Press "Enter" to skip to content

Entrevista a Margoth Costa

La ciudad de A Coruña vio nacer a Margoth Costa en 1983. Esta gallega simpática y risueña es una apasionada de la literatura y las artes pictóricas, y desde muy joven se ha sentido atraída por los libros y por el deseo de escribir sus propios relatos. Especialmente interesada en la historia y la mitología, centra primero su atención en Egipto, Grecia y Roma, quedando cautivada después por los mitos y las leyendas nórdicas.

Margoth pasa una década sumida en sagas islandesas, leyendo textos clásicos y tratados contemporáneos para ahondar posteriormente en el conocimiento y la exploración de los pasajes olvidados de Europa, especialmente de las tribus germánicas.

A pesar de haber comenzado a escribir a muy temprana edad, no es hasta 2020 cuando publica su primera novela, Oscuras intrigas (Editorial Titanium) en la que Margoth apuesta por una original mezcla de mitología y de novela negra, a la que da vida a través de la historia de Los Salvattore, un poderoso clan de Nueva Jersey, y en especial de Ardala, sobrina del patriarca, mujer calculadora y letal que se verá las caras con Tevarath, un demonio etrusco que es el encargado de aportar a la novela el rasgo mitológico que caracteriza la pluma de Margoth.

Gritos desde el Halja (Editorial SG, 2021) es el reciente trabajo de la autora que acaba de salir a la venta, una novela en la que Margoth cultiva su auténtica pasión: la historia y la antropología de la Germania Oriental.

Wóþs se encontraba a su lado, con la mirada clavada en el polvo que a cada paso se iba expandiendo más, dejando entrever la cantidad de gente que cabalgaba en su dirección, dispuestos a arremeter contra ellos sin piedad. Con una mano sujetaba firmemente el escudo, y con la otra blandía su lanza; dispuesto a atacar en cuanto los tuviese a la vista.

Una pléyade de jinetes, sin apenas formación de ataque, podía verse ya desde el lugar donde se encontraban los godos. Seres del inframundo que helaban la sangre con sus alaridos de batalla, que, acompañados del estruendo de sus monturas, parecían almas en penitencia dispuestas a cobrar algún tipo de venganza no cumplida en vida. Todo este fúnebre concierto se fundía por segundos con los cantos de guerra tervingios y el clamor que estos emitían por encima de sus escudos. La tensión era un denso bloque que se estrechaba con cada exhalación. Una sentencia de fuego que iluminaba la noche.

Puedes encontrar a Margoth en Instagram (@margoth.c.r) y en su blog margothcosta.blogspot.com.

 

TENGO EL ROMANTICISMO EN LA PLANTA DEL PIE

 

GV: Has nacido en Galicia, por lo que es inevitable asociar ese lugar especial con la mitología y las leyendas. ¿En qué medida te ha influido, literariamente hablando, haber nacido y crecido en tierra de Celtas?

MC: Muchísimo. No me crie junto a los bosques, pero, mientras los demás niños salían a pasear al centro, yo acompañaba a mis padres a los pueblos perdidos de la Galicia profunda. Ellos me inculcaron las leyendas y los mitos. También escuché de niña historias paranormales, como la de la Santa Compaña, muy famosa, y los cruceiros, que protegían a los viajeros, o los rituales de la noche de San Juan. Hay uno muy curioso que consiste en hacer pasar a las vacas sobre las cenizas de la hoguera para asegurarse de que darán buena leche. También recuerdo lo que se dice de la capilla de San Andrés de Teixido —Margoth cierra los ojos para hacer memoria. Después recita en gallego—: San Andrés de Teixido, vai de morto quen non foi de vivo —abre los ojos y sonríe—. Viene a significar que irás sí o sí, si no vas en vida, irás cuando hayas muerto. Ya ves. A todo eso súmale que tengo muchísima imaginación. La influencia, desde luego, ha sido muy fuerte.

GV: Escribes, diseñas, dibujas, maquetas… Parece que el arte quiere salir por todos los poros de tu piel y manifestarse de alguna manera. ¿Con qué actividad te encuentras más identificada? ¿Cuál te aporta una mayor satisfacción?

MC: Según el momento. No acabo de centrarme en algo en concreto. Necesito hacer cosas diferentes dependiendo del momento. Una de las cosas que suelo hacer es dibujar a los personajes de mis novelas incluso antes de escribir sobre ellos. Necesito ponerles cara para relatar después cómo son, qué personalidad tienen, cómo actúan. En mí, el dibujo y la escritura van de la mano.

GV: ¿Cómo has conseguido documentarte tanto sobre la mitología y esos pasajes olvidados? Supongo que para ti ha sido gratificante, pero también parece un trabajo que requiere de mucho tiempo. Por otro lado, recabar esa información no debe ser tarea fácil.

MC: Empecé con la mitología griega y la egipcia, pero después quise seguir con la nórdica —tendría aproximadamente trece años—. Fue entonces cuando descubrí que los nórdicos procedían de las tribus germánicas. Sin embargo, cuando traté de encontrar información sobre los visigodos, me dio la impresión de que no se sabía mucho de ellos antes de que estuvieran en Francia y en España, como si hubieran caído del cielo, o al menos no había casi nada escrito al respecto. Entonces me sumé a los foros especializados y descubrí los escritos de clásicos como Amiano Marcelino, militar e historiador romano, al que me permití hacerle un guiño en la novela a través del personaje de Ammianus. Aunque puedan parecer textos densos, en realidad es como leer fantasía —afirma, acompañando sus palabras con una sonrisa con la que logra convencerme de que lo que dice es cierto.

GV: ¿Qué nos puedes contar de tus primeros relatos? ¿De qué iban?

MC: De fantasía —responde con un brillo en los ojos y una tímida sonrisa, como si el recuerdo de la infancia tuviera la capacidad de ruborizarla—. Los primeros eran historias de vampiros y la acción transcurría en un castillo. Yo tendría seis años por aquel entonces. Escribo desde que aprendí a hacerlo, por lo que mis primeros relatos son de esa época. Imagínate. Casualmente he descubierto una vieja libreta con historias que escribí cuando tenía entre nueve y doce años. —Margoth me enseña una pequeña libreta con la cubierta de cuero y páginas enteras escritas con una letra minúscula.

GV: Y por fin, el gran salto con la publicación de la que fue tu primera novela. ¿Qué es lo primero que te vino a la mente cuando pensaste en publicar Oscuras intrigas?

MC: Pensé que necesitaba contar esa historia. Sacarla fuera. Me daba vergüenza publicar mis escritos. Sentía bastante inseguridad. No sabía si iban a gustar. Ten en cuenta que yo no tengo lectores cero, por lo que la única opinión con la que cuento antes de enviar una novela a una editorial es la mía. Por otro lado, me cuesta promocionarme, no se me da bien. La verdad es que la publicación de esta novela fue bastante accidentada al principio, pero al final conseguí que viera la luz.

 

«PREFIERO LA COMPAÑÍA DE LOS ANIMALES Y DE LA NATURALEZA A LA DE MUCHOS HUMANOS»

 

GV: Te consideras transgresora y antisocial. Lo de no seguir los cánones establecidos puede ser interpretado como una muestra de rebeldía. ¿Cómo es la Margoth Costa mujer? ¿Hay diferencias importantes con la Margoth Costa autora?

MC: No hay diferencias. Hay mucho de Margoth Costa en los personajes de mis novelas y hay mucho de los personajes en mí. Lo que sí puedo asegurarte es que no soy nada romántica. Tengo el romanticismo en la planta del pie —afirma entre risas—. Mis personajes femeninos no son débiles. Son personajes con mucha fuerza. En cuanto a mí, no tengo muchos amigos ni suelo relacionarme demasiado. No salgo mucho. No valgo para centros comerciales ni aglomeraciones. Prefiero la compañía de los animales y de la naturaleza a la de muchos humanos, esa es la verdad. Aunque también es cierto que cuando entablo amistad con alguien es una amistad fuerte y duradera.

GV: Sin embargo, también te confiesas temperamental y extrovertida. ¿Te comunicas mejor a través de lo que haces o crees que ganas en las distancias cortas?

MC: Escribir es lo mío. Es como mejor me comunico. Hablar por teléfono, por ejemplo, se me da fatal, porque no puedo verle la cara a mi interlocutor y es algo que necesito hacer. Cuando hablo con alguien, me gusta ver la expresión de su cara, sus gestos y cómo se comunica para amoldarme a eso. Soy mucho de extremos: no me apasionan las relaciones sociales, pero tampoco me gusta la comunicación a distancia. Me gusta mirar a los ojos de la persona con la que estoy hablando.

GV: Se te atribuye esta reflexión: «Nuestros ancestros más primitivos se esforzaban por conseguir fuego. Yo con un chasquido obtengo una llama en menos de un segundo. Sin embargo, la humanidad parece que aún acaba de bajar del árbol». ¿Eres optimista o pesimista en lo concerniente a la evolución del ser humano?

MC: Pesimista —contesta de manera categórica—. Creo que estamos involucionando. La verdad es que no tengo mucha esperanza en la humanidad.

GV: La familia, The Stooges y Arthur Schopenhauer: una extraña combinación de gente en la que confiar. (La pregunta hace referencia a una afirmación de Margoth publicada en las redes: «En esta vida solo podemos confiar en tres cosas: la familia, Arthur Schopenhauer y The Stooges. En otras vidas no tengo ni idea».).

MC: Margoth no puede evitar soltar una carcajada al escucharlo —No sé por qué escribí eso. Supongo que me vino a la cabeza en ese momento. Seguramente habló uno de mis personajes en mi lugar.

GV: Hablemos de Gritos desde el Halja. ¿Por qué te decidiste por la editorial SG?

MC: No soy de autopublicar. Sobre todo, porque doy mucha importancia a la corrección ortotipográfica. Creo que el lector se merece un respeto y que el texto debe tener calidad. Descartando a las editoriales de autopublicación, solo me quedaba la opción de una editorial tradicional y prefería una editorial pequeña que estuviera empezando y que me diera confianza. Durante la pandemia escribí a varias y Editorial SG fue una de las que me contestó. Hablé con Carlos (refiriéndose Carlos Rodríguez Trujillo, director de la editorial) y me inspiró esa confianza que buscaba. Con la Editorial SG no hay medias tintas, son transparentes y desde el principio sabes a qué atenerte. Y eso era justamente lo que yo buscaba. Más que la cuantía de las regalías, prefiero un texto cuidado y que sean respetuosos con los detalles. Así que les envié el manuscrito y firmamos el contrato y, hasta ahora, estoy muy contenta con el resultado.

GV: Narras la descarnada lucha de poder en un escenario bélico cien años antes de la caída del Imperio Romano, y lo haces, en gran parte, a través de la mirada de un niño convertido en esclavo. ¿Por qué elegiste al pequeño Winthild como protagonista para contar una parte de la historia?

MC: Pues, para serte sincera, los comienzos de las novelas no son lo mío. Me cuestan bastante y me agobia un poco la hoja en blanco. De manera que, como tenía escrito el comienzo de una historia de fantasía medieval, me dije: ¿por qué no? Y comencé con él. Al final salió bien. Yo soy una escritora de brújula. A mí los mapas no me van mucho, aunque tengo en cuenta aspectos como el contexto histórico, por supuesto, y eso requiere de cierto esquema mental, pero tengo mucha imaginación, así que no me costó seguir con la novela a partir de ese comienzo.

GV: A pesar de la época en la que está ambientada la novela, no desaprovechas la oportunidad para empoderar a la mujer. Hay una escena entre Karl, el jefe de la tribu y Wilhia, esposa de Wareiks Hlas y madre del pequeño Winthild, en la que la mujer empuña una espada y logra arrodillar ante ella al gran Karl para hacerle entrar en razón. ¿Querías reivindicar algo o la escena surgió sin más?

MC: La escena surgió espontáneamente, pero ya te comenté antes que mis personajes femeninos son fuertes. En la novela se explica la procedencia de Wilhia, que se cría con Aekila, un vándalo, ya que los padres de ambos eran amigos. Es Aekila quien la instruye en el arte de la guerra, aunque sin el consentimiento de sus padres.

GV: La bibliografía utilizada para escribir la novela es abrumadora —hasta 23 títulos—. Sin embargo, dejas claro en el libro que la historia ha salido, en su mayor parte, de tu imaginación. ¿Cómo registras, en un primer momento, todo eso que te viene a la mente? ¿Tomas notas, grabas audios o simplemente te sientas y escribes?

MC: No hago nada de eso. Me siento a escribir directamente. Como te he dicho, la parte histórica está basada en los escritos de Amiano Marcelino, pero he evitado que los protagonistas sean personajes históricos. Son todos salidos de mi imaginación.

GV: ¿Qué puede esperar el lector de Gritos desde el Halja?

MC: He intentado mezclar la historia con la fantasía. Creo que lo he logrado y el resultado es una novela amena y que se lee fácilmente. También quise reflejar la crueldad del Imperio Romano desde la óptica del pueblo germánico. Normalmente, la historia está escrita por los romanos, así que me pareció interesante hacerlo al revés.

GV: Y pregunta obligada: ¿dónde podemos encontrar la novela?

MC: En la página de la editorial, www.editorialsg.com y en las librerías. Sé que en Galicia ya está disponible en muchas librerías. Por ejemplo, en la librería Arenas, que es bastante importante, ya se puede conseguir.

GV: ¿Piensas hacer una presentación oficial, ya sea física o a través de las redes?

MC: Si, pero no sé aún ni cuándo ni dónde. Con el tema de la pandemia, la gente está muy reacia a asistir a eventos. Esperaré un poco más a ver cómo evoluciona la crisis. Pero seguro que haré una presentación física.

GV: ¿Y qué hay de los nuevos proyectos? Tengo entendido que tanto Los Salvattore como Gritos desde el Halja tienen continuidad.

MC: Así es. De Los Salvattore estoy escribiendo la segunda parte que, como dato curioso, puedo decir que está ubicada aquí, en Carballo, y de Gritos desde el Halja, en realidad, la segunda parte ya estaba escrita porque era una única novela. Lo que ocurrió fue que, al ser tan larga para publicarla de una sola vez, decidí dividirla. Así que los lectores pueden estar tranquilos porque esa segunda parte ya existe.

GV: ¿Sueles leer el mismo género que escribes o te gustan otras cosas aparte de la mitología? ¿Cuál es el último libro que has leído?

MC: El último libro ha sido La musa olvidada, de C. G. Forné. Ahora estoy con la primera entrega de Rego Fatum, de Carlos Cordón Obras, El despertar de los nacidos del Aether. También me gusta leer fantasía urbana, novelas en las que se mezcle lo real y lo fantástico en un escenario real. No me gusta el género romántico y tampoco leo novelas realistas, no por nada, pueden estar muy bien escritas, pero a mí no me aportan mucho. Si las historias no tienen algún elemento fantástico o paranormal, no me atraen. Y, por último, me encanta el terror y las novelas de misterio.

GV: ¿Qué le pides a la temporada literaria otoño – invierno? Formula un deseo.

MC: Que me lean mucho —contesta Margoth juntando las manos en una cómica señal de oración—. Y que la situación mejore. Me gustaría poder hacer una presentación.

Finalizada la entrevista, pregunto a Margoth por el tatuaje de su brazo. Me comenta entusiasmada que son Hugin y Munin, Pensamiento y Memoria, dos cuervos del dios Odín.

Cuando nos despedimos, yo también formulo un deseo: que Gritos desde el Halja consiga ocupar un lugar destacado entre toda la literatura fantástica. La novela lo merece, es una trama muy bien escrita y muy bien documentada. Una novela que te atrapa desde el principio y que se lee con mucha facilidad. Margoth Costa también lo merece, es una escritora que tiene mucho que ofrecer y a la que le apasiona lo que hace; eso se refleja en sus escritos y es algo que el lector sabe valorar.

Dejo atrás Galicia y el halo de misterio que la envuelve. Margoth y yo nos emplazamos a otras charlas, en otros foros, y prometemos seguirnos de cerca a través de las redes sociales. Esa promesa será fácil de cumplir. Esperando estoy nuevas entregas de una autora original que rebosa personalidad por los cuatro costados.

Germán Vega Contributor
follow me

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies