Press "Enter" to skip to content

El rock, ¿un arte?

Define la RAE el arte como “manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros”. Y yo añadiría “provocando sentimientos que modifiquen en mayor o menor grado el ánimo en las personas”.

Puedo tener razón, probablemente no, pero así lo creo. Si algo no me trasmite una idea, un sentimiento, no me alegra la vista o algún otro sentido, me cuesta admitirlo como arte, lo cual no quiero decir que pueda entender que en otra persona sea aceptado como tal. Pero que no me obliguen a ver artístico aquello que no me lo parece al igual que yo no forzaría a nadie en lo que yo así lo creyera. Habrá debate, intercambio de pareceres, que muy posiblemente puedan cambiar perspectivas y avanzar en posibles nuevas valoraciones que acerquen posturas. Pero yo entiendo que la catalogación de arte es muy personal de cada uno.

Con 13 años, la música que yo escuchaba era la que alcanzaba cierta presencia en las cadenas de radio de finales de los 70, sin tener claro si aquello era lo que realmente me gustaba. Miguel Bosé, Boney M, Peret y demás no acababa yo de verlos para mí durante demasiado tiempo. Ese verano, el primer día de playa en la Misericordia (Málaga), con mi grupo de amistades que aún conservaba en aquellas tierras, descubrí, sonando a toda pastilla en el radiocasete de mi mejor amigo, el “Made in Japan” de Deep Purple. Aquello fue como una tremenda bofetada a mi cerebro que inmediatamente comenzó a reclamar más y más. Comenzó una adolescencia plagada de clásicos: AC/DC, Iron Maiden, Leño, Barón Rojo, Miguel Ríos y un largo etcétera me hicieron soñar, reír, saltar, cantar e incluso llorar. Pusieron música a esos años que tanto marcan la vida de uno con amistad, amor, desamor, estudios, rebeldía y pájaros, muchos pájaros en la cabeza, que pobre de aquel que nos los tenga. Reconozco que tuve el defecto de renegar de otros estilos y grupos. Lo duro era lo que “vestía” y lo demás había que descartarlo por principios pues las melenas, las tachuelas, la ropa negra y el ser gallito primaba sobre lo demás.

El primer amor, la facultad, la madurez que te va dando el acercarte a los 20 y luego pasarlos y la curiosidad, te hacen abrir la mente y comenzar a plantearte más vías musicales, otras maneras de expresarse. Así comencé a abrir mis gustos incluyendo pop, blues, flamenco, reggae, folk, salsa, góspel, clásica, disco y hasta algo de copla para sorpresa mía. Pero qué placer era admitir lo que cada estilo conseguía remover en mí, lo que a cada música podía extraerle. Me asombraba del tiempo perdido sin paladear toda esa fuente de sensaciones con las que hoy en día me deleito, también ya en una edad en la que poco me importa el qué dirán siempre que mi actuación sea respetuosa y correcta. Así consigo pasar de Camarón o María Jiménez a Extremoduro, de Tequila o Burning a B.B. King o Supertramp o de Bob Marley o Elvis a Sex Pistols o Johann Strauss, alcanzando con todos ellos momentos únicos que me hacen imprescindible la música para vivir o imposible vivir sin música.

No obstante, el rock (hard rock, rock urbano, heavy rock, punk rock o simplemente rocanrol) siempre ocupará el lugar privilegiado en mis preferencias, por lo que me dio, por lo que me da y por lo que estoy seguro me queda por obtener de él. No encuentro, musicalmente hablando, arte como él, aunque hoy en día está muy bien acompañado en mi cabeza por muchos más géneros.

Hace poco, de nuevo en Málaga, saboreando unas cervezas con mi buen amigo del “Made in Japan” que antes mencioné, al que considero mi padrino del rock pues posteriormente partió de él la cascada musical que me arrastró, me comentaba convencido que el rock no es un arte. Ni que decir tiene que, tras la sorpresa inicial por mi parte, se abrió un debate casi trágico por todo lo que había supuesto para ambos esa música y cómo la habíamos defendido contra viento y marea. No me cogía en la cabeza que precisamente él fuera el que estuviera afirmando eso. Supongo que sería un mal día y en breve retomaremos la inexplicable disputa, ¿o será verdad eso de que cada vez quedamos menos rockeros de los de antes? Al menos con este yo contaba y seguro que seguiré contando.

Yo, pese a quien le pese, sigo convencido de que el rock es un ARTE. De lo contrario estaríamos quitando un bocado, mayor o menor, más apreciable o más despreciable, del conjunto general que es la MÚSICA al cual pertenece. Y eso son palabras mayores, pienso.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies