Press "Enter" to skip to content

Atrapando invisibles y otros

ATRAPANDO INVISIBLES
Atrapando el agua de esa burbuja transparente,
atrapando tu aroma cuando te marchas,
atrapando el eco de tus últimas palabras,
Atrapando suspiros de emociones silenciadas…

Atrapando invisibles, atrapando la nada.

MARES DE NADA
Atrapando lo invisible,
buceando en los mares de la nada
cuando el todo y el aquí y el ahora,
no existen.
Y no quieres comulgar con espejismos,
buscando algo inexistente como un ciego,
en el ruido de la nieve,
en el aleteo de un verso incomprendido
o en el temblor de un verso inacabado.

EL VIENTO
El sonido del viento no viene solo.
Se lanza al vacío en notas imposibles.
Hace sonar las puertas, las ventanas y los edificios.
Se cuela en las ramas y en las hojas,
y en los semáforos y en las olas,
y silba en su concierto inexorable
los aullidos de palabras inaudibles.
Cada ráfaga de viento,
una voz del más allá,
y un mensaje indescifrable.

CIERZO
Me quedé quieta. El silencio de la ciudad dormida retumbaba en mis oídos. ¡Demasiado silencio! No soportaba ese vacío incierto de nada sobre nada.
Y entonces un aullido de otra dimensión me hizo agudizar el oído. Se agitaron las ramas y las hojas y comenzaron a crujir las tuberías y las baldosas y los toldos y los tejados…
Se paseaba el Cierzo riendo y silbando. Cambiaba los papeles de sitio y los cabellos de lado. Y en su risa esperpéntica y poderosa, murmuraba, susurraba, nombres y palabras.
Cuando creías haberle entendido, volvía con furia a barrer sus sonidos y a cambiar de dirección sus inaudibles palabras.

EL AMOR Y SUS DOS CARAS
¿Cómo puede el amor atraparme en sus cálidos brazos,
si cuando ha querido me ha ninguneado?
Me introduzco en su espina
y recelo de su cebo
sabiendo que en él siempre hay algo de pasión …
y de mentira.
El anzuelo que penetra en mis adentros,
puede ser el gancho donde aferrarme al todo
o el arma que me hiera hasta la nada.

RELOJ MALDITO
Escucho el inagotable latido del reloj
que no puede parar y me taladra,
pero vislumbro el hilo dorado que me une a su sonido.
El día que deje de latir ese reloj metálico y odiado
escaparemos al cielo como un globo
perdido, reflejado en los ojos de un niño
impotente, quejumbroso y desconsolado.

CUANDO ME FALTAS
Cuando despiertas y lo primero que haces es mirar el móvil
por si hay algún mensaje, a falta de caricias.
Cuando miras constantemente el reloj y descubres
que sólo han pasado dos minutos desde la última vez,
y te han parecido dos mil minutos llenos de nada…
Cuando ves una película o te tomas un café cremoso
y hablas imaginariamente con esa persona..
e incluso crees escuchar lo que te responde…
Cuando imaginas lo que harás cuando le veas,
los planes que cumplirás a su lado,
los besos que le darás cuando puedas abrazarle…
Sentir vacío, impaciencia, impotencia, resignación, espera…
Esto, sin duda es… echarte de menos, amor.

OFF
El silencio tiene un olor dulce y amargo a la vez, como una fruta.
Es tan suave que acaricia tus oídos y tu cerebro como un lento masaje.
Se introduce misterioso en cada rincón de la estancia y te invade en secreto.
Puedes amarlo o bien odiarlo.
Puedes buscarlo o rehuirlo.
Pero para llamarlo, solo deja tu móvil en off
Y lo tendrás contestando en su invisible existencia.

LA PULSERA
El sonido del wataspp la despertó de su letargo mientras el bus la devolvía a su insípido hogar tras una “tarde de compras”. Aquel rico abogado le hacía enloquecer de pasión en cada encuentro.
“Esto no puede seguir. Esta vez ha sido la última. No estés triste y mira en tu bolso. No te olvidaré”.
Vaya, todo había terminado. Sintió pena, aunque ya sabía que ese día tenía que llegar. Abrió el bolso y vió un paquete que abrió con esmero. Era una pulsera de oro con dos brillantes. Quedó extasiada y su tristeza despareció por completo. Pero ¿cómo podría llevarla? Era muy cara. Su marido se enteraría. Debía pensar.
Al llegar, volvió con su aburrido marido que ni la miró. Por la noche, dejó la pulsera junto al felpudo de la entrada. Seguro que su marido al encontrarla pensaría que alguien la habría perdido y se la regalaría.
Pero al día siguiente, no pasó nada. Decidió ira a buscarle al trabajo por si le guardaba la sorpresa.
Su secretaria, muy sonriente, le dijo:–“Espere aquí Sra Ramos”.
Al cerrar la puerta, vió la maravillosa pulsera de oro y dos brillantes en su muñeca.

LA APUESTA

Él esperaba sentado cada tarde en aquel banco sucio y solitario, pero siempre suyo. Y desde allí veía la vida burlarse de todos con vehemencia y, a veces, con una maldita y despiadada ironía.

Mientras esperaba, sabía que no aceptaba las reglas del juego de la vida, pues quien no actúa no vive. Así pues hizo una apuesta. Tenía 45 años y media existencia agotada. Cuando Gabriela le abandonó, él se salió del juego y prefirió morir en vida. ¿Vivir para qué? ¿Para encontrar más y más sufrimiento y desprecio?.

Y en esa apuesta contra el tiempo, ganaban los dos. Él envejecía pero su vida era un cero en el marcador. Dormía sin sueño, trabajaba sin fuerza, comía sin ganas y por las tardes se sentaba a esperar la nada.

Un día encontró un libro. Sin saber por qué, se subió sobre él pues no quería leerlo. Quería aplastarlo, pisar sus palabras y sus letras, para dejar reinar tan solo el silencio. Al subirse, miró al frente, de forma fortuita y divisó la vida de otra manera. Se fijó en aquellas mujeres mayores cogidas del brazo, en un niño que paseaba de la mano de su padre mientras le preguntaba dos mil porqués, en el señor que cerraba ya su tienda… y vio el grandioso atardecer sobre el cielo.

En ese mágico instante violeta, escuchó a una mujer solitaria como él que con voz dulce, le susurró: “Hermoso, ¿no es cierto?”. Y en aquel momento, subido sobre esa montaña de sabiduría humilde y secreta, decidió dejar de esperar porque quizás, cambiando su postura, había cambiado su percepción del mundo. Quizás, al fin y al cabo, había llegado el momento de perder la apuesta y ganar la vida.

Todas las imágenes han sido cedidas por la autora

One Comment

  1. Marisa Lorente Marisa Lorente 27 febrero, 2019

    Estupendos todos y emocionantes .
    Me encantan , y me hacen ver muchas cosas muy significativas para mí alma
    Cuánto amor irradian …..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies