Press "Enter" to skip to content

¡Vade retro, coronavirus!

El asunto comenzó ayer, quinto día del confinamiento, al interesarme –yo que, vean, no soy más que un humilde y poético Maestro Panadero y Literato, amén de un curioso internáuta y un implicado habitante más de este tan hermosísimo como castigado planeta– por saber si los virus son sensibles a las radiacciones y los rayos cósmicos. ¡Y la respuesta es afirmativa!

Después de algunas aleatorias pesquisas científicas sobre el coronavirus del demonio, me dio por teclear en Google «cosmic rays and viruses» y ahí, tras ver la larga lista de entradas, se me abrió de par en par la puerta a la virología, pues pude acceder a un artículo sobre el Zika y otro acerca del N1H1, de manera que decidí hacerme a mi manera una cátedra al respecto, a fin de averigüar hasta dónde podía llegar.

El primero titulado Weakened magnetic field, cosmic rays and Zika virus outbreak, a cargo de Jiangwen Qu y N. Chandra Wickramasinghe, me hizo ver que «la intensidad del campo magnético y un aumento repentino de los rayos cósmicos registrados en México en 2015 fueron asociados con el resurgimiento del brote del virus Zika en las Américas», que «el campo magnético debilitado y la actividad mejorada de los rayos cósmicos pudieron influir en este brote en humanos», que «se sabe que la tierra está protegida de partículas solares y rayos cósmicos por un campo magnético», y que «en junio de 2014, después de solo seis meses de recopilar datos relevantes la Agencia Espacial Europea, el satélite Swarm confirmó la tendencia general de debilitamiento de la intensidad del campo geomagnético, con la mayoría de caídas dramáticas presenciadas en el hemisferio oeste. Sin embargo, en otras áreas como el sur del Océano Índico, el campo magnético se había fortalecido desde enero», también que «estudios anteriores han sugerido que el mosquito transmisor es sensible al campo magnético, y que el debilitamiento del campo magnético puede aumentar su tasa reproductiva y densidad. El Zika se transmite principalmente a humanos por picaduras de mosquitos infectados, especialmente de la especie Aedes aegypti», y que «el campo magnético de la Tierra probablemente causó un rápido aumento de mosquitos, promoviendo así la rápida propagación del virus. Un cambio brusco del campo magnético en esta región permite rayos cósmicos y otras partículas cargadas para llegar más abajo a la atmósfera. El fuerte aumento de rayos cósmicos a nivel del suelo era en realidad registrado en México en 2015, y la disminución de la intensidad del campo magnético podría posiblemente haber llevado a un evento de mutación/recombinación en el Zika circulante.».

El segundo artículo sobre el virus N1H1, del Journal of Climatology & Weather Forecasting, y firmado por S. Mukherjee de la School of Environmental Sciences, Jawaharlal Nehru University, New Delhi, India, amplió mi base de conocimientos, dándome a conocer que «la influencia del sol y los rayos cósmicos extragalácticos en el medio ambiente de la tierra está bajo consideración activa dentro de la comunidad de científicos. Se está intentando establecer una correlación entre desencadenante de pandemias de H1N1 con un electrón bajo continuo del flujo del sol y los rayos cósmicos localmente altos durante inesperados mínimos solares de 2009», y que «los rayos cósmicos afectan muchos aspectos de nuestra vida, y algunas veces estas pequeñas partículas pueden crear problemas, pues los rayos cósmicos son potenciales hábiles para cambiar un cromosoma en una célula reproductiva», que «la intensidad de los rayos cósmicos se ha registrado más alta sin manchas solares y que en 1971, la revista Nature publicó la investigación de R. E. Hope-Simpson, que mostró que los ciclos de manchas solares se correlacionan con pandemias de gripe asociadas con cambios antigénicos en el virus; el virus mutado a una variedad diferente con cada ciclo de manchas solares sucesivas, mostrando que la radiación del sol puede interrumpir la replicación de un virus. Los rayos cósmicos tienen el potencial de mutar las células vivas que entran su contacto. Las mutaciones genéticas no siempre son dañinas, pero a veces pueden cambiar la susceptibilidad de las células humanas propensas al H1N1».

Bien, tras este par de introductorios prolegómenos, me dispongo a cubrir este artículo, en la fe de que a otras personas y entidades incomensurablente más adelantadas que yo en los campos del saber, la virología, la medicina y la tecnología les pueda servir, pues así se dice que un grano no hace granero, pero ayuda a su compañero y que una chispa encenderá la hoguera; también que cuatro ojos ven más que dos.

Sin embargo, antes precisaré que por pura serendipia di con la palabra panspermia, que es una teoría que defiende que la vida de nuestro planeta es de origen extraterrestre, y yo, que dispongo de una mente muy abierta y dada a la imageniería, me pregunté si el virus responsable del Covid-19 –el SARS CoV-2– no sería en verdad un arma alienígena dirigida contra nuestra especie, ya que había visto deambular hipótesis que en ningún grado me llenaban el ojo (como, por ejemplo que el origen estaba en los murciélagos, el pangolín o las serpientes; o que había sido fabricado por los EE. UU. o China); y sobre estos bulos elucubré si no serían una especie de suspicaces precipitantes llamados a confundir nuestras lenguas y evitar que todo el planeta, unido por la causa común, no pudiere alzar ese segmento de la Torre de Babel necesario para saber vencer al maldito virus, ya que mi temor es que, antes de caminar juntas, todas las potencias en pos de combatir todos a una al virus se líen a palos entrando en disputas innecesarias y mal avenidas.

Asimismo (y ya verán seguidamente por qué) conjeturé que quizás la forma de erradicar al virus no consistiese en lo que se conoce como vacuna, es decir, un fármaco físico, sino en otras artes más avanzadas, porque estimé que si en verdad existían “rayos cósmicos adversos” también debían darse los favorables, aquellos que tendrían el potencial suficiente como para ahuyentar y reducir al virus en cuestión.

¿Y cómo atraerlos o citarlos? –me pregunté.

¡A través de la gemología y la gemoterapia! Y es que yo dispongo de un cristal mágico muy raro, que me llegó  desde Los Ángeles, llamado Richterita –un amphibol– que es capaz de captar longitudes de onda muy determinadas, y que está indicada para activar el quinto chakra, o chakra de la garganta, que (esto es solo una metáfora) parece ser la vía de entrada de nuestro intruso.

Asimismo, el lapislázuli me da al caso mis esperanzas y también los rubíes; amén de cuanto nos pueda dispensar al caso el USGS o United Stated Geological Survey, que sabe al respecto infinitamente más que yo.

Como comprenderán yo, por ejemplo, no tengo ni zorra acerca de cómo funciona una máquina que, por ejemplo, levante Tomografías por Emisión de Positrones, pero sí que lo sabe quienes las construyen, por eso quiero hacer un llamamiento a toda la humanidad para que deje de lado sus históricas diferencias y se alíen como en Fuenteovejuna, y en máxima sinergia, a fin de pararles los pies en seco al coronavirus, tal y como él nos ha abordado y está afectando.

En mi portentosa imaginación concibo, por ejemplo, un haz de luz que se filtre a través de un conjunto de indicados cristales y/o piedras preciosas que al impactar en el corazón o los pulmones de los afectado por el Covid-19 los sane ipso-facto. ¡Ojalá que este artículo literario sirva a quienes saben llegar más lejos que yo; por lo que ruego a quienes me lean lo difundan entre laboratorios, virólogos, estudiosos y demás autoridades sanitarias por si acaso yo no estuviese nada desencaminado y mi forma de terapia se pudiese llevar a buen puerto!

Finalmente dejo este enlace que atiende a su manera a lo que yo he concebido:

http://terradesomnis.blogspot.com/2015/03/

¡Viva la esperanza! ¡Salud!

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies