Press "Enter" to skip to content

La deuda de Ulloa

Algunos  decían  que  Jesús  había  vuelto  para  vengarse,  para  cobrar  sus  odios,  para  limpiar  sus  heridas.  

Cuentan,  algunos  deudores,  que  regresó  la  misma  fría  noche  de  marzo  en  la  que  Ulloa,  “el  Prestador”,  soñaba  que  lo  enterraban  vivo.  Que  mientras  paladas  de  escombros  lo  sepultaban  un  niño  gruñía:  “Jesús  volvió  para  vengarse  de  tu  carne”.  Cuentan,  los  que  temían  a  Ulloa,  y  los  que  temen  a  Jesús,  que  se  despertó  estremecido  y  que  no  prestó  atención  a  los  ruidos  en  el  patio,  pensando  que  la  presión  de  un  sueño  estúpido  y  el  cariño  a  una  criatura  no  debían  ablandarlo.

Todo  había  comenzado  el  domingo  6  de  enero.  Temprano,  bien  temprano,  Sara  golpeó  la  puerta  de  Ulloa  en  la  pensión.  Estaba  indecisa  de  meter  a  su  hija,  Malena  Coria  Ulloa,  en  la  casa  del  viejo,  pero  la  necesidad  era  mucha.  Ni  bien  llegó  al  barrio,  en  la  estación  de  Carupá,  mientras  la  nena  desayunaba,  algunos  comentarios  acerca  de  “el  Prestador”  le  hicieron  notar  que  nada  había  cambiado.  No  se  sorprendió,  entonces,  cuando  Ulloa  abrió  la  puerta,  en  calzoncillos,  y  le  espetó  con  desprecio:

— Así  que  volviste,  nena.

Luego  los  gritos,  las  recriminaciones.  Malena,  confusa,  observaba  esa  mole  canosa,  tratando  de  entender  el  significado  de  la  palabra  abuelo.  Lo  siguió  con  la  mirada  hasta  que  el  viejo  entró  de  nuevo  a  la  pieza  para  salir  con  unos  pantalones,  y  de  nuevo  a  discutir.  Aburrida,  sabiendo  que  su  mamá  arreglaría  todo,  como  siempre,  dedicó  su  atención  a  jugar  a  una  rayuela  imaginaria.  Miraba  sus  pies,  con  esa  alegría  de  los  chicos  cuando  reciben  el  premio  de  los  Reyes  Magos: unas  hermosas  zapatillas  rojas  de  lona.  Esta  noche,  pensaba,  voy  a  dormir  con  mis  zapatillas  en  la  almohada.  Basta  de  zapatos  usados,  de  andar  descalza  y  lastimarme  los  pies.  Su  felicidad  era  interrumpida  por  los  llantos  a  ese  señor  que  le  había  acariciado  la  cabeza  con  resignación.  Malena  miraba  con  la  vista  dibujada  como  una  mueca.  Su  mamá,  Sara,  lloraba  y  le  decía  a  Ulloa,  por  favor  papá,  hasta  que  consiga  trabajo,  necesito  quedarme.

— No,  nena.  No  pueden  quedarse.  Esta  pensión  está  llena  de  criminales,  de  locos.  

— Pero  papá,  no  tengo  plata,  no  tengo  lugar  para  vivir.  ¡Hacelo  por  tu  nieta  si  no  es  por  mí!

Ulloa  movía  la  cabeza  de  un  lado  a  otro:

— No,  nena.  En  este  lugar  no  hay  espacio  para  ustedes.  Estoy  en  medio  de  unos  quilombos  terribles.  Además  vos  te  fuiste  escupiendo  el  cielo  y  ahora  que  te  pegó  tu  propia  escupida  me  venís  con  este  paquete.  —Dijo  señalando  a  la  nena.

— Papá  ya  es  tiempo  de  perdonar.  Me  equivoqué  pero  quiero  rehacer  mi  vida,  y  te  necesito.

— Mentís,  como  siempre,  como  mintió  tu  madre.

Malena  miraba,  lejana  a  los  gritos,  fascinada,  junto  a  una  pieza  en  la  parte  alta,  una  jaula  llena  de  zapatos  y  zapatillas  de  todos  los  colores.  Tembló  de  emoción  al  ver  a  ese  hombre  taciturno  de  pelo  largo  y  barba  sobreabundante.  Malena,  se  preguntó  si  tal  vez  no  sería  uno  de  los  Reyes  Magos.  Y  si  lo  fuera,  por  qué  tendría  zapatillas  en  una  jaula;  seguro  serían  de  personas  que  se  portaron  mal.

— Por  favor,  papá  —continuaba  sollozando  Sara—.  Tenemos  hambre.  Perdónanos,  papá.

Ulloa  levantó  la  cabeza  y  vio  una  sombra  oculta  en  el  reflejo  del  sol  — Jesús  sabía  ocultarse  hasta  en  la  claridad—,  y  a  Malena  que  subía  la  escalera,  extasiada.

— Me  cago  en  vos,  Jesús.  Rajá  de  acá  antes  de  que  te  mate,  animal  de  mierda.  Y  vos,  nena,  vení  acá  —Tomó  de  un  brazo  a  Sara,  y  de  un  empujón  la  puso  detrás  suyo—.  Carajo,  te  quedás  hasta  que  te  consiga  un  laburo,  pero  después  te  me  mandás  a  mudar,  ¿estamos?  Yo  acá  trabajo,  y  hay  gente  que  no  me  gusta  que  ande  cerca  de vos.

Esa  noche  Ulloa  salió  al  patio  de  la  pensión  mientras  Sara  armaba  la  cama  en  el  suelo.  La  luna  de  enero  le  dio  brillo  a  la  figura  de  Jesús  que  observaba  con  sus  profundos  ojos  la  luz  en  el  cuarto  del  viejo.  Se  acercó,  le  pidió  un  cigarrillo  a  cambio  de  un  mate.  Ulloa  se  sentó  en  una  pila  de  escombros;  Jesús,  como  un  perro  desconfiado,  a  su  lado,  cebaba.  Ulloa  conocía  a  Jesús  del  barrio,  desde  que  apareció  maltrecho  hace  muchos  años  atrás.  Ulloa,  en  cuanto  lo  vio,  supo  qué  era:  un  inútil  que  sólo  servía  para  golpear  gente.  Después,  estaba  más  que  demostrado,  era  un  idiota  mental.  Lo  bancaba  como  coartada,  en  una  de  esas  debía  echarle  la  culpa  de  algo,  Jesús  no  se  opondría. En  caso  de  que  la  policía  se  pusiera  pesada,  más  valía  ir  a  la  sombra  por  agresiones  que  por  algo  más  oscuro.  

Pero  los  últimos  tiempos,  en  especial  luego  de  Navidad,  Jesús  se  había  puesto  raro.  La  noche  del  gran  quilombo,  cuando  se  les  fue  la  mano  en  la  casa  de  un  tipo,  Jesús,  al  volver,  comenzó  a  meter  en  la  jaula  zapatillas,  ropa  robada,  cualquier  porquería.  Ulloa  se  arrepentía  por  haber  actuado  así  delante  de  Jesús;  pero  estaba  muy  borracho,  muy  loco,  y  si  no  apretaba  a  la  gente  hasta  lo  más  hondo  luego  lo  tomarían  por  tonto:  la  gente  es  mala,  comenta  y  cree  cualquier  cosa.

La  puerta  de  la  pieza  de  Ulloa  se  abrió,  Sara  y  Malena  se  asomaron.

— Listo,  papá,  nosotras  nos  acostamos  a  dormir.  —Jesús  las  miró,  demasiado  para  el  gusto  de  Ulloa,  y  señalando  los  pies  de  Malena,  sonriente,  dijo:

— Están…  bonitas.  Están…  —Y  no  terminó  la  frase,  ni  Malena  de  sonreír,  cuando  un  sopapo  le  cruzó  la  cara  a  Jesús.

—  ¡Metansé  adentro  ustedes  dos,  carajo!  Y  vos,  animal,  ni  siquiera  les  hables,  ni  las  mires,  porque  te  desfiguro  a  trompadas.

Jesús  escupió  sangre  y  subió  corriendo  a  su  pieza.  Malena  lloraba  a  los  gritos.  Sara  metió  a  la  nena  de  los  pelos.  Conocía  a  su  papá,  cuando  pegaba  una  vez,  no  paraba  hasta  que  la  furia  se  le  iba  del  alma.  Ulloa  le  revoleó  unos  cachetazos  a  su  hija,  cerró  de  un  portazo  la  habitación  y  le  echó  llave.  Luego  subió  la  escalera.

Jesús  trataba  de  cubrir  su  cuerpo.  Ulloa  le  daba,  una  y  otra  vez,  con  un  palo;  en  la  cara,  los  muslos,  los  riñones.  Los  huesos  crujían.  Atontado  oía  la  voz  gruesa,  rabiosa,  que  lo  amenazaba  hasta  descomponerlo.

—  ¡Te  conozco,  bestia  podrida,  te  conozco  muy  bien!  Ni  se  te  ocurra  acercarte  a  mi  hija.  

— Basta,  Ulloa.  No  les  voy  a  hacer…

— Claro  que  no  le  vas  a  hacer  nada,  mal  parido.  Porque  te  voy  a  matar.

El  pánico  hizo  que  Jesús  cometiera  el  error  de  golpear  a  Ulloa

— A  mí  no  me  levantás  la  mano,  basura.  Te  di  de  comer,  degenerado.  — Jesús  consiguió  quedar  a  distancia,  manotear  un  Tramontina  del  suelo,  y  ponerse  en  guardia.

—  ¿Degenerado  yo?  ¿Yo?  El  que  le  rompió  las  tripas  al  pibe  del  Correntino  fuiste  vos…  

Ulloa  se  detuvo  un  segundo.  Sus  ojos,  que  no  le  perdían  movida  al  cuchillo,  enrojecieron.  Embistió  como  un  toro  y  de  un  golpe  rápido  le  desnudó  la  mano,  le  pegó  un  topetazo  que  lo  derribó  al  suelo.  Puso  de  espaldas  a  Jesús,  se  le  tiró  encima,  lo  tomó  de  los  pelos  y  le  dijo:

— Animal  de  mierda,  callate  la  boca,  te  dije  que  nunca  más  hables  de  eso.  Y  no  te  mato  ahora  mismo  por  lástima,  retrasado,  porque  si  no,  te  reviento  y  te  tiro  al  río.

— Te  voy  a  matar,  Ulloa.  Te  las  voy  a  devolver  una  por  una  —Ulloa  tomó  el  cuchillo  y  cortó  la  parte  trasera  del  pantalón.  Jesús  sintió  el  cuchillo  arañando  su  piel.  La  saliva,  que  caía  de  la  boca  del  viejo,  le  bañaba  la  cara—.  ¡Soltame,  te  digo!

Sara,  acostada  en  la  habitación,  llorando,  intentó  tapar  los  oídos  de  Malena  para  que  no  oyera  los  gritos  de  Jesús.  Fue  inútil.  

Al  rato,  mientras  calmaba  el  llanto  de  su  hija,  sintió  pasos  en  la  escalera.  Tembló.  El  golpe  en  la  puerta  de  calle  le  devolvió  un  poco  de  calma.

A  la  mañana  siguiente  Ulloa  desayunaba  en  el  bar  de  la  estación  de  trenes.  Los  nudillos  le  ardían.  La  bronca  no  se  le  había  pasado.  La  ginebra,  de  a  poco,  lo  apaciguaba.  No  había  dormido.  Pensó  toda  la  noche  en  Jesús,  en  Sara,  en  el  hijo  del  Correntino.  Se  le  acercó  el  mozo  y,  mientras  le  llenaba  el  vaso  de  nuevo,  le  dijo:

— Qué  cara,  Ulloa,  ¿Qué  anda  pasando?

— Ando  con  quilombos,  che.

— ¿Laburo?

— Laburo,  familia.  El  inútil  de  Jesús,  anoche  se  pasó  de  vivo  y  me  calenté  de  una  manera  que  para  qué  te  la  voy  a  contar.  Se  manda  una  cagada  tras  otra,  y  además  el  mongólico  se  me  hizo  el  guapo.

— Ah,  sí.  Esta  mañana,  bien  temprano,  pasó  a  manguear  un  café.  Dijo  que  se  rajaba  a  la  mierda  —Ulloa  se  extrañó,  esperaba  que  no  hubiera  dicho  demasiado—.  Un  desastre  era.  La  ropa  llena  de  sangre,  le  diste  feo,  ¿eh?  Rengueaba.  Dijo  que  se  pudrió  de  vos,  que  siempre  lo  cagabas  con  la  guita,  que  se  hartó  de  bancar  tu  carácter  de  mierda.

— Mentira.  Si  yo  le  daba  casa  y  comida  —Le  agarró  la  muñeca  al  mozo—.  ¿O  acaso  me  vas  a  decir  que  esa  bestia  se  merecía  algo  más?  ¿Qué  más  te  dijo  que  le  hice?

— Tranquilo,  Ulloa.  Que  yo  te  cuento  lo  que  dijo.  Para  mí  lo  bancaste  demasiado,  che.  Encima  de  lo  que  le  hizo  a  esa  criatura.  No  contó  nada  más,  tampoco  es  gil.

— Bueno,  carajo.  Que  ese  Correntino  de  mierda  me  debía  flor  de  guita.  Se  mandó  solito  el  enfermo,  lo  quería  manijear  amenazando  al  pibe…  Cuando  llego  yo  el  Correntino  estaba  atado  en  el  suelo  con  cables…  Y  Jesús  arriba  del  pendejo.  ¿Qué  querías  que  hiciera?

— Nada,  si  yo  no  me  meto.  Pero  ahí  nomás  tendrías  que  haberlo  mandado  a  la  mierda.

“El  prestador”  se  quedó  mirando  por  la  ventana.  Tratando  de  hacerse  a  la  idea  de  que  Jesús  se  hubiera  ido  y  punto.  

Pero  las  cosas  traicioneras,  como  suele  pasar  en  la  vida,  se  fueron  calmando  y  eso,  para  Ulloa,  nunca  era  buena  señal.  Al  contrario.  Y  “el  Prestador”  era  un  tipo  que  solía  no  equivocarse  en  el  destino.

Tiempo  después,  su  hija  consiguió  un  trabajo  gracias  a  su  padre:  limpiaba  en  una  casa  de  putas,  a  unas  cuadras  de  la  pensión.  La  presencia  de  Malena  fue  ablandando  al  viejo.  Le  tomó  cariño,  comprendía  ahora,  a  su  edad,  lo  que  le  decían  en  el  astillero  cuando  era  más  chico:  “uno  por  los  hijos  hace  de  todo,  pero  por  los  nietos  mata”.  Y  la  nena,  a  todo  esto,  se  sentía  protegida  por  ese  hombre  enorme,  que  la  llevaba  a  pasear,  que,  incluso,  dentro  de  lo  que  ya  funcionaba  como  familia  normal,  la  llevaba  a  sus  rondas  de  cobranza.  El  viejo  pasaba  con  la  nena  a  la  casa  de  los  “clientes”,  tomaba  unos  mates,  y  de  nuevo  a  la  calle.  Si  alguno  decía  que  no  alcanzó  a  juntar  la  plata,  Ulloa  decía:

— Bueno,  no  hay  problema.  ¿Cuándo  paso  de  nuevo?

— Y,  pase  la  semana  que  viene,  ¿puede  ser?

— Sí,  cómo  no.  Faltaba  más.

Pero  cuando  se  despedían,  en  la  puerta,  al  descuido,  decía:

— Bueno,  paso  la  semana  que  viene  entonces  pero,  ojo,  que  vengo  sin  la  nena.

Y  los  que  pensaron  que  Malena  lo  había  enternecido,  de  pronto  vivían  la  sentencia  de  un  tipo  que  jugaba  sucio—.  Trate  de  juntar  la  plata,  ¿quiere?  No  sea  cosa  que  me  obligue  a  cobrarle  como  al  Correntino.  

Malena  se  sentía  encantada,  dentro  de  un  entendimiento  de  cosas  que  ya  comenzaban  a  parecerle  típicas,  dejando  el  hambre  lejos,  como  un  mal  recuerdo.  Ya  no  les  faltaba  comida,  ni  pedía  con  su  mamá  en  los  trenes.  Y  cada  vez  que  pasaban  por  una  zapatillería,  el  viejo  le  decía  que  le  iba  a  regalar  una  muñeca  y  un  par  de  zapatillas  violetas.

— Rojas,  abuelo,  me  gustan  las  rojas.

— Pero  ya  tenés  rojas,  nena.  ¿No  querés  unas  violetas?

— No,  rojas  quiero.

Por  la  noche  llegaba  Sara,  le  mostraba  a  Ulloa  la  plata  recibida,  y  el  viejo  lo  iba  anotando  en  un  cuaderno.

— Ya  que  te  doy  la  comida  y  el  techo  quiero  controlarte  el  filo.  No  sea  cosa  que  todavía  te  la  patines  como  la  última  vez.  Vas  a  aprender  a  ahorrar,  nena.  Ni  bien  puedas  te  alquilás  una  piecita  en  la  pensión  del  puerto.  Esa  es  decente,  no  como  esta  mugre.

Sara,  como  expiación  tal  vez,  se  sometía.  No  se  lo  quería  poner  en  contra  al  viejo.  La  cosa  iba  dentro  de  todo  bien,  aunque  no  estuviera  juntando  la  cantidad  de  dinero  que  ella  quería.  Le  había  preguntado  a  la  encargada  de  su  trabajo  si  no  podría  hacer  un  par  de  clientes  por  noche,  por  un  tiempo,  para  sumar.  Pero  la  mujer  le  dijo  que  ni  loca.  Si  se  entera  tu  papá,  me  prende  fuego  el  boliche,  nena.  Me  dijo  bien  clarito:  “Que  limpie  mierda  sin  guantes  si  es  necesario.  Pero  de  puta  no  labura.  ¿Estamos?”  Y  lo  que  dice  “el  Prestador”,  se  hace.

A  fines  de  febrero,  Ulloa  consiguió  que  un  deudor  influyente,  un  tal  Vitalli,  jugador  y  putañero  interminable,  inscribiera  a  la  nena  en  la  escuela  nº2  de  Tigre,  a  cambio  de  perdonarle  una  deuda  grande.  

— Pero  no  hay  registros  de  la  nena…  tendría  que  empezar  en  primer  grado,  Ulloa.

— Fraguá  los  papeles.  

— Pero  eso  me  puede  traer  un  quilombo  enorme,  querido.

Ulloa  prendió  un  cigarrillo,  lo  miró  fijo  un  rato,  y  le  dijo:

— Te  estoy  perdonando  mucha  guita,  amigo.  Además,  ¿vos  sos  abuelo?

— Sí,  tengo  dos  nietos.

— ¿De  qué  edad,  viejo?

A  Vitalli  le  dieron  náuseas,  sabía  a  qué  venían  las  preguntas,  en  particular  porque  Ulloa  sabía  todo  acerca  de  él.

— Pará,  viejito…  en  serio  te  digo.

—  ¿Te  enteraste  lo  que  le  pasó  al  hijo  del  Correntino?

— Sí.  Algunos  dicen  que  Jesús  lo…

— Como  Jesús  hay  muchos.  Pensalo.  El  día  que  empiecen  las  clases  yo  vengo  con  mi  nieta.  Si  no  está  anotada  en  tercer  grado  ni  te  preocupes  en  buscarme,  ¿de  acuerdo?  Y  tampoco  te  gastes  en  ofrecerme  la  guita  que  me  debés.

En  marzo,  Malena  Coria  Ulloa,  comenzó  tercer  grado.  

Si  bien  la  vida  para  Ulloa  y  su  familia  era  agradable,  dentro  de  lo  que  gente  como  Ulloa  puede  entender  como  felicidad,  seguía  pensando,  cada  tanto,  alguna  tarde,  junto  al  puerto,  en  Jesús.

Hasta  que  una  noche,  Ulloa,  soñó  que  lo  enterraban  vivo.  Y  sintió  que  Jesús  estaba  a  la  vuelta  de  la  esquina,  en  su  cuarto,  en  el  colegio  de  la  nena.  Se  arrepintió  profundamente,  con  un  enorme  penar  en  el  alma,  de  lo  sucedido: — Tendría  que  haberlo  tirado  en  el  matadero…

Ese  mediodía,  cuando  regresaba  del  colegio  con  Malena,  cumplió  su  promesa,  como  si  acaso  hubiera  sido  la  última,  y  le  compró  un  par  de  zapatillas  rojas.  La  nena  con  una  sonrisa  que  le  robaba  toda  la  cara  no  esperó  ni  un  instante  más.  Tiró  la  mochila  en  un  rincón,  se  puso  las  nuevas  zapatillas  y  salió  al  patio  a  jugar.  Ulloa  iba  a  cocinar  unos  fideos  cuando  recordó  que  debía  pasar  por  lo  de  un  cliente.  Faltaba  un  buen  rato  para  que  llegara  Sara,  lo  cual  era  un  problema,  no  quería  llevar  a  la  nena;  si  el  tipo  no  tenía  la  cuota  lo  iba  a  tener  que  sacudir:  era  el  segundo  atraso.  Llamó  a  Malena,  que  estaba  mirando  hacia  las  habitaciones  de  arriba,  y  le  explicó  que  debía  salir  un  rato  apenas,  le  preguntó  si  se  animaba  a  quedarse  sola.  Malena  dudó  un  instante  y  luego  dijo  que  se  animaba.

— Bueno,  no  le  abrás  a  nadie,  y  quedate  adentro  haciendo  la  tarea.  Ya  vuelvo,  nena.

El  día  estaba  fresco.  Caminaba  más  rápido  de  lo  usual.  La  casa  donde  tenía  que  cobrar  estaba  a  cinco  o  seis  cuadras,  en  la  villa.  Iba  deseando  que  no  surgieran  problemas,  que  le  pagara  enseguida,  no  le  gustaba  dejar  sola  a  Malena.  Llegó  en  cinco  minutos  a  la  casa  de  su  cliente,  un  tal  Vargas,  un  tipo  al  que  le  había  prestado  una  buena  suma.  Llamó  con  las  manos  en  un  rancho,  ladró  un  perro  al  oír  las  palmas  y,  en  medio  de  la  carrera,  al  ver  a  “el  Prestador”,  aulló  de  pánico.  El  animal  se  orinó  en  el  suelo.  De  atrás  de  la  casilla  salió  Vargas,  secándose  las  manos.  Era  un  hombre  menudo,  delgado.

— Buenas,  don  Ulloa  —se  dirigió  al  perro—,  cállese,  bicho  de  mierda.  — Y  le  pegó  una  patada,  tras  lo  cual  el  animal  aulló  y  se  orinó  de  nuevo,  haciéndose  un  bollo  a  sus  pies.  

— Buenas,  Vargas.  Lindo  cagón  su  guardián.  

—Una  porquería,  pero  este  me  vino  de  regalo,  era  del  finado  hermano  de  mi  mujer,  ¿sabe?  Usted  lo  conocía  —hizo  una  pausa,  se  miraron  a  los  ojos—,  el  Correntino.  ¿Quiere  pasar  y  tomar  un  vaso  de  vino?

—El  Correntino…  no  conozco  a  nadie  con  ese  nombre,  che  —Ulloa  se  hizo  el  desentendido.  No  quería  prolongar  la  conversación—.  Ando  apurado,  tengo  a  mi  nieta  sola,  ¿sabés?  Si  tenés  lo  mío  mejor,  así  me  voy.

—Ah,  la  nenita,  sí.  El  Jesús  me  contó  que  andaba  con  familia  —La  cara  de  Ulloa  palideció,  al  mismo  tiempo  que  el  perro  volvió  a  aullar-.  Él  me  dijo  que  ustedes  le  habían  dado  duro  al  Correntino  —dijo  buscando  en  el  bolsillo  trasero  de  un  pantalón  mugroso—.  Acá  tiene  lo  suyo.  —Y  extendió  la  mano  con  unos  billetes.

— ¿Cuándo  hablaste  con  Jesús?  ¿Cuándo  lo  viste?

— Anoche  —respondió  Vargas,  pensando  que  tendría  que  haberse  callado—,  me  lo  encontré  en  la  esquina  de  la  pensión.  Yo  no  lo  había  reconocido,  él  solito  me  paró  y  me  empezó  a  contar  lo  que  usted  hizo  con  el  Correntino  y  su  familia.

—  ¿Me  estás  queriendo  decir  algo,  che?  Lo  arreglamos  acá  nomás,  no  hay  ningún  problema,  yo  no  ando  armado.  —El  viejo  sudaba,  ya  se  quería  volver,  el  comentario  acerca  de  Jesús  no  le  había  gustado  nada,  pero  tampoco  podía  dejar  que  le  hablen  así  nomás.

— Tranquilo,  hombre.  Si  no  le  reclamo  nada.  Apenas  le  aviso  que  Jesús  anda  diciendo  por  todos  lados  que  fue  usted  el  que  violó  al  hijo  de  mi  cuñado,  que  volvió  para  vengarse.

— Agradecé  que  ando  con  poco  tiempo,  maricón  de  mierda  —lo  tomó  de  la  camisa—.  ¿Y  qué  más  te  dijo  Jesús?  

Vargas  no  pudo  responder  otra  cosa  que  incoherencias.  El  miedo  le  impedía  hablar.  Ulloa  le  pegó  unos  cuantos  golpes  y  lo  revoleó  contra  la  casilla.

Volvió  a  la  carrera,  pensando  en  darle  a  su  hija  la  plata  que  faltaba  y  listo,  acelerar  la  mudanza,  total  era  un  bien  para  su  nieta,  y  que  en  cualquier  momento  le  caía  Jesús  para  matarlo,  o  algo  peor. Apuró  más  el  paso  todavía.

Entró  en  la  pensión  y,  detrás  de él,  casi  de  inmediato,  llegó  Sara,  con  un  andar  cansino.  En  el  patio  silenciado,  Ulloa  tuvo  un  mareo  que  le  hizo  poner  las  manos  en  las  rodillas.  Sara  se  asustó,  apuró  el  paso  y  se  detuvo  junto  al  viejo. —Estás  pálido,  papá.  ¿Qué  te  pasa?  

Ulloa  tenía  un  nudo  en  la  garganta,  no  podía  decir  que  había  dejado  la  puerta,  en  ese  momento  abierta,  cerrada.  El  silencio  lo  espantaba.  Tomó  valor  y,  mientras  Sara  preguntaba  por  Malena,  entró  a  la  pieza.  Sólo  encontró  la  mochila,  en  el  mismo  lugar.  Con  lágrimas  en  los  ojos,  salió  de  nuevo  al  patio,  empujando  a  Sara.

—Por  Dios,  papá,  ¿qué  te  pasa?  ¿Dónde  está  Malena?

Ulloa  se  ahogaba,  el  aire  le  cortaba  los  pulmones,  parecía  no  poder  sacarlo  de  su  cuerpo.  Sintió  en  el  corazón  como  una  puñalada.  Como  un  castigo,  recordaba,  en  cada  exhalación,  al  hijo  del  Correntino,  las  piernas  con  hilos  de  sangre,  y  los  latidos  que  le  decían  que  su  cuerpo  se  quedaba  ahí  nomás.  Se  persignó  nombrando  a  Cristo.  Sofocado,  dijo:

—Jesús…  

Desde  la  calle  se  escucharon  los  gritos  lacerados  de  Ulloa,  llenando  el  mediodía,  cuando  vio,  en  la  mitad  de  la  escalera,  las  zapatillas  rojas,  nuevitas  de  su  nieta.  La  carrera  hasta  su  casa,  el  miedo,  terrible  miedo  que  siempre  presintió  en  sus  deudores,  parecía  que  había  venido  todo  junto  de  pronto,  en  un  instante,  como  una  intolerable  maza  que  lo  sepultaba  vivo.

Más  arriba,  junto  a  la  puerta  del  cuarto  que  era  de  Jesús,  estaba  Malena,  saltando  la  cuerda,  riendo,  sin  preocuparse  de  los  gritos,  también  cotidianos  de  su  abuelo.   Mirando  el  rostro  de  Sara,  Ulloa  balbuceó:

—No  me  dejes  ir  vivo,  nena…

Y  ya  no  volvió  a  decir  nada  más.

Imagen de cabecera Eric Perlin en Pixabay

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies