>
<br>
Sus diminutos pies, peque&ntilde;itos dedos retozones coronados de luz<br>
<br>
Y la piel, brillante como el n&aacute;car, dulce como el chocolate, morena, blanca, cetrina, la luz la transforma, la delinea, la dibuja. Es como una alfombra de alpaca suave, como la seda m&aacute;s fina, tersa. <br>
<br>
Y se va difuminando en mi cerebro, desapareciendo la imagen, perdi&eacute;ndose entre los recovecos de mi imaginaci&oacute;n…<br>
<br>
La ador&eacute;…<br>
<br>
Y el pensar en una f&oacute;rmula para la liberaci&oacute;n del dolor, salir de la angustia y de la frustraci&oacute;n<br>
<br>
&nbsp;Y pens&eacute; en el acero fr&iacute;o y negro de los ca&ntilde;ones de mi escopeta, en escapar solo coloc&aacute;ndola en mi boca, morderlo y apretar el gatillo poco a poco. En un santiam&eacute;n saldr&iacute;a de mi dolor y dejar&iacute;a regados por doquier los restos de mi tormento.<br>
<br>
La amaba con locura con desesperaci&oacute;n, como cuando se aferra a un le&ntilde;o en alta mar, la &uacute;ltima oportunidad de vivir o de morir en un ahogo de suspiros.<br>
<br>
Mi azahar <br>
que desprende fino aroma<br>
ardiente de sol, luz y vida<br>
Sonrisa que vaga silente <br>
Entre recovecos<br>
Inescrutables del pensamiento<br>
Dulce absorta<br>
Llena de misteriosos <br>
Secretos.<br>
<br>
Ser&iacute;a muy f&aacute;cil actuar con cobard&iacute;a, solo tendr&iacute;a que ser valiente para apretar el gatillo. Tener el valor para acabar, y tenerlo para no acabar. No lo hago por cobarde sino pensando en el resultado.<br>
<br>
Finalizar todo de mil maneras.<br>
<br>
La navaja de afeitar, y empezar a desangrarme, dejando brotar &nbsp;el l&iacute;quido vital que mana vida.<br>
<br>
Sentir el afilado corte, el que roe las venas en un tajo mortal, haciendo brotar incesante la vida, la hojilla afilada que irrumpe con su brillo violando la piel .<br>
<br>
O meterme en el agua y dejarme llevar.<br>
Sumergirme y tratar de no respirar.<br>
Tan fr&aacute;giles que somos y tan fuertes<br>
Somos lo uno y la nada, el cero.<br>
Acabando con todo en un momento.-<br>
<br>
No quiero entrar en el sal&oacute;n, me lo impide la conciencia, me lo impide el recuerdo. El leve empuj&oacute;n, del amigo, que con suavidad me conduce m&aacute;s all&aacute; del dintel.<br>
<br>
&nbsp;La claridad del entorno me ciega, desde los ventanales el chorro de luz, entrecierro los ojos y me vienen im&aacute;genes que pasan por ellos son como diapositivas, una a la vez. Vienen arrastr&aacute;ndose. Estoy de nuevo en el sal&oacute;n como si no hubiesen pasado los d&iacute;as; Puedo o&iacute;r el barullo, el ruido del que se aclara la garganta, el murmullo de voz del que habla en susurro, el libro que se cierra, el papel que cae, la escritura que hace el l&aacute;piz, el mueble que cruje, el frufr&uacute; de las faldas, su perfume…<br>
<br>
Ella me mira con sus ojos de gato, se acerca con socali&ntilde;ado paso felino, &aacute;gil y &nbsp;voluptuoso.<br>
<br>
Sus medias blancas a media pantorrilla, su falda plisada, su blusa de mangas cortas ce&ntilde;ida a la cintura, amplia en su pecho cerrada hasta el &uacute;ltimo bot&oacute;n muy cerca de su cuello.<br>
<br>
Y titilan las campanillas de los m&oacute;viles al balancearse con tenue la brisa, es su voz la que se siente<br>
<br>
Esta parada, erguida en la pared, me mira, su blusa abierta muestra el escote, se logra ver la oculta flor de su aureola.<br>
<br>
Deseos hilvanados me llenan el alma y nos encontramos en otro mundo. Entre el tiempo y el espacio, en la misma habitaci&oacute;n, los dos solos en un rinc&oacute;n, debajo del pizarr&oacute;n, atando nuestras vidas sobre el polvo blanco de la tiza.<br>
<br>
De sus sienes bajan dos gotas de sudor, su pelo enmara&ntilde;ado sobre mi pecho, su rostro muy cerca de mi coraz&oacute;n y sus labios dicen palabras incoherentes que solo &eacute;l sabe escuchar. S&oacute;lo son &nbsp;latidos que se mezclan con los susurros y la respiraci&oacute;n. Su cuerpo est&aacute; casi encima de mis piernas, respiramos el mismo aire, sentimos el mismo aroma y nuestras palabras son &nbsp;s&oacute;lo murmullos quedos, nuestras palmas exploran nuestro cuerpo, vivimos en la misma realidad, la misma vida, somos los minutos y segundos, horas que estamos extasiados uno junto al otro, sin importarnos nada ni nadie. &Uacute;nicamente nosotros vivimos en el mundo.&nbsp;<br>
<br>
Su respiraci&oacute;n se normaliza, sus labios ya no tiemblan, sus parpados se abren, sus ojos me miran, veo en ellos regocijo, alegr&iacute;a, mi mano sobre su seno, la otra la abraza.<br>
<br>
Y ando con el coraz&oacute;n sitibundo, esperando que venga a mi llamada.<br>
<br>
Ven, ven pronto.<br>
<br>
Y me preguntaba de d&oacute;nde eres.<br>
<br>
Le contestaba en broma, con burla y due&ntilde;o de la situaci&oacute;n, enardecido por su juventud, yo era el creador.<br>
<br>
Soy de lejos y de cerca<br>
Soy de aqu&iacute; y de all&aacute;<br>
Soy como el viento<br>
Y si me metes en tu coraz&oacute;n<br>
Estar&eacute; siempre muy cerquita de ti.<br>
<br>
Ella se r&iacute;e y me dice tonto, me abraza. Sus labios rozan mi mejilla.<br>
<br>
&quot;Y tu nunca te sonrojas&quot;.<br>
<br>
Ella me contesta &quot;Cuando se ama no cabe la verg&uuml;enza, s&oacute;lo el pudor para no mostrarse abierta para no entrar en el desencanto ni en lo burdo. S&oacute;lo lo sutil, suave y delicado, debe mezclarse para tener una relaci&oacute;n duradera&quot;.<br>
<br>
&quot;Tanta experiencia tienes&quot;<br>
<br>
&quot;Soy poca de edad, pero en mi mente fluyen situaciones, mi imaginaci&oacute;n es inagotable e infinita&rdquo;.<br>
<br>
&quot;Pero qu&eacute; modesta eres&hellip;&rdquo;&nbsp;<br>
<br>
R&iacute;e. Con sonrisas de molino de viento.<br>
<br>
Y entre mis brazos se estrujaba la flor, bebiendo de mis besos y la sent&iacute;a toda recorriendo con mi tacto su piel. Los intersticios y oquedades, toda era sentidos, ecos de suspiros de languidez, de pasi&oacute;n y de locura. Vaporosas s&aacute;banas sobre &nbsp;cuerpos en uni&oacute;n m&aacute;gica en acordes armoniosos consonantes con ritmos musicales et&eacute;reos.<br>
<br>
Y me iba hinchando como las gavias de un velero, llen&aacute;ndome de estima y apego, el cari&ntilde;o se convierte en quereres empezando a idolatrar con devoci&oacute;n insana.<br>
<br>
Y entonces me perd&iacute;…….<br>
<br>
La adore……<br>
<br>
Y la realidad y los sue&ntilde;os se confabularon y ya no pod&iacute;a distinguir entre ambos.<br>
<br>
Viv&iacute;a el sue&ntilde;o y so&ntilde;aba con la certidumbre.<br>
<br>
D&eacute;jame amarte. S&oacute;lo d&eacute;jame amarte. Era un grito desgarrador que sal&iacute;a de entre mis poros, muy dentro de m&iacute;.<br>
<br>
&nbsp;<br>
<br>
Ten&iacute;a catorce, o quince, diecis&eacute;is o diecisiete. Qu&eacute; se yo.<br>
<br>
Solo sab&iacute;a que la amaba, que era una flor muy hermosa….<br>
<br>
En herm&eacute;tico silencio se convirti&oacute; el entusiasmo.<br>
<br>
Las preguntas, los porqu&eacute;s. Ambig&uuml;edades<br>
<br>
Se perdi&oacute; el control<br>
<br>
Es que te gustan j&oacute;venes<br>
Que son insulsos y groseros<br>
Son patanes y sin dinero<br>
Lo &uacute;nico que blanden<br>
Es su juventud<br>
Tesoro m&aacute;s grande del cielo<br>
Y tener los dos es un anhelo<br>
Tener dinero y juventud.<br>
<br>
Y una decisi&oacute;n inopinada me dej&oacute; silbando lejos, la muchacha se fue en un santiam&eacute;n dej&aacute;ndome como un pendejo.</p>

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies