Press "Enter" to skip to content

Réplicas y contrarréplicas.

Breve manual de autodefensa dialéctica.

¿ En cuantas ocasiones nos han intentado o incluso han conseguido, agredirnos verbalmente?
¿Cuantas veces alguien, mirándonos duramente a los ojos, nos ha dicho “usted no sabe con quien está hablando”’? Bien, hay una version posmoderna, que es el acoso laboral, claro está.
En los tiempos antiguos se decía que fulanito era una mala persona o que estaba mal de la cabeza. Ya saben: lo breve si bueno.
Mi idea es que después de este microcurso, el alumno adquiera habilidades básicas para ir por la vida como un hombrecito. Sin tener que estar por ahi citando constantemente a Dostoievski, aquello de humillados y ofendidos. Por cierto, parece una redundancia.

La postura.

Como en casi todo, hay diversas corrientes, pero yo me inclino por un eclecticismo inclusivo. Es decir; permanecer sentados o ponerse de pie cuando lo requieran las circunstancias.
Ante una tormenta verbal de un superior si uno queda sentado y el otro de pie, quien gasta más energía es el bípedo. Uno tiene cogida su posición y aunque no replique, la mantiene. Esto es obvio. Sería un arma decisiva si el que está sentado bosteza e intenta dormirse.

Hay un vertiente que es la cinematográfica. Que como es lógico mantiene varias tendencias.
Quizás la más eficaz sea la escuela judía. No obstante son los más inteligentes y si no me creen miren las estadísticas de los premios nobel. Bueno a lo que iba. A veces imitando el diálogo de una película, uno podría salvarse sin necesitar de citar la fuente.
Ejemplo:

  • Vd ¿quien (o que) cree que soy? ( en tono amenazante, claro)
  • Respuesta : A ver, déjeme pensar…¿ animal o vegetal?. Claramente se ve la influencia de los hermanos Marx.

Tengo que decir, que desde la última línea, han pasado casi quince dias, los mismos que llevo sin trabajo. La verdad es que apliqué mis propias investigaciones, pero yo mismo olvidé mis instrucciones. Quizás, ¡si hubiera sido funcionario!. Pero claro, me dedicaba a la mensajería en bicicleta. Pensé que era una buena forma de mantenerse en forma, valga la redundancia, todavía se dice así ¿no?. Creo que podría trabajar como cicerone, ¿ es así no? Osea, guía turístico. El otro día pasé por una plaza; y la chica le estaba contando una historia a los visitantes, en la que ella, ponía mucho de su cosecha. De hecho creo, que llegó un momento en que se animó y casi nada de lo que decía era verdad. Yo estaba allí, como eso de los lunes al sol, esperando que alguien me diese una oportunidad.

Imagen de photosforyou en Pixabay

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies