Press "Enter" to skip to content

La comunicación según Grice

Nadie va a descubrir ahora que la finalidad principal del lenguaje es la comunicación. Sin embargo es importante distinguir entre lo que es comunicación y charlatanería. Para que el acto comunicativo sea completo y adecuado se tiene que regir por unas reglas. En lingüística, se habla de competencia comunicativa para referirse a la capacidad que nos permite adecuar nuestro comportamiento lingüístico y extralingüístico a una determinada situación comunicativa.

Creo que fue Chomsky el que dijo que hemos pasado de un problema de falta de información a otro de saturación de ella, el reto está ahora en ser capaz de procesar esa abundancia.

En todo lo referente a la comunicación, es decir, a la realización de la lengua, siempre me ha llamado mucho la atención lo que se llama el Principio de cooperación de Grice, del que destacan también sus implicaturas, de las cuales no nos vamos a ocupar.

Este principio de cooperación se centra en cuatro puntos: el de cantidad, cualidad, relación y modalidad.

El de cantidad se refiere a la cantidad de información. Grice nos dice que debemos intentar que nuestra contribución sea todo lo informativa que requiera el propósito del diálogo pero que no lo sea más de lo necesario.

El de cualidad consiste en intentar que la contribución a la conversación sea verdadera. Para ello se nos aconseja no decir nada que creamos falso ni algo de lo que no tengamos pruebas suficientes.

El de relación se centra en que hay que decir aquello que sea relevante, no enrollarse ni andarse por las ramas.

El de modalidad trata de que seamos claros evitando la oscuridad de la expresión, la ambigüedad, siendo breve y ordenado.

Por supuesto estos principios se incumplen en determinadas ocasiones.

Grice habla de las siguientes:

•  ?Violación encubierta, discreta y sin ostentación de una máxima?. El hablante nos está engañando o por lo menos corre el riesgo de hacerlo.

•  Supresión abierta de las máximas y del principio. El diálogo queda roto porque, probablemente, el emisor no pueda decir nada más sobre un asunto.

•  Conflicto o colisión entre el cumplimiento de las diferentes máximas que obliga a elegir una en detrimento de las demás, por ejemplo cuando alguien no puede dar toda la información requerida porque no tiene pruebas de que sea verdad.

•  Incumplimiento o violación encubierta de una de las máximas pero sujeción a las demás. El emisor coopera pero despreciando una de las máximas, por ejemplo, cuando se hace uso de la ironía.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies