Press "Enter" to skip to content

¿Por qué lo llaman estado de derecho si se trata de un estado policial?

   “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los

     hombres dieron los cielos, con ella no pueden igualarse los tesoros

     que encierra la tierra ni el mar encubre, por la libertad, así como por

      la honra, se puede y debe aventurar la vida..” .

Cervantes

La esencia  misma 
del Estado de Derecho, es que el poder deber ser limitado. O en palabras
de Montesquieu, que el poder frene al poder. De hecho, el estado de Derecho,
tiene su esencia en el Art. 10 de la CE, cuando proclama que “La dignidad de la
persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de
la personalidad, el respeto a la ley a los derechos de los demás, son
fundamento del orden político y de la paz social”

Sólo el estado de excepción y de sitio
justifican  la suspensión de derechos. En
el estado de alarma se pueden modificar algunos derechos, siempre que no
afecten a su contenido esencial.

 Decía Luis Sánchez Agesta ”Pero sólo los
estados de excepción y sitio, que son declarados con la intervención de las
Cortes, legitiman la suspensión de derechos” Sistema Político de la Constitución
Española de 1978.  Editora Nacional. Madrid. 1981 pag.191

El doctor Marañón, comentaba que la
misión del médico no es luchar sin cuartel 
contra la enfermedad, sino atender de forma integral al ser humano; es
decir abordar su aspecto social, también. Fue el pionero entre otras muchas
cosas de la medicina psicosomática. Además de escritor, filósofo, investigador,
etc. jefe del servicio de infecciones del Hospital General de Madrid, hasta que
se pasó a la endocrinología. Uno piensa que si tuviéramos a un  hombre así, como asesor del gobierno,
uno  estaría más tranquilo, porque
encima, era un liberal. Por cierto, Viaje
a la Alcarria
, se lo dedica Cela al eminente médico.

¡Ojalá! se llegué pronto a ese
«pico» del que hablan los expertos, que parece como Un puente lejano, ya que estamos en una
«guerra». Era un anglosajón, quien dijo que: cinco minutos antes que
el mundo estallase en mil pedazos, un experto había dicho que estábamos en un
mundo completamente seguro.

En
China, que es una dictadura donde no se contemplan los derechos políticos, hay
que recordarlo, el control social llega al extremo, que existen drones capaces
de detectar un cambio de temperatura en un individuo que de pronto será
detenido y fiscalizado. Cuando hace algunas semanas se veían esas imágenes de policías
cogiendo a un individuo en un hospital que parecía escaparse; esto ya se
ve  aquí, con alguien que sin el alta
médica osó en marcharse. Todo el reproche social cae con la intensidad de un
huracán, sobre estos individuos.

Luego,
en tiempos «normales», gusta de ver films de ciencia ficción, claro.

 Las calles permanecen  vacías como si de una guerra nuclear o química
se tratara. Algunas residencias de ancianos parecieran campos de concentración.
Y de las preguntas que uno podría formularse:

¿Tienen  los hijos derecho a poder ver a sus padres si
van razonablemente protegidos?; ¿tiene uno derecho a decidir sobre su salud?

En
tiempos «normales», muchos literatos gustan de hablar de Antígona y de Creonte y de Sófocles; y
de si los hombres tienen derecho a enterrar a sus muertos debidamente. ¿Y si la
libertad religiosa se podría ejercer a pesar de todo, o queda solo recluida en
la conciencia?  Otra pregunta ¿la vida
siempre debe prevalecer sobre la libertad?

Resulta
curioso, como hace no tanto, el problema mundial era el cambio climático, luego
la moda de las acusaciones públicas y ahora el foco es la pandemia, que es
real.

En el
excelente ensayo «Como mueren las democracias»; se dice: » La ciudadanía
se muestra más dispuesta a tolerar e incluso secundar medidas autoritarias
cuando teme por su seguridad. Cabe destacar que no solo el ciudadano medio
reacciona de este modo. En el contexto de una crisis, cuando se percibe que la
seguridad nacional, está en riesgo, los jueces se muestran especialmente
reacios a impedir la ampliación de poderes por parte del presidente»
Steven 
Levitsky y Daniel Ziblatt. Editorial Ariel .2018

Decía
Lord Acton que » La libertad es extremadamente contagiosa», no sabía
como meter esta frase, ya está.

En
definitiva, gracias a nuestros héroes de blanco, las cosas no son peor, pero,
volviendo al principio ¿Por qué le llaman amor, si sólo se trata de sexo?

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies