Press "Enter" to skip to content

Violencia en las aulas, casas de apuestas, prostitución y alcohol

Esta semana nos ha acompañado la noticia de un adolescente clavando en el cuello de un compañero unas tijeras.

Un@s jóvenes prostituyéndose en los baños de una terminal de autobuses.

Las casas de apuestas generando nuevos ludópatas.

Intoxicaciones etílicas cada fin de semana.

¿Cuánta frustración se esconde detrás de tales hechos?

¿Hasta qué punto ese adolescente ve violencia verbal o psicológica o incluso llegar a las manos a sus padres?

Ya los adolescentes y los adultos no enfrentamos nuestras diferencias con razonamientos, ni siquiera con discusiones sin llegar al enfrentamiento personal, enseguida sacamos un arma del bolsillo.

Vemos en la tele peleas con katanas (espadas que si te tocan te hacen una buena herida, con los filos muy afilados) por parte de padres que dirimen sus problemas de negocios o sentimentales usando pistolas, escopetas, navajas, bates de béisbol, cualquier arma que tengan a mano.

Los hijos de esos padres son un fiel reflejo de la falta de recursos internos, educación, respeto por el prójimo y falta de sentido común.

Potenciamos la violencia dejando que los videojuegos sean cada vez más violentos sin darnos cuenta de que ello contribuye a crear niños y jóvenes agresivos

Allá por la primavera del año 2000, un joven de 16 años asesinó brutalmente a sus padres y a su hermana de nueve años con una katana y, después de sus actos, fue nombrado como «El asesino de la katana«. Pese a la gravedad del crimen, lo que lo hizo tremendamente mediático fue el hecho de que, durante tiempo, los medios de comunicación aseguraban que el asesino había cometido sus actos ya que estaba fuertemente influenciado por Squall, protagonista del videojuego Final Fantasy VIII, lo cual llevó a mucha gente a estigmatizar los videojuegos y los juegos de rol.

 Buscando por internet estudios referentes a los  video juegos y la violencia, he comprobado que solo les importa la industria del video juego y nunca sus efectos en un tipo de sociedad que cada vez esta más desmotivada sin proyectos ni objetivos a corto ni largo plazo.

Por ello proliferan tantas casas de juego donde los adolescentes se esconden entre clase y clase, o simplemente con su móvil hacen apuestas.

Nos asustamos por las noticias de jóvenes que se prostituyen por una camiseta de marca, un móvil, unos euros para poder comprar marihuana, y queremos quitarnos de en medio la responsabilidad que todos los padres, educadores, y sociedad en general tenemos en ello.

Es más fácil echarse la mano a la cabeza y criticar que poner en práctica ciertos límites, compromisos con el futuro de nuestros jóvenes y con nosotros mismos.

 Un informe publicado por la Asociación Estadounidense de Psicología (APA) afirma que los videojuegos violentos podrían llevar a un aumento de agresividad en los niños, investigación demuestra una relación consistente entre el uso de videojuegos violentos, un incremento en el comportamiento agresivo y un decrecimiento en la empatía y la sensibilidad a la agresión. Pero aún así, este informe devela que existe con certeza un vínculo entre los videojuegos y la agresividad, por lo que recomiendan un mejor control a los padres, y a las empresas piden que diseñen juegos apropiados para los más jóvenes.

Es complicado en el momento actual que los padres recuperen el control de la educación de sus hijos, hemos confundido libertad con libertinaje, la figura del padre se ha diluido por la figura del “mi padre es mi colega”, debemos admitir que se nos ha ido de las manos.

¿Cuántos jóvenes se recogen en la calle con intoxicación etílica? ¿Cuántos padres le ponen freno sin usar la consabida respuesta “solo ha sido un día”?

Debemos parar un poco y mirar hacia donde nos encaminamos, un poco de sentido común y reflexionar sobre que estamos haciendo a nuestros hijos y donde o como podemos volver a poner las cosas en su sitio, una reeducación de todos, padres y adolescentes, maestros y responsables de tantos y tantos jóvenes que son la base de nuestro futuro.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies