Press "Enter" to skip to content

Musulmania

El mundo musulmán está de enhorabuena; han conseguido después de tantos y tantos años un respeto que no se merecen en absoluto, cada vez menos. Por una vez en mi vida, espero que sea la última, estoy hasta de acuerdo con el ex Aznar cuando exige una disculpa por la invasión hace ya unos cuantos años de esta España grande y única… arriba España y esos hijos del pueblo español. Por supuesto que no me cabe la más mínima duda de que semejante petición es una extrema gilipollez, pero de lo que tampoco tengo ninguna duda es de que la religión mora (que eso jode más) se haya convertido en intocable; cuando no viene el problema con unas viñetas viene por unos comentarios, más o menos afortunados, pero que se producen respecto a todo. La respuesta a la que ya estamos acostumbrados es la barbarie que demuestra una parte de los adictos a esa religión, a determinado grupo de enfermos que en menos que canta un gallo queman embajadas, destruyen a su misma madre si hace falta o cualquier otra salvajada. Si Benito veinticatorce dice algo con lo que no están de acuerdo están en todo su derecho a rebatirlo, si dibujan unas viñetas cachondas sobre ellos, ajo y agua. El gran problema que tienen es que no saben ver sus defectos, que la cabeza sólo la poseen para colocarse el turbante, encender una cerilla y quemar algo. Deberían dedicarse un poco más a aprender a pilotar aviones, que se les estrellan todos, o a correr con sus bombas hacia casa de su santísima madre, que siempre estará orgullosa de tener un enfermo mental por hijo. Desde aquí hago un llamamiento a la revista El Jueves para que cree una parecida en Musulmania porque, cuando uno no sabe reírse de sí mismo es síntoma inequívoco de que sólo pueden seguir un camino: la yihad.
Ya va siendo hora de no tener que estar pidiendo disculpas por chorradas, va siendo el momento de que se pueda hablar, siempre con respeto, pero decir lo que se quiera sin tener que preocuparse por si te echan polvos de talco en la carta del banco, ya toca que los energúmenos extremistas de cualquier lugar del mundo no tengan ninguna representación, que no se les escuche y, si es posible, que no existan.
No sé si al final Mahoma fue a la montaña o fue al revés, de lo que estoy prácticamente seguro es de que algún día unos u otros van a ir a buscarse, y se va a armar.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies