Press "Enter" to skip to content

Namasté

La palabra NAMASTÉ proviene del sánscrito (lengua clásica de la India, considerada sagrada para los hindúes y budistas, siendo la lengua predominante de los principales textos en los que se asienta su cultura) y se compone de dos vocablos: “namas” (“reverenciar, adorar, inclinarse”) y “te” (“a ti”), pudiéndose traducir como “yo me inclino ante ti”. Al pronunciar “namasté”, la persona junta las dos palmas de las manos, a la altura del corazón o delante de la cara (a la altura del entrecejo o tercer ojo), y ligeramente se inclina ante la persona que saluda. Es un saludo formal, usado tradicionalmente en la India y Nepal para expresar gratitud, admiración y respeto, y que se ha extendido por numerosos países asiáticos, conservando el sentido de espiritualidad que guarda la palabra, junto con el gesto (o mudra) que la acompaña. “Namasté” es mucho más que un saludo.

Cuando un hindú dice
“namasté”, hace algo más que saludar y mostrar respeto hacia la otra persona. Expresa
el reconocimiento de que ambas son iguales, que comparten la misma esencia, la
misma procedencia, y de que irán al mismo lugar cuando dejen la Tierra. Significa
recordar que todos formamos parte de un Todo, y que la fuerza de la Vida (la
divinidad que hay en mí), es la misma que hay en el otro, y en todos. Al decir
“namasté”, o simplemente realizar el gesto con la misma intención, se trasmite
el mensaje: “mi esencia, o parte divina, se inclina (y reconoce) tu esencia, tu
parte divina”. Las manos unidas refuerzan el sentido de unidad, de igualdad y
de unión, y sostenidas en el pecho, impulsan su mensaje con la fuerza del
corazón. Cuando las manos se elevan, también se elevan las connotaciones del
mensaje, potenciándose su sentido más espiritual y enalteciendo los más altos
valores. Realizado con consciencia, “namasté” trasmite la energía positiva de
una bendición.

Teniendo en cuenta el
trasfondo cultural, religioso y espiritual de “namasté”, no es de extrañar que
a los países de Occidente se nos acuse de apropiación cultural indebida (es
decir, de usurpar elementos culturales, como “namasté, y de hacer un mal uso de
ellos, perjudicando a dicha cultura y menospreciando y desvirtuando sus
valores, costumbres y creencias), especialmente, por comercializar productos en
los que se exhiben conceptos y símbolos, que en lugares como la India, se
consideran profundamente sagrados.

La palabra “namasté” nos
ha llegado, principalmente, a través del yoga (que tiene sus raíces en la India).
En la tradición hindú, el yoga es una práctica espiritual, un camino de
autoayuda y crecimiento, y “namasté” es un ritual. Aquí, donde el yoga es una
práctica fundamentalmente destinada al cuerpo físico, “namasté” no es más que
un saludo exótico, la forma habitual de terminar una clase de yoga, y para la
mayoría, sólo es parte de la parafernalia propia del misticismo oriental. No
hay más que darse una vueltecita por las redes para comprobar que los
profesores de yoga de la India están bastante indignados con esto, por la transmisión
de verdades a medias y por la difusión de verdades en bocas equivocadas. Mucha
gente no entiende por qué un profesor de yoga “blanquito”, que nada tiene que
ver con la tradición hindú, tiene que ponerse en posición y decir “namasté” al
acabar su clase, ridiculizando así el sentido original del mudra y la palabra.
Si lo pensamos bien, es como si un hindú, profesor de sevillanas, dice “bendito
tú seas” cada vez que da por acabada su clase. La mayoría de los profesores de
yoga hindúes que dan clases de yoga en países occidentales, prefiere omitir
“namasté” para proteger y respetar su tradición, o bien, explicar enteramente
su significado y tratar de transmitir la verdadera enseñanza. Pero claro, hay
mucha diferencia entre un yogui, y un yoguista…

El conocimiento es
poder. Ahora que sabemos un poco más, la próxima vez que se nos presente la
oportunidad, podremos decidir si juntar las manos y decir “namasté” de corazón
y con consciencia, o simplemente, valorar la proeza de no decir nada, por respeto
hacia esa cultura y para poder vivir en consonancia con nuestra propia verdad.

NAMASTÉ

More info:

https://www.facebook.com/terapiasenergeticas.raquelsalas/

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies