Press "Enter" to skip to content

El Paseo de los tristes

La luna sueña en el regazo de una noche estrellada, sueña que se escapa de sí misma, sueña que abandona su cielo de suspiros y viaja hacia el aire azul; la luna tiende sus brazos abrazando su entorno, sus ojos, desde el Paseo del Padre Manjón, se dilatan admirando la Alhambra cuyos muros son suavemente acariciados por el breve rumor de luces bellamente bruñidas. Y allí, a sus pies, se encuentra el Hotel Reuma, tristemente abandonado, con su sencillez, con los ecos de risas y estornudos de los habituales de allí que tantas noches pasaron en compañía para atenuar la dulce humedad del río Darro, el cual pasea en el silencio su tenue rumor camino de su hermano mayor, el Genil.

Vista de la Alhambra desde el Paseo de los Tristes con el Hotel Reuma en primer plano

La luna se sonroja y desvía la vista hacia la Carrera del Darro temerosa de haber sido descubierta al descifrar, en una de las esquinas, escondido, al Rey Chico rasgando el paisaje, al pie de la Cuesta de los Chinos, bajo bellos cármenes aún no mancillados.
Y allí está, estrecha y empedrada, la Carrera del Darro o, como antes se conocía, Carrera de la Puerta de Guadix. Encamina sus pasos lentamente, nostálgica por el abandono de uno de los nombres más preciosos que hay, como se conoce el Paseo Padre Manjón, Paseo de los Tristes, donde se refugian los que no supimos llegar a ningún sitio.
Avanza lentamente tras el sonido ya casi apagado de las chirimías y ministriles, del trotar de los caballos, del bullicio provocado por los toros, por las cañas y sortijas. Pronto se encuentra imbuida por las casas señoriales, por los conventos, como el de Zafra. Tras un destello, se apresura hacia el Bañuelo, recogido en su rincón, sin aspavientos, pero el estallido del polvorín situado en la Iglesia de San Pedro la detiene y corre rápido a refugiarse en el Museo Arqueológico, tristemente desconocido.
Y despierta, y nos mira, y nos envidia.

Carrera del Darro y Puente de Espinosa

Nos envidia a los que hemos entrado, por la noche, amparados por la suave luz de los desamparados, la luz que nunca prende, que nunca deslumbra, que siempre llora. A los que hemos comenzado nuestro peregrinaje por esa calle estrecha y empedrada, a contracorriente del río, como siempre tiene que ser, y nos hemos ido abandonando puente tras puente, contemplando los sueños que nunca se cumplen; los que hemos respirado profundamente y hemos sido arrastrados al Paseo de los Tristes, bajo la Alhambra iluminada, al pie del Albayzín, en la frontera del Sacromonte, y nos perdimos para siempre.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies