Press "Enter" to skip to content

Malagueños

Pobres malagueños que cada vez tienen más claro que su Málaga les pertenece cada vez menos. Sentirse aislados en su propia ciudad es el sentimiento que despierta al ser cada vez más difícil andar, circular o incluso pasear por su irreconocible y bendita ciudad.

Málaga parece vivir en una continua feria donde todo y todos tienen cabida. Málaga vive una ilusión por encima de sus posibilidades anteponiendo el sentir y el pesar de sus ciudadanos que parecen estar desubicados en su propia ciudad.

Málaga está perdiendo la esencia de lo que siempre ha sido. Ahora Málaga está forzada a aparentar lo que no es porque el malagueño, por su idiosincrasia, no necesita el postureo simplemente porque siempre ha sabido que lo tiene todo y siente que lo está perdiendo poco a poco.

Me da la sensación que Málaga, como el malagueño, está llorando. Llora porque se siente invadida tanto por mar como por aire y no sabe muy bien por donde le vienen los tiros.

Málaga está en una continua expansión y como malagueño, no sé a donde irá a parar o lo que pretenden provocar los que dicen gobernar pero, es seguro que el malagueño se siente provocado e intimidado por este repentino boom que está convirtiendo a Málaga en una «gran manzana» donde perderse por sus calles ya no es lo que era.

Málaga no es lo que parece y lo es todo pero, ¿qué es Málaga sin los malagueños? Tengo que reconocer que estoy celoso de mi ciudad y los que vienen y van siento que de ella se quieren aprovechar. Málaga sigue «creciendo» en cantidad pero sin calidad sacrificando comodidad y bienestar.

Me da pena verla como la veo, expuesta ante un escaparate que no la hace justicia porque Málaga es bella, humilde y no sólo viste con un traje de lunares ni tiene que hablar inglés para hacerse querer. Cansa oír que el malagueño ha nacido con vocación de servicio y para servir. Más bien no le queda otra que aguantarse con lo que hay y encima se le exige más por menos.

No convirtamos a Málaga en lo que no es y menos a costa de sus ciudadanos. Que no se nos olvide que de Málaga son los malagueños y se les reconoce porque van de cara, su sonrisa no es falsa y no van de postureo porque por pasar, pasan hasta de su sombra pero no se olvidan de lo que son, de donde vienen y de lo que están perdiendo.

Málaga es mucho más de lo que se ve pero con tanta aglomeración y bullicio no se puede apreciar. En Málaga no todo vale ni todos los que están tienen porqué estar. Málaga crece en cantidad renunciando a calidad de vida. Y si el malagueño está triste, que es el que la entiende y la levanta cada día, Málaga dejará de ser un paraíso para ser una más del montón

Por cierto, en Málaga se habla español y en su defecto andaluz y boquerón. El inglés se chapurrea por cortesía y empatía, algo que no se estila fuera. Hay que entender que el orgullo no es exclusivo de unos pocos y para orgulloso un malagueño de su ciudad que ya la empieza a extrañar.

«Dios salve a la reina», a mi ciudad, que está pasando de ser la más a ser una más y eso un malagueño no lo puede aguantar.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies