Press "Enter" to skip to content

El plano secuencia (un toque de distinición)

Entre los muchísimos atractivos y recursos que el idioma cinematográfico posee y que los cineastas utilizan magistralmente para contar sus historias, hay uno, que es exclusividad de los grandes maestros del séptimo arte: El plano secuencia.

Podría definirse como una toma de larga duración sin ningún corte, donde se desarrolla una secuencia desde el principio al fin.

Es un hecho artístico de alta complejidad en el que deben coordinarse los movimientos de los actores, el desplazamiento de la cámara, la acción del segundo y tercer plano con la fotografía y el sonido, algo que requiere una minuciosa planificación y que cuando no es solamente un alarde técnico, sino que se realiza en función del guión, alcanza altura de obra de arte, y como tal, sumerge al espectador en lo que está viendo, lo conmueve, lo emociona, lo atrapa y no lo suelta hasta el final.

Son muchos los ejemplos que encontramos a lo largo de la historia del cine, de hecho voy a insertar en este articulo algunos links donde encontraran algunos planos secuencia que vale la pena conocer.

Pero quiero detenerme especialmente en uno que es orgullo del cine nacional argentino, el plano secuencia del final de la película “El Dependiente” (1969) de Leonardo Favio.

¿Y porque especialmente en este?

a) Porque es un cierre conmovedor para una película que es considerada como una de las mejores del cine argentino.
b)
Porque estudiado el guión y visto el film, habiéndolo analizado con colegas y especialistas en muchos debates, la conclusión es que ese plano secuencia es la mejor manera de cerrar la historia.

Porque?

Porque es una historia tensa, con un clima y una fotografía excepcionales, en la que como espectadores, hemos sido testigos de un drama en el que el protagonista, encuentra como única salida el crimen y el suicidio, la cámara subjetiva (nosotros) escapa de ese horror huyendo en retroceso hasta perderse en el atardecer.

Porque en esa huida del horror deberá modificar artesanalmente 3 veces el foco, ya que la escena se inicia en el sótano de esa vivienda, sube a la superficie en el interior de la ferretería, hace una panorámica descriptiva del lugar y por ultimo sale a la calle, a pleno sol, alejándose por la calle polvorienta, mientras el sol se filtra entre los árboles, enmarcando la palabra fin.

La progresión dramática del film, justifican el desenlace y el plano secuencia del final se convierte así, en una obra de arte dentro de otra obra de arte, “El Dependiente”, en su totalidad.

“El dependiente” cuenta además con otro plano secuencia en el interior del coche que acompaña un sepelio, (donde Walter Vidarte y Graciela Borges, comienzan a tocarse tímidamente) que ha sido copiado en su totalidad en la película “El amante” de Jean-Jacques Annaud en el año 1991, también acompañando un sepelio.

Por todo lo dicho, esta película y este plano secuencia son motivo de estudio en todas las escuelas de cine, donde los alumnos deberán analizar cómo se hizo y porque.

El análisis profundo de este plano secuencia brindara a los estudiantes un amplio abanico de conocimientos respeto a la concreción de un guión cinematográfico.

Aníbal Di Salvo (Fotografía y cámara en “El Dependiente”) explica la toma final, y palabras de Leonardo Favio.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies