Press "Enter" to skip to content

Oración de los fieles (Sermón del predicador)

He aquí el infierno. He aquí Satanás.

Bienvenido al lugar donde el hombre es torturado. Bienvenido al lugar donde los insectos te rodearán y se pegarán a tu piel hasta no dejarte respirar, cubrirán tus labios hasta que entren en tu boca, y entrarán en tu boca hasta que los devores con una espantosa náusea. Bienvenido al lugar donde tus hijos serán violados y degollados, o ensartados antes de nacer, o azuzados con varas afiladas hasta volcar en sus ojos la mirada de Belcebú, salvo que tengan el valor de defenderse con un cuchillo destripando a aquellos que se les acerquen. Maldito tú, que entras aquí para ver cómo arde en piras de hormigón y metal tu piel que ya estaba dañada por el trabajo incansable de años. Maldito tú y maldita tu estirpe. Maldita tu alma que se pudrirá con tu cuerpo bajo la nieve de Enero y bajo el sol de Agosto. Malditos los buitres que devorarán tu carne y los cuervos que sacarán tus ojos. Mal nacido el que nace para venir aquí. Mal nacido tú. Tú respirarás el olor a orín, masticarás el sabor de la sangre mezclada con mugre. De la porquería vienes y en porquería te convertirás. Maldito tú, ser sanguinario y despiadado, arrasador de obras de arte, de patrimonios, de recuerdos, de mujeres y de niños. Hijo de puta. Entra al lugar donde te escupirán flemas de ácido a la cara, donde el espacio está hecho de una naturaleza exterminadora, donde hoy estás y mañana el viento te lleva, o los volcanes te sepultan en lava incandescente, o el agua te asfixia, o la tierra se abre y te traga, o los peces muertos te envenenan. Bienvenido al lugar donde vive uno y mueren un millón.

He aquí el infierno. He aquí Satanás.

Inclínate ante él porque sólo él tiene el capricho de ser benevolente, sólo él tiene la gracia de aplastar o alzar impunemente. Arrodíllate, arrodíllate o muere como pueblos enteros han perecido ante él. La inocencia no es excusa. La muerte te acechará a capricho. Leviatán surgirá y te devorará de un bocado. Acércate a él y besa su anillo, lámele el culo, compórtate como lo que eres, gilipollas. Ya no estás en casa, este mundo tiene dueño: Él . Y todo lo que hay aquí, incluido tu cuerpo putrefacto, también le pertenece. Vende tu alma. No podrás correr lo suficiente, no podrás defenderte, morirás, te colgarán vestimentas naranjas y quemarán tu cuerpo con tu alma dentro, o lo envenenarán, o cercenarán tu cabeza, o te colgarán del cuello, o te clavarán en la cruz, o te rellenarán de plomo, o quemarán tu piel con la energía del sol. Deja de ser tú y únete a Él .

Amén.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies