Press "Enter" to skip to content

Año nuevo, vida nueva

Lamentablemente, no podemos hacer borrón y cuenta nueva y comenzar un año nuevo de cero como si nada hubiera pasado, sobre todo aquello de lo que no nos sentimos orgullosos.

Ojalá pudiéramos resetearnos pero no somos máquinas, aunque a veces podemos ser tan fríos y carentes de sentimientos como ellas.

Por mucho que lleguemos a año nuevo con una montaña de deseos y nuevos propósitos, sólo es el día después y un día más que bien puedes querer olvidar o recordar.

El día a día hace un año, un año de tu vida del tiempo que tienes fijado como para perderlo creyendo que es eterno.

Cada día es un propósito de ser mejor y ese debe ser el deseo de cada día al despertarte y no el de un día en concreto del año.

Y para colmo, lo festejamos y nos apresuramos en llegar a año nuevo sanos y salvos cuando nos lo impiden antiguos deseos y propósitos que vamos arrastrando año tras año por no haberlos cumplido, porque siempre es más de lo mismo.

El último día del año es sólo eso, el último día del calendario que vamos a romper, tirar a la basura y seguir hacia delante como si nada hubiera pasado.

Nada va a cambiar si no has trabajado durante todo el año para cambiarlo. Sólo es un año más o un año menos, dependiendo del punto de vista del que lo queramos mirar.

Pidamos el deseo de que se cumpla a diario, el propósito digo, para que no nos frustremos el día 2 y esperemos todo un año para renovarlo, el deseo digo.

La mayoría deseamos que acabe el año y sólo nos cabe preguntarnos si es un año más que hemos dejado pasar. Porque no hemos venido aquí para pasar el rato y mucho menos para mirar a otro lado.

La conclusión es, que tanto para bien como para mal, todos los años suman. La diferencia de un año a otro no la hace el día, es el día a día.

Año nuevo, vida nueva. La vida es una y los años pueden ser muchos, pocos o demasiados. No podemos empezar de cero pero sí podemos cambiar desde ya, tras comernos las uvas, y no sólo cuídate de no atragantarte con ellas, tampoco lo hagas con los propósitos y deseos del nuevo año, los mismos que al final solemos abandonar en la cuneta año tras año.

Hagas lo que hagas con tu año no te que quepa la menor duda de que «en la vida no todo vale pero todo cuenta».

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies