Press "Enter" to skip to content

Santiago y Luis Auserón. Las malas lenguas

<p><img src=”../img/hemeroteca/200605/malaslenguas.jpg” alt=”Santiago y Luis Auser&oacute;n, Las malas lenguas” width=”104″ height=”104″ hspace=”10″ vspace=”10″ align=”left”>Por lo general traducir una canci&oacute;n suele ser poco menos que una herej&iacute;a. La letra suele quedar destrozada y llena de traducciones literales que en el idioma meta no s&oacute;lo no tienen ritmo ni musicalidad, sino que adem&aacute;s carecen muchas veces de significado. No es el caso en absoluto de <strong>Santiago y Luis Auser&oacute;n </strong>, <strong>Las malas lenguas </strong>, por fin con disco en el mercado desde Abril, que han sabido traerse al espa&ntilde;ol cl&aacute;sicos en ingl&eacute;s de toda la vida en un alarde habilidad con la palabra. Cierto es que alrededor del apellido <strong>Auser&oacute;n </strong> no suele haber muchas dificultades con esto de hacer buenas letras. </p>
<p>Hace m&aacute;s de un a&ntilde;o que trabajaban, ya como banda, presentando el proyecto en directo, y se hab&iacute;an dejado o&iacute;r unas maquetas grabadas en casa de <strong>Luis Auser&oacute;n </strong>. El disco, por fin, llega para satisfacer a quienes no pudimos verlos en directo, y <strong>Las malas lenguas </strong> vuelven a subirse a los escenarios en una gira de la que se van confirmando fechas y que en principio no pasar&aacute; por Andaluc&iacute;a. La m&uacute;sica que hacen ahora no tiene nada que ver con aquellas <em>Semilla negra </em> o <em>Escuela de calor </em>, pero el sonido Auser&oacute;n vuelve a demostrar que vibra m&aacute;s all&aacute; de estilos, tendencias o modas; han pasado por el rock ochentero, por el blues y el jazz, investigado en el folclore africano y sudamericano en incluso jugado con la electr&oacute;nica, y ahora cuando alguien escucha en la radio el <em>Set me free </em> de los <strong>Kinks </strong> en espa&ntilde;ol sabe al menos decir: “&eacute;se es el de <strong>Radio Futura </strong>, &iquest;no?” </p>
<p>Si pinchamos el disco nos encontramos con que el &eacute;xito <em>I heard it through the grapevine </em>, popularizado por <strong>Marvin Gaye </strong> –entre otros-, ahora se llama Las malas lenguas –titulo que da nombre a todo el proyecto de los <strong>Auser&oacute;n </strong>- y tiene un ritmo blues marcado, de esos que hacen que uno mueva la cabeza adelante y atr&aacute;s, ideal para la voz s&oacute;lida de <strong>Santiago Auser&oacute;n, </strong>que en este tema juega tambi&eacute;n con falsetes. La canci&oacute;n termina de arreglarse con las voces de la corista negra que acompa&ntilde;a a la banda en la promoci&oacute;n del disco, un hammond en segundo plano que aparece en todo el disco, y los punteos en bending de la guitarra a la vez que cantan “ <em>Son las malas lenguas murmurando que me pegas </em>”. </p>
<p>&nbsp; </p>
<p><em>Ooh, I bet you’re wondering how I knew <br>
About you’re plans to make me blue <br>
With some other guy that you knew before. <br>
Between the two of us guys <br>
You know I love you more. <br>
It took me by surprise I must say, <br>
When I found out yesterday. <br>
</em><br>
<strong>Marvin Gaye </strong><em></em></p>
<p>&nbsp; </p>
<p><em>No te asombre que sepa ya </em></p>
<p><em>Tu intenci&oacute;n de causarme mal </em></p>
<p><em>Con otro chaval que conoces bien </em></p>
<p><em>Aunque yo te quiero m&aacute;s que &eacute;l </em></p>
<p><em>Has de imaginar como me sent&iacute; </em></p>
<p><em>Encajando lo que ayer o&iacute; </em></p>
<p>&nbsp; </p>
<p><strong>Las malas lenguas </strong></p>
<p>&nbsp; </p>
<p>El segundo corte del disco es <em>Su&eacute;ltame </em>, antes conocida como <em>Set me free </em> e interpretada por <strong>The Kinks </strong>. La canci&oacute;n no cambia mucho del original, si bien el sonido personal de los <strong>Auser&oacute;n </strong> no puede menos que hacerla suya. Las guitarras pasan del fraseo blues a los arpegios, con algunos rasgueos reforzados por el teclado. </p>
<p><em>Hard to handle </em> de <strong>Otis Redding </strong> la han adaptado como <em>Duro de pelar </em>, quiz&aacute;s aumentando la piscodelia con el hammond y siguiendo la omnipresencia de la guitarra a lo largo del disco. Aparece un toque funky, gui&ntilde;o que hacen en alguna ocasi&oacute;n m&aacute;s a lo largo del disco. </p>
<p>La cuarta canci&oacute;n es la <em>Balada </em><em> de un tipo flaco </em> – <em>Ballad of a thin man </em>, de <strong>Bob Dylan </strong>-, un blues lento, casi recitado, con pianos cabareteros, casi f&uacute;nebres al principio, en el que <strong>Santiago Auser&oacute;n </strong> lleva su voz de un estribillo m&aacute;s o menos mel&oacute;dico a los versos casi recitados al estilo de <strong>Dylan </strong>. La letra no habr&iacute;a sido otra si su autor original la hubiera hecho en espa&ntilde;ol. </p>
<p><em>Qui&eacute;n lo iba a suponer </em> es <em>You can never tell </em> de <strong>Chuck Berry </strong>, la historia de Pierre y su madamoiselle, perfectamente contada en espa&ntilde;ol, y manteniendo el carism&aacute;tico piano rocanrolero de la versi&oacute;n original. Bailable en todo momento a ritmo de jive, tiene arreglos de guitarra rock que juegan al escondite con la estrofa. </p>
<p><em>Hotel del dolor </em> es una versi&oacute;n muy libre del <em>Heartbreak hotel </em> de <strong>Elvis Presley </strong>–aparte de un momento emocionante del disco, como no pod&iacute;a ser menos-. Se vuelve a la cadencia blues, &eacute;sta vez con guitarras duras. Para la voz de <strong>Juan Perro </strong> debi&oacute; ser imposible llorar en una canci&oacute;n como <strong>Elvis </strong>, as&iacute; que el tema se ha convertido en la interpretaci&oacute;n de un tipo duro que, cuando canta “ <em>me dejaste solo, y ahora estoy tan solo… </em>” entre contratiempos, dispara y desgarra las guitarras distorsionadas y la voz femenina y rajada del coro. </p>
<p><em>Love in vain </em>, de <strong>Robert Johnson </strong> se llama en <strong>Las malas lenguas </strong><em>Amor en vano </em>. Ya pudimos escuchar una adaptaci&oacute;n similar que hizo <strong>Santiago Auser&oacute;n </strong> en el noventa y ocho para el <em>Noches de flamenco y blues </em> de <strong>Raimundo Amador </strong>. Parece una canci&oacute;n hecha para tocar en directo, improvisando sobre el medio ritmo, y recrearse cada m&uacute;sico en su instrumento –el p&uacute;blico en toda la banda-, alargando el solo de piano y los punteos de las guitarras. Gran defecto de la grabaci&oacute;n: la canci&oacute;n s&oacute;lo dura tres minutos y diecinueve segundos. Lo breve, si bueno, dos veces breve. </p>
<p>El octavo tema es de corte funky: <em>Pap&aacute; se ha puesto a bailar </em>es <em>Papa’s got a brand new bag </em> de <strong>James Brown </strong>. No pod&iacute;an faltar la presencia del hammond y el bajo. La guitarra r&iacute;tmica, en esta ocasi&oacute;n, tambi&eacute;n cambia el blues por los ritmeos entrecortados del funky, y la solista lleva un sonido m&aacute;s sucio que mantiene la homogeneidad del disco. </p>
<p><em>Summertime blues </em> de <strong>Eddie Cochran </strong>, tocada tambi&eacute;n por <strong>The who, </strong>se ha convertido en este disco en <em>Tristeza de verano. </em> El tema mantiene el tono veraniego americano de la versi&oacute;n original de <strong>Cochran </strong>. Vuelven a ser chicos duros, rebeldes, muy acordes con el aire juvenil de la canci&oacute;n, que habla del inconformismo y del conflicto generacional. </p>
<p>Otro de los grandes cl&aacute;sicos es <em>Por un hechizo </em>, <em>I put a spell on you </em>, que ha pasado tambi&eacute;n por las bocas de <strong>Nina Simone </strong>, <strong>Joe Cocker </strong>, y <strong>Marilyn Manson </strong>entre otros tantos. Es una de las canciones m&aacute;s lentas. Comienza con el hammond aplacando los &aacute;nimos despu&eacute;s del tema anterior. La voz de <strong>Santiago Auser&oacute;n </strong> vibra grave en el verso y sube desgarrada en el estribillo antes de cederle el primer plano a una impresionante guitarra solista y luego seguir las dos juntas con las siguientes estrofas. </p>
<p><em>Wild Thing </em>, de los <strong>Troggs </strong>, tambi&eacute;n ha sido interpretada por muchas bocas –&oacute;igase la versi&oacute;n de <strong>Hendrix </strong>, en directo, improvisando <em>Strangers in the night </em> en un puente de la canci&oacute;n-. En el disco de Las malas lenguas se llama <em>Me pones loco </em>. El aire sucio de las guitarras recuerda m&aacute;s a la manera de Hendrix. El sonido del siglo veintiuno en esta ocasi&oacute;n se rinde como sirviente ante el estilo del rock cl&aacute;sico. </p>
<p>Cierra el disco la dulce melancol&iacute;a de <em>Ya es domingo </em>, el Sunday Morning de <strong>Velvet Underground </strong>, una despedida calmada, casi cansada – <em>…cu&aacute;ntas calles he tenido que cruzar… </em>-, para el disco que nos deja esperando el directo de la banda. </p>

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies