Press "Enter" to skip to content

Estatuas de sal

Todos tenemos conversaciones con seres queridos que ya no están entre nosotros, unas veces para pedirles ayuda, otras para desahogarnos y otras son esas personas queridas las que se comunican a través de sus propios medios, para avisarnos de algo o guiarnos en nuestros pasos.

Unos decimos abiertamente que creemos en ello, otros no somos capaces de hacerlo, pero todos somos conscientes en un momento u otro de qué ocurre de verdad.

Estatuas de sal nos lleva de la mano entre una madre y una hija, donde el cuadro del pintor El Bosco tiene un gran protagonismo. Curiosamente yo tengo una camiseta con ese cuadro, según iba leyendo el libro tenía la camiseta al lado para visualizar de cerca lo que en ese momento leía.

Un enorme jardín y unas estatuas de sal a tamaño real nos hacen ir y volver entre el mundo de los seres queridos que están en el otro lado y este.

Cuando encuentro un libro que me lleva de la mano entre seres queridos que están ya fallecidos y los que se quedan aquí me gana el corazón, todos sabemos que ellos son nuestros Ángeles de la guarda y a los cuales recurrimos cuando necesitamos que nos guíen para tomar alguna decisión.

Me produjo un gran placer tener una camiseta del Jardín de las Delicias y poder mirarla según leía el libro, fue muy emocionante descubrirlo desde esa perspectiva, me emociono y me dejo muy buen sabor de boca, es un libro para disfrutarlo sin prisas.

Tras la muerte de su padre, Anabel regresa a la antigua casa familiar. En aquel caserío andaluz comienza a ver cosas que los demás no ven. Siente presencias que podrían tener alguna relación con ella. Paralelamente a los enigmas que suceden en torno a su vida, Anabel conoce que jóvenes que se parecen a ella están desapareciendo por todo el país ¿Será obra de un asesino en serie? ¿Podría ser ella su próxima víctima? Cualquier detalle puede ser decisivo para desvelar un misterio cuyo culpable puede ser la persona más inesperada. Margarita Hans ha escrito un libro que sorprende progresivamente, un viaje a ritmo intenso que tiene un único destino: las estatuas de sal.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies