Press "Enter" to skip to content

Crónicas de Elvira

La ventaja que tiene leer lo que otros escriben antes de que lo publiquen es que puedo plagiar sin miramientos sus ideas. Uno, como no tiene posibles para comprarse un máster en una universidad de prestigio, se tiene que conformar con el simple copieteo para poder intentar prosperar, métodos que desconozco por completo si han sido usados en algún momento por alguien.

Así, tras leer a mi amigo Sisian Reysha, pseudónimo de… ¡ay, no, que no lo puedo decir! -siempre me quedará el chantaje-, he decidido tomar prestada su idea y hacer yo también una presentación de esta columna la cual, por lo menos por ahora, tendrá el honor de acompañar la suya los domingos. Supongo que la rellenaré con idas de pelota como la de Mi sombrero y yo o La casa en llamas pero tampoco puedo asegurarlo. No lo sé.

Crónicas de Elvira no es un espacio nuevo; existió en la época anterior de esta revista, entre 2004 y 2008 si no me falla la memoria. En aquellos momentos la periodicidad de Lenguas de Fuego era mensual -con algún altibajo que otro- y se decidió sacar una serie de blogs, columnas o como se llame los cuales fueran más habituales. Podría explicar en qué consistió en aquellos años pero lo cierto es que yo tampoco quiero acordarme.

En esta segunda época de LdF se pensó en volver a hacer este tipo de columnas de autor pero, por mi parte, había un problema que consideraba importante y decisivo: no tengo nada que decir. No obstante sí me gusta la idea de poder leer lo que dicen determinadas personas que han tenido a bien colaborar con este proyecto y que, gracias a ellos, sigue vivo.

Por lo tanto, Crónicas de Elvira renace como mero comparsa de La columna de humo y de, quizá, algún otro espacio que se una a esta publicación. Como buen Ave Fénix, resurge de sus cenizas cual pollo desplumado para, en un tiempo prudencial, volver al cenicero del que nació.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies