Press "Enter" to skip to content

Rata contagiosa

Es de suponer que conforme pasan los días, las semanas y, probablemente aún más cuando pasen meses, el encierro obligado al que el conocido virus nos somete haga zumbar las cabezas más de lo deseado.

En Guantánamo, lugar donde los todopoderosos yanquis montaron un campo de concentración muy particular,”centro de detención para acusados de terrorismo” decían, con prisioneros presuntamente miembros de Al Quaeda, grupo terrorista responsable de la matanza del 11-S, hubo muchos de estos “ilustres hospedados” a los que se les sometió a un aislamiento total de su entorno mediante el bloqueo de sus sentidos como parte de su castigo. Así, pasaban la mayor parte del tiempo con los ojos y oídos tapados, las manos esposadas, amordazados y supongo que de alguna manera más inhibirían el olfato. Esa tortura prolongada, que te deja sin sensaciones, sin percepciones, que te anula como ser vivo, parece ser, acaba destrozando sicológicamente al que la sufre, entrando en una locura indeseable o le lleva a confesar lo que le pongan por delante, sea verdad o mentira.

En esta crisis del famoso virus es indudable el protagonismo y valentía que muchos sectores tienen para que el resto de la población pueda mantener un mínimo de calidad de vida, calidad que muchos de ellos no tienen en su día a día por su dedicación y empeño en sus respectivas labores. Todos estos colectivos mantienen un riesgo constante, mayor o menor, sobre su propia salud a costa de intentar salvaguardar la de los demás. Y gracias a ellos, no a los políticos, saldremos adelante con la inestimable colaboración de todo el que le toca quedarse confinado en casa.

Por fortuna, y lo digo con todo el orgullo que me produce, a nosotros nos toca de cerca el tener a varios familiares sanitarios, repartidos por diversas regiones de España, apretando los cojones, por decirlo mal y pronto, por sacar esta pandemia. Son un sector más de los que se involucran en esa tarea, todos iguales de importantes, pero es el que tenemos más cerca.

Cuando te cuentan las horas que se pasan en el frente de infección, con los medios que tienen para defenderse, con las situaciones personales de cada caso que les llega, las atenciones que les prestan la cuadrilla de hijos de puta de la clase política, sean rojos, verdes, azules o del color que quiera el lector añadir, las exigencias de presión por parte de dirigentes hospitalarios que jamás pisan el centro, las penurias económicas a que se ven sometidos y que tienen que tragar muchas veces con amenazas, los turnos extendidos, doblados, sin apenas descansos, cuando notas que han llorado de impotencia para tragar de nuevo sus lágrimas para seguir de nuevo en la brecha, cuando….y así podría continuar, por el estilo, con transportistas, policías, militares, dependientes y un largo etcétera que se la sigue jugando por ti, por mí, por todos.

Y luego, las horas que pueden y tocan, como todos necesitaríamos, regresan a casa a intentar descansar, despejarse, comer, ducharse, librarse de la tensión de la situación. Ellos son los primeros que toman todas las medidas para no expandir más esta primera gran plaga del siglo XXI, para no contagiar a los demás. Son conscientes de ello y por ello toman las precauciones que eviten más positivos. Sin que nadie les controle su propia salud, ni les analicen su positividad o no, ni lo piden muchas veces porque no hay medios para ellos hasta que no manifiesten signos de enfermedad. Ellos son los que se valoran constantemente sus sensaciones, su temperatura, malestar, si la tos suelta que todos tenemos es de fiar o no, sus sentidos del gusto y olfato para declararse o no aptos para seguir en la brecha. Con su propia responsabilidad mantienen que todo siga adelante.

Por todos estos detalles, no entiendo ni admito la nula empatía del cobarde malnacido que ha escrito con un espray negro sobre el lateral de un coche blanco, propiedad de una sanitaria, las palabras “RATA CONTAGIOSA”. La primera de ellas todos sabemos que hace referencia siempre a una especie animal rastrera, nauseabunda, que se mueve por todos los residuos que encuentra para alimentarse de ellos, siendo un ser vivo completamente despreciable por la mayoría de personas. Y si eso fuera poco, añade la segunda palabra, para rematar la ofensa con un adjetivo que, en los tiempos que corren, hace temblar, huir, apartar de su lado deseando su desaparición, a todo lo que sea así calificado. Todo esto hecho con premeditación, nocturnidad y alevosía, lo que da una idea de quién es el elemento del que parte el insulto.

Al igual que este bastardo hijo de puta, hay otra variante igual de “heroica” que consiste en una nota, anónima por supuesto, dejada en el buzón, puerta de su casa o portal de la persona a la que se quiere amedrentar, invitar a mudarse, o directamente echar de su vivienda por el simple hecho de realizar su trabajo en contacto o proximidad al resto de ciudadanos. En estas misivas de perturbados, pues como poco es como debe de estar el que se plantea escribir estos textos, se les conmina a no volver por esa comunidad mientras se mantenga la pandemia o siga ejerciendo en su puesto laboral por el riesgo que suponen de infección para los demás vecinos. El muy tarado egoísta estigmatiza a la persona por el simple hecho de servir a los demás mientras él está tan a gusto en su casa, cerveza en mano, los huevos en la otra, viendo los toros desde la barrera. Eso sí, pulverizando gel hidroalcohólico a tutiplén como si eso le asegurase que cuando vaya  al supermercado, saque al perro, tenga que desplazarse a una cita médica o cualquier actividad que haga de puertas para fuera, mantenga una inmunidad absoluta.

A todos estos pedazos de estiércol con patas, a los que el confinamiento prolongado les hace desvariar aún más de lo que normalmente hicieran, los metía yo una temporada en las condiciones del mencionado Guantánamo, no sin antes sacudirlos un poco para que expulsen la mierda de sus cabezas no vayan a contagiar aquello. O lo que es peor, les deseaba salud suficiente para que cada vez que en el futuro volvieran a encontrarse cara a cara con sus víctimas, tuviera que aguantar el que les miren a los ojos con orgullo de poder ir con la cabeza alta por la vida, no como ellos que siempre irán como RATAS CONTAGIOSAS.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies