Press "Enter" to skip to content

Entrevista a Dulce Bermúdez

Escritora, experta en neuroescritura y PNL y directora de la Escuela Internacional de Nuevos Escritores

Dulce Bermúdez (Las Palmas de Gran Canaria) es escritora, coach creativo para escritores, experta en neuroescritura y PNL aplicada a la escritura, y directora de la Escuela Internacional de Nuevos Escritores y autora de las novelas La chamana de las piedras, La casa de Arena e Influjo, es además coautora de los libros Claves para un año redondo y Más claves para un año redondo (ambos Best Seller), y participante en otros como Cuenta conmigo o Yo lo viví.
Actualmente ejerce como profesora de Lenguaje Musical y Armonía del Departamento de Formación de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria.
Esposa y madre de dos hijos, entre los que se cuenta el también escritor Sandro Doreste Bermúdez, la personalidad de Dulce hace honor a su nombre: serena, atenta, delicada en las formas y gran comunicadora, hablar con ella es siempre un placer porque en todo momento se muestra dispuesta a escuchar y a comunicar con la misma entrega.
Y precisamente de comunicar va la cosa. Porque Dulce acaba de publicar su último libro, ALEMPED, La nueva estrategia creativa del escritor, editado por Samarcanda.

Dulce Bermúdez

GV: ¿Cómo definirías en tres líneas el método ALEMPED?

DB: El método ALEMPED es básicamente una estrategia que te ayuda a entender tu mente como escritor, pero también cómo trabaja la mente del lector, a través de la PNL y la neuroescritura. Es un método que funciona y lo hemos podido constatar en la evolución de muchos alumnos de la Escuela. (Dulce se refiere a la Escuela Internacional de Nuevos Escritores que dirige).

GV: Ya conocíamos otros trabajos tuyos relacionados con la escritura, como Neuroescritura para líderes, El arte de seducir a los clientes y Creatividad para comenzar a escribir. ¿Qué tiene de novedoso ALEMPED?

DB: ALEMPED tiene lo mejor de los dos. Tiene, además, el recorrido de todo este tiempo. El libro propone estrategias comunes incluidas en los anteriores, pero más desarrolladas y enfocadas de manera diferente, más enriquecidas. ALEMPED tiene más madurez y toda la experiencia de estos años.

GV: En el prólogo hablas de ofrecer una «ayuda en el plano mental, emocional, espiritual y profesional». Parece algo que va mucho más allá de un método de escritura. ¿Piensas que todos esos aspectos de la conducta humana deben estar alineados cuando se escribe o cuando se comunica?

DB: Sí. Alinear todos esos aspectos que mencionas permite que la comunicación sea más efectiva. Es algo que debe y puede practicarse, por supuesto, pero el buen comunicador siempre alinea y explota esos cuatro aspectos. La parte espiritual es quizá más personal, es la parte de ti mismo que debe creer en lo que haces.

GV: A colación de eso que dices: resaltas la importancia de creer en uno mismo. ¿Esas cosas se aprenden?

DB: Por supuesto. Generalmente, nadie nace sabiendo cuál es su potencial. Pero todo es potenciable. La seguridad en uno mismo se trabaja y se progresa en ello. Lo importante es la ilusión, la curiosidad, las ganas de trabajar y, obviamente, la persistencia, la perseverancia. No debemos esperar grandes resultados sin un trabajo constante, porque eso puede llevarnos a la frustración.

GV: El método está basado en tres fundamentos: trabajar la creatividad, optimizar la mente y tener estrategias para contrarrestar la sequía narrativa. ¿Con esto nos basta?

DB: ¡Yo espero que sí! (Dulce se ríe de su propia respuesta y me mira con complicidad). No, en serio, ¡claro que basta! Según la experiencia de los cursos que hemos impartido, la creatividad no siempre va acompañada de una buena estrategia, y es ahí donde incidimos. Es necesario conocer cómo funciona tu mente. Te pongo un ejemplo práctico: hay veces en las que tienes dificultades personales o no estás pasando por un buen momento y ese estado obliga a tu mente a defenderse. Si hay algo que te distrae, la máquina puede detenerse y la creatividad queda relegada a un segundo plano. Las estrategias te ayudan a identificar lo que ocurre y te da herramientas para solucionarlo.

GV: ALEMPED es el acrónimo de las palabras Atención, Lenguaje, Estructura, Mensaje, Personajes, Escenas y Desarrollo. Profundicemos en el método: A de ATENCIÓN. ¿Qué dice ALEMPED al respecto?

DB: La atención se refiere tanto a la que pretendemos obtener como a la que debemos prestar. A cómo debemos enfocarnos y a cómo debemos enfocar. Necesitamos identificar aquellos elementos que nos ayudan a centralizar el mensaje y emplear los recursos que nos permiten captar la atención del lector.

GV: L de LENGUAJE. ¿Crees que el escritor puede adaptar su lenguaje a lo que escribe como adapta su manera de hablar a la situación? ¿Qué trucos podemos aprender con este método?

DB: Principalmente aprenderemos a desarrollar la habilidad de ponerte en el lugar del otro, tanto cuando escribes un texto académico o periodístico, por ejemplo, como cuando escribes novelas y creas personajes. No podemos escribir de manera forzada, pero sí podemos adecuar el lenguaje al contenido y a las personas a las que va dirigido, de manera que tengamos en cuenta dónde ponemos el listón para estar siempre a la altura del lector, para que lo que escribimos sea fácilmente comprensible.

GV: E de ESTRUCTURA. Dos niveles y cuatro modelos. ¿Con cuál de esos modelos te identificas tú cuando escribes ficción?

DB: Principalmente con el tercero, los marcos de ambiente, propio de las novelas de intriga y los thrillers, y con el cuarto, el de las posiciones perceptivas, que es de mucha utilidad para analizar el problema desde tres puntos de vista diferente: el del protagonista, el personaje secundario y el de un observador objetivo.

GV: M de MENSAJE. El método aporta 11 consejos prácticos para ser eficaz que son muy fáciles de interiorizar. ¿Cómo podemos saber si nuestro mensaje ha llegado al lector?

DB: Con la respuesta del lector, indudablemente, con el feedback que recibes. Los once consejos que se describen en el método proceden de la neuroescritura e intentan eliminar los obstáculos que impiden que lo que escribimos llegue bien al lector. Dependiendo del que escribe, puede resultar más eficaz un consejo que otro, pero es conveniente tenerlos todos en cuenta. Es una forma de ganar la atención del lector, incluso en el momento antes de que empiece a leerte.

GV: P de PERSONAJES, el quebradero de cabeza de muchos escritores. En tu método, estableces prioridades y enuncias incluso una segmentación de necesidades, siguiendo el patrón de Toni Robbins. ¿Crees en la invasión del personaje en la escena? ¿Qué opinas de los personajes que toman las riendas y se rebelan contra la idea originaria del escritor? ¿Crees que eso es posible o hay algún mecanismo psicológico subyacente en ese fenómeno?

DB: ¡Bueno, bueno! Depende del caso. Al principio, el escritor tiene una idea de los personajes y, a medida que la novela avanza, la idea se va enriqueciendo y eso nos sirve para dosificarlo y crear curiosidad; es ahí donde encaja la estrategia. Lo que pasa es que los personajes libres son más ricos. El propio personaje puede darte pistas sobre aspectos en los que no habías pensado, y otras veces puede negarse a ser domado. Para sacarle todo el provecho a los personajes también hay técnicas, por supuesto. Es posible que exista algún aspecto relacionado con la psicología en todo ello, pero generalmente, los personajes son creaciones nuestras que podemos manejar. En cualquier caso, de existir un componente psicológico, sin duda estaría alojado en nuestro subconsciente, por eso es tan importante aprender la manera en la que funciona nuestra mente. A mí me gusta dejar a los personajes libres, porque en cuanto vuelan se hacen más manejables, aunque parezca paradójico. Se han dado casos en los que un personaje secundario ha terminado siendo protagonista en una novela.

GV: E de ESCENAS. Escritores brújula y escritores mapa, el eterno dilema. Dices en tu libro que la creatividad puede practicarse. ¿Cómo es esto posible?

DB: Es una habilidad más. Todos somos creativos y la etapa infantil es el mejor ejemplo que lo ilustra. Los niños imaginan, inventan, crean. Es algo innato. Con el tiempo, esa habilidad se potencia y se desarrolla o, por el contrario, se debilita y se esconde, pero el escritor la necesita al 100%, así que, como siempre ha estado con él, trabajamos su desarrollo, para potenciarla y utilizarla. Con las estrategias propuestas en el método ALEMPED se puede educar la creatividad. Es un hábito. Tienes que dejar volar la creatividad. El día a día no nos permite eso. Hay una frase de Emilia Fletcher que lo expresa claramente: Tu mente te grita, tu intuición te susurra. La intuición es el alma de la creatividad. Tenemos que dejarla hablar y estar atentos a escucharla, estar atento a las señales.

GV: D de DESARROLLO. Explicas cómo actuar en nueve espacios y tres marcos temporales (presente, pasado y futuro). ¿Puedes «desarrollar» este desarrollo? ¿De verdad es tan efectiva esta práctica?

DB: (Risas). En la práctica es mucho más fácil de lo que parece. Se trata del Juego Táctico Creativo (JTC) y es un aspecto básico de ALEMPED. En cada espacio temporal (presente, pasado y futuro) hay tres opciones (hablamos nuevamente de los sistemas perceptivos). En los talleres de escritura, los participantes pueden estar dos horas jugando y el tiempo pasa volando. Es realmente eficaz y se consiguen resultados extraordinarios porque se crea un clima muy gratificante. En ocasiones se usa para desatascar una escena, un personaje o al propio escritor. Hay testimonios sorprendentes en los que la persona ha llegado al origen de su bloqueo y ha conseguido liberarlo, incluso cuando otra terapia alternativa no había podido hacerlo.

GV: ¿Qué es el éxito para Dulce Bermúdez?

DB: Conseguir tus retos y tus objetivos. Ir poco a poco y avanzar. A veces ocurre que nos marcamos objetivos demasiado exigentes, retos muy altos y, al no conseguirlos rápidamente, nos frustramos. El truco consiste en marcar objetivos más pequeños, pequeños retos que nos ayuden a seguir avanzando. Solo así garantizaremos el éxito. Siempre que trabajemos en ello, claro.

«Mi ilusión es ayudar a que el miedo a escribir desaparezca»

GV: Hablemos de la portada, de esa imagen y de ese mensaje impactante: «deshiela tus ideas». ¿Cómo surge?

DB: Bueno, la portada es obra de Melani Garzón Sousa que tiene una creatividad increíble. El acrónimo ya estaba, eso lo teníamos claro, pero necesitábamos algo que representara todo lo que ALEMPED significa, teniendo en cuenta al público al que va dirigido. Vimos un lápiz con el cubito de hielo y entonces surgió. El mensaje «deshiela tus ideas» es muy significativo y va directamente a la mente del lector. Realmente se trata de despertar, desarrollar y dejar fluir tu imaginación y tu creatividad. Por otro lado, la claridad de la portada también está directamente relacionada con lo blanco, con lo limpio, con lo claro. La portada tiene sencillez y fuerza, una combinación muy sugerente.

GV: ALEMPED se está convirtiendo en un acontecimiento y es también un grupo de Facebook con más de cuatrocientos seguidores en su corta andadura. ¿Qué esperas de este trabajo?

DB: Mi ilusión es ayudar a que el miedo a escribir desaparezca. Me escribe mucha gente para expresar su inseguridad, su temor a no saber hacerlo o a hacerlo mal. Yo trato de que todos crean en sí mismos, que trabajen las estrategias y que poco a poco logren los objetivos. Como decíamos antes: pequeños retos y objetivos y un avance continuo. Los resultados son sorprendentes. En Facebook vamos poco a poco, pero se han unido muchos escritores y la interacción es muy positiva.

GV: ¿Dónde podemos encontrar ALEMPED?

DB: En todas las librerías de la isla y en todas las plataformas digitales. Cualquiera que esté interesado en adquirirlo lo tiene muy fácil.

GV: ¿Puedes contar una anécdota que recuerdes especialmente con alguno de tus alumnos de la escuela?

DB: Recuerdo especialmente a una chica que tenía un serio problema de bloqueo del que no conseguía liberarse. Realizamos el Juego Táctico Creativo y se metió tanto en él que descubrió que tenía pánico a las alturas. No solo consiguió salvar el bloqueo, sino que pudo dominar ese miedo. Fue muy gratificante recibir fotografías suyas en lugares muy altos y hermosos.

GV: La última y obligada: ¿Qué estás preparando? ¿En qué proyecto trabajas en la actualidad?

DB: Ahora mismo trabajo en una novela negra que dejé a medias para escribir ALEMPED. Tiene algunos personajes de La casa de arena, pero es distinta. Sigo trabajando con los escritores en la Escuela y también tengo pendiente ponerme con la tercera entrega de La chamana de las piedras, Aruma, que me llevará un poco más de tiempo.

ALEMPED es, sin lugar a duda, un buen compañero de viaje para todos los escritores. Es un manual, un método. No es un libro para leer y guardar, sino una guía de consulta a la que podemos recurrir para encontrar buenos consejos y muchos trucos eficaces para escribir mejor, para comunicar mejor.
Esperamos más trabajos pedagógicos de Dulce Bermúdez, pero también sus novelas de ficción, de la talla de La chamana de las piedras e Influjo, que espera su tercera entrega para completar la trilogía. Estaremos también atentos a esa novela negra que se está cocinando a fuego lento en su horno. Novelas que atrapan al lector con una narrativa envolvente y cautivadora que lleva el sello inconfundible de esta encantadora escritora canaria.

Germán Vega Contributor
follow me

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies