Press "Enter" to skip to content

Relatos Ideal

Este mes de Agosto comienza otro año la publicación de relatos “veraniegos” por parte del periódico Ideal (www.ideal.es). Esta sección se ha convertido ya en un habitual al llegar el verano, más o menos llevará unos seis o siete años.
Siempre resulta interesante poder leer pequeños relatos cortos de la más distinta gente, relatos que llegan a mansalva a la redacción de este periódico probablemente porque los escritores de hoy en día tienen un precio demasiado bajo. ¡Si mi gran Alejandro Sawa levantara la cabeza…! Porque escribir hoy creen que es una profesión… “yo soy escritor”. Tremenda estupidez. Nunca nadie puede ser un escritor, nunca el ser escritor puede ser una profesión, nunca, nunca jamás el que se enfrenta con la aventura de intentar decir algo puede ver otra cosa que no sea una diversión, no una profesión.
La literatura es el ocio divino, lo que queda después de crear mundos, de provocar tormentas y perseguir las faldas de todas las diosas del universo. La literatura es un escape del mundo imperfecto para buscar el propio, es la evasión hacia una realidad que sólo nos pertenece a nosotros, a nuestra mente, a nuestro espíritu, a nuestro corazón.
El convertirse en escritor profesional es convertirse en churrero, te pueden salir unos churros cojonudos pero serán para mojar en el café, porque no tienen la magia de los que son únicos, por devoción, por sentimiento, por amor o por odio.
En Granada se dice que das una patada al suelo y salen mil poetas, pero son mediocres, egocéntricos, que se dedican a repetir los versos de los grandes, que se encierran en un bar a comentar sus grandezas y nuestras miserias, que nunca entenderán que una piedra sobre otra no son dos piedras juntas sino una mentira, igual que yo no supe interpretar que su vida en una casa árabe es una película.
Durante treinta y un días (sí, he tenido que hacer el truco de los nudillos) vamos a poder participar en el mundo de treinta y una personas, en un universo más o menos conseguido, en una existencia que se olvidará de muchos, quizá hasta de los mejores, y que dará ganador seguramente no al que debería.
Vargas Llosa dijo una vez que es escritor el que se levanta pensando en escribir y se acuesta pensando lo mismo aunque nunca escriba nada, pero eso es un error. Escritor es el que piensa en literatura, el que la siente, el que se emociona con unas líneas o con un verso, el que vive sus días como en un cuento, escrito por un hijoputa, pero un cuento, el que se acuesta todas las noches imaginando sus mundos, el que escucha el crujir de los árboles, el caer de las flores, el rumor del viento, el que transforma las horas en momentos mágicos, el que sufre agostado en un pequeño rincón de este maldito universo que siempre se entretiene en desgarrar nuestras vidas, el que se despierta pensando que el pie izquierdo es una maldita aventura.
La vida puede que sea sueño, pero la literatura siempre será algo tan indescriptible que puede hacer que merezca la pena entrar en la vida de estos escritores del mes de Agosto, aunque estemos de rebajas.
Existe la posibilidad de abrir un hilo en el foro para comentar estos relatos, así que, si lo desean, pueden hacerlo, porque nosotros estamos demasiado hastiados como para intentarlo. Ustedes mueren, nosotros viviremos siempre.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies