Press "Enter" to skip to content

La llama de una vela

<p>Sent&iacute;a un inmenso rechazo hacia los fil&oacute;sofos, no soportaba sus dudas y mucho menos sus ansias de saber. Estaba convencido de que no eran m&aacute;s que bobos enloquecidos, v&iacute;ctimas de una enajenaci&oacute;n terriblemente contagiosa que se propagaba por culpa de los incautos. Asquerosos bichos, polillas que surg&iacute;an de la oscuridad para alimentarse de cualquier foco de luz que emitiese calor.</p>
<p>Hab&iacute;a descubierto la manera de evitarlos, pero ya nadie deseaba escapar de una epidemia que iba devorando los sentidos. Por eso lo hab&iacute;an encerrado, priv&aacute;ndolo de la libertad necesaria con la que poder demostrar la raz&oacute;n que le negaban. </p>
<p>Le dec&iacute;an que s&oacute;lo intentaban ayudarlo, pero no era tan est&uacute;pido, hab&iacute;a o&iacute;do con toda nitidez la sentencia del juez. </p>
<p><em>?Le condeno a 5 a&ntilde;os y un d&iacute;a de c&aacute;rcel…? </em></p>
<p>Despu&eacute;s, la apelaci&oacute;n cambi&oacute; la c&aacute;rcel por el hospital psiqui&aacute;trico. Pero continuaba siendo una prisi&oacute;n, lo hab&iacute;an condenado; nada de internarlo para prestarle ayuda, como aquellos animales de bata blanca se empe&ntilde;aban en explicar. No se trataba de una cura, claro que no. Viv&iacute;a encerrado entre cuatro paredes pintadas de cal, un cuchitril de ocho metros cuadrados, enmohecido y amarillento, que apestaba a sudor y ro&ntilde;a. All&iacute; dorm&iacute;a, com&iacute;a y vegetaba aislado del mundo. Salvo las habituales visitas a un retrete hediondo, sepultado por la mierda y los meos de todo un manicomio, no le permit&iacute;an salir a ninguna otra parte. Tampoco recib&iacute;a visitas, excepto la del bruto de turno, que ven&iacute;a todas las ma&ntilde;anas a inyectarle la correspondiente dosis de locura que repart&iacute;an entre los infelices del hospital. Aquel era el &uacute;nico contacto diario con las personas, el pinchazo de un inyectable que le inoculaba un l&iacute;quido que le abrasaba las nalgas. </p>
<p>Una vez al mes tambi&eacute;n ten&iacute;a revisi&oacute;n m&eacute;dica. Un viejo carcamal, que se hac&iacute;a llamar doctor, ven&iacute;a a su pocilga y se esforzaba por mantener lo que supuestamente deber&iacute;a de ser una charla amistosa. Las primeras veces que lo vio le provoc&oacute; arcadas, le causaba tal repulsa que no pod&iacute;a evitar una intensa sensaci&oacute;n de mareo. Nunca supo explicarse aquellas n&aacute;useas, puesto que la apariencia f&iacute;sica del m&eacute;dico no incitaba por s&iacute; misma semejante animadversi&oacute;n. Sin duda, los motivos habr&iacute;a que buscarlos en otro sitio; tal vez en la irritante amabilidad e infinita comprensi&oacute;n que mostraba cuando le hablaba. No soportaba aquella familiaridad, sobre todo expresada desde una situaci&oacute;n de prepotencia, lo violentaba tanta hipocres&iacute;a. En los momentos de m&aacute;s tensi&oacute;n lleg&oacute; a insultarlo directamente a la cara, pero jam&aacute;s logr&oacute; que aquel viejo psiquiatra reaccionara. Su rostro de piedra se manten&iacute;a impasible, dedic&aacute;ndole el mismo gesto de amistad, fr&iacute;a y enlatada, una y otra vez. Tampoco era capaz de entrever en la voz se&ntilde;al alguna que delatara las emociones del galeno. </p>
<p>A pesar de todo, poco a poco, se fue dando cuenta de que aquel cuerpo sin alma era la &uacute;nica puerta que ten&iacute;a para alcanzar la libertad. Con el paso de los d&iacute;as su actitud evolucion&oacute; hacia una conducta m&aacute;s pac&iacute;fica y amistosa. El rechazo inicial a la visita del m&eacute;dico se fue transformando en un encuentro cada vez m&aacute;s agradable, tanto que ya esperaba con impaciencia los d&iacute;as de luna nueva. Jornadas que hab&iacute;an acordado mutuamente para continuar con sus charlas de cada mes. </p>
<p>Agradec&iacute;a la confianza que el m&eacute;dico deposit&oacute; en &eacute;l, intentaba portarse lo mejor posible, esforz&aacute;ndose por mantenerla. Su bienestar en aquel lugar hab&iacute;a ido mejorando gracias a la comprensi&oacute;n y generosidad con que lo estaba tratando. Un atisbo de esperanza surgi&oacute; dentro de s&iacute; cuando descubri&oacute; que la ayuda ofrecida por el anciano era sincera. </p>
<p>En aquellas charlas mensuales hab&iacute;an hablado de casi todo, pero m&aacute;s que nada, del motivo por el que estaba ingresado en el hospital, de su necesidad de provocar grandes incendios en las noches oscuras y sin luna, de la condena que le hab&iacute;an impuesto por pir&oacute;mano. Fue en una de ellas donde dijo que no soportaba que encerraran el fuego en una botella de cristal. El fuego, aparte de alumbrar en la noche, tambi&eacute;n asustaba y alejaba a las bestias y alima&ntilde;as. Raz&oacute;n por la que cre&iacute;a que no se deb&iacute;a de iluminar la oscuridad sin una hoguera con la que protegerse. Aquel mismo d&iacute;a le retiraron la bombilla de la habitaci&oacute;n y la noche lo escondi&oacute; en la m&aacute;s absoluta negrura. </p>
<p>En ese momento fue cuando comprendi&oacute; que el m&eacute;dico lo escuchaba, cuando not&oacute; dentro de s&iacute; el primer chispazo de luz que iluminaba el t&uacute;nel de su condena. A los primeros indicios de comunicaci&oacute;n y comprensi&oacute;n entre ellos, siguieron otros cada vez m&aacute;s evidentes y esperanzadores. </p>
<p>De la primera habitaci&oacute;n, cerrada y sin un m&iacute;sero ventanuco, no mucho m&aacute;s larga que el ancho de un pasillo, lo cambiaron a la actual. &Eacute;sta, a pesar de que continuaba siendo una pocilga, se pod&iacute;a considerar una suite si se comparaba con la anterior. La raz&oacute;n principal del cambio, seg&uacute;n le dijeron, fue la falta de luz. Sin bombilla, su primer cuarto parec&iacute;a el corredor del infierno, no era extra&ntilde;o que se asustaran todos los que necesitaban ir all&iacute;. </p>
<p>Eso le permiti&oacute; disponer de una ventana, con cristales trasparentes en sus dos hojas, que las pod&iacute;a abrir de par en par. Un verdadero tesoro. Y lo m&aacute;s importante, era una ventana sin trampas, sin verjas, ni la sombra de un s&oacute;lo barrote cuestionaba su confianza. En lo m&aacute;s profundo de aquel viejo carcamal, por muy impenetrable que fuera su rostro, hab&iacute;a indicios de afecto, de sentimientos, de un coraz&oacute;n que reconoc&iacute;a la sabidur&iacute;a de sus actos incendiarios. </p>
<p>Su bienestar hab&iacute;a ido mejorando gracias al ventanal y al psiquiatra que lo atend&iacute;a. El d&iacute;a y la noche se asomaban a su cuarto, consigo tra&iacute;an las vistas, los aromas y bullicios del exterior. Un r&iacute;o cercano le dejaba rumores a su paso. Los animales sin cadenas le transmit&iacute;an su libertad. El sol y la lluvia, por s&iacute; solos, ya supon&iacute;an la mayor de las fortunas. Fuese privilegio, o necesidad, eso le daba lo mismo; el contacto con la vida, aunque s&oacute;lo fuera a trav&eacute;s de un agujero, le resultaba imprescindible. Pero, de todos, el tesoro m&aacute;s apreciado, era la vela que el m&eacute;dico hab&iacute;a accedido a traerle el d&iacute;a de la visita. Desde entonces, todas las noches de luna nueva abr&iacute;a la ventana y dejaba una vela encendida para cazar a los fil&oacute;sofos que se disfrazaban de polillas.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies