Press "Enter" to skip to content

Pirotecnia

«La hipersensibilidad al sonido es la modalidad sensorial más alterada en el autismo, lo que ocasiona que estas personas puedan sentir mucho miedo e inseguridad ante la presencia masiva de estímulos y ruidos».

Mi artículo de hoy lo voy a escribir en nombre de todas las personas que en estos días por ser fiestas de diversión y utilización de petardos en demasía sufren angustia, pánico y momentos complicadísimos difíciles de controlar, así mismo nuestras mascotas, pudiendo llegar a morir de infartos, cosa que podéis constatar en cualquier veterinario.

Los que tienen familiares mayores con alzhéimer, autismo, alguna discapacidad, incluso los bebés, saben los sobresaltos que un petardo causa en la persona debido a la explosión, más de uno de nosotros estando en perfectas condiciones ha pegado un brinco si te pilla distraído o si “ algún gracioso “ lo tira a tu lado o cerca de ti.

Hubo un tiempo en que en mi barrio los niños, no tan niños, digamos mejor adolescentes, les gustaba tirarlos a las terrazas. Debido a que vivo en un primer piso uno de ellos fue a impactar a la mía, los cristales de mi comedor retumbaron de tal forma que yo pensé que se romperían, mis perros se metieron debajo de la cama y no conseguí sacarlos de ella en todo el día, mis pájaros dejaron de cantar durante dos meses.

Afortunadamente donde vivo han decidido poner multas a quien pillen tirando petardos y, por lo mismo, ha bajado muchísimo la utilización de ellos.

En estos días de comidas con amigos una de las conversaciones se originaba en este tema, y ahí fue donde me contaron la experiencia vivida con un niño con autismo y su mamá.

Cuando comenzaron los petardos a explotar, el niño con unos cuatro años de edad se cogió la cabecita con ambas manos y se puso a gritar y llorar con toda la fuerza del mundo, su instinto le llevaba a golpearse contra algo, mientras su mamá arrodillada a su altura le ponía las manos sobre las del niño en los oídos y le sujetaba la cabecita hablándole suavemente; buscaron el lugar más apartado de su casa respecto a donde provenían los ruidos, aun así el niño no recuperaba la calma, cuando bajaba un poco la tensión, de repente volvía y el niño solo quería golpearse la cabeza.

Su madre, teniéndole abrazado contra su pecho, susurrándole al oído, mirándole directamente a los ojos, acunándolo e intentando calmarlo, no podía hacer nada más que esperar que todo pasase.

Cuando la mamá terminó de contárnoslo, mi angustia, y mi respiración contenida dio paso a un dolor enorme y rabia contra esta sociedad que no sabemos o queremos mirar a nuestro alrededor.

No sabía qué decirle y la conversación se quedó detenida. De repente los demás empezaron a contar historias que habían vivido con diferentes personas.

Escuché, escuché sin dar crédito a lo que oía, personas mayores aturdidas y asustadas que reaccionan a un ruido exageradamente fuerte y les rompen la calma en la que están sumergidos por su enfermedad, bebés sobresaltados en su sueño  que rompen a llorar y que cuesta volver a calmar, y me pregunté ¿por qué no se habla de esto en televisión?

Hacen campañas de todo tipo, unas más tontas que otras, repetitivas, y no son capaces de concienciar a la sociedad de que para divertirse y celebrar no hacen falta los petardos, de acuerdo que las empresas son o serían las afectadas, pero creo que la educación y la empatía por estas personas que tienen estos problemas lo deberían ser más.

Se me ocurrió preguntar por qué las asociaciones de autistas no promovían campañas de este tipo; la respuesta me dejo fría:

Si nos uniéramos a los animalistas conseguiríamos más. Ellos luchan por lo mismo, y tienen más peso, les escuchan y poco a poco consiguen que se estén restringiendo el uso de petardos.

¿Los animalistas tienen más peso en la sociedad, en la televisión, en los medios de comunicación que las asociaciones de personas con autismo?

¿Qué tipo de sociedad tenemos?

Reflexionad por favor, sólo os pido eso, para celebrar no hacen falta los petardos, hagamos un mundo más limpio, hagamos una sociedad más colaboradora con nuestros mayores, nuestros niños, nuestras mascotas, seamos un poco más inteligentes y razonables.

Feliz año.

3 Comments

  1. Sonia Sonia 29 diciembre, 2019

    Me sumo a la campaña. Pirotecnia cero.

  2. Lucia Gutierrez Lucia Gutierrez 29 diciembre, 2019

    Nuevamente estoy de acuerdo contigo Esperanza sobre el peligro y las consecuencias de tirar petardos. Esta visto que como es uno más de los negocios que mueven dinero se pasa por alto y se hace la vista gorda en lo que conlleva a nivel físico y sicológico en personas y todo tipo de animales el lanzamiento de petardos. Por favor que las autoridades pertinentes tomen medidas.
    Muchas gracias y Feliz Año

  3. Lucia Gutierrez Lucia Gutierrez 13 enero, 2020

    Llegas al corazón de la gente que te lee y te conoce.
    Es porque te expresas con sinceridad, sensibilidad y muchos muchos sentimientos.
    Gracias por ser asi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies