Press "Enter" to skip to content

Break on through The Doors

<p align=»right»>You could say it’s an accident that I was ideally suited for the work I am doing. It’s the feeling of a bowstring being pulled back for 22 years and suddenly being let go. </p>
<p align=»right»>Se podr&iacute;a decir que es casual que encaje perfectamente en el trabajo que hago. Es como sentir una cuerda de arco tensada durante veintid&oacute;s a&ntilde;os y soltada de repente. </p>
<p align=»right»>Jim Morrison </p>
<p><center><img src=»img/hemeroteca/200602doors/doors01.JPG» width=»352″ height=»240″ hspace=»10″ vspace=»10″></center><p><p/>&quot;All of our songs are about love, death, and travel?, dec&iacute;a Jim Morrison, y m&aacute;s de uno habr&aacute; amado con The Doors, querido morir dram&aacute;ticamente joven como &eacute;l, y viajado mucho, de una manera u otra. La obra de The Doors es una de las m&aacute;s importantes del rock de los 60 por su sentido rompedor, inventivo, y su trascendencia a lo largo de los a&ntilde;os hasta nuestros d&iacute;as, aparte de estar acompa&ntilde;ada de un halo de pol&eacute;mica y misterio, sobre todo por Jim Morrison, sus problemas con la justicia, las drogas, y su muerte, misteriosa seg&uacute;n algunos que incluso dudan de ella como dudan otros de la de Elvis. Se convirtieron en el primer grupo americano en conseguir ocho discos de oro consecutivos. En cualquier caso no podemos basarnos en la pol&eacute;mica para explicar el hechizo de The Doors sobre la audiencia: hoy d&iacute;a seguimos escuchando sus discos, fascin&aacute;ndonos, sin verlos en la secci&oacute;n de sucesos ni en los escenarios. Sus canciones han adquirido tal importancia que convivimos con ellas casi sin darnos cuenta, cualquiera reconocer&iacute;a haber escuchado, sin saberlo, canciones como <em>The end </em> (The doors, 1967) o <em>Love me two times </em> (Strange days, 1967). </p>
<h3>THE DOORS</h3>
<p>En 1965, en California, Jim Morrison empez&oacute; a cantar sus propios versos junto a Ray Manzarek, un teclista adoctrinado por los sonidos m&aacute;s selectos de la m&uacute;sica de la primera mitad del siglo XX, Robby Krieger, guitarra de influencias flamenco y folk, y John Densmore como percusionista. Su primer concierto no tuvo nada de extra&ntilde;o: no hubo p&uacute;blico. En unos comienzos dif&iacute;ciles como los de todas las bandas, el t&iacute;mido Jim Morrison se iba desatando en el escenario. Desde un principio sus letras se adelantan a la mentalidad de la &eacute;poca y su puesta en escena resulta escandalosa. </p>
<div align=»center»><img src=»img/hemeroteca/200602doors/doors02.JPG» width=»512″ height=»384″ align=»middle»>
</div>
<p align=»justify»><br>
Consiguen finalmente fichar por una peque&ntilde;a discogr&aacute;fica, Elektra Records, y en enero de 1967 The Doors graban su primer &aacute;lbum, hom&oacute;nimo, que se abr&iacute;a nada menos que con <em>Break on through (to the other side), </em>y contaba con joyas como <em>Alabama Song </em> o el tema que los catapult&oacute; a la fama: <em>Light my fire </em>. Como temas recurrentes, las drogas y el sexo llenaban los textos acompa&ntilde;ados por una m&uacute;sica igualmente carnal y narc&oacute;tica conseguida a trav&eacute;s de guitarras psicod&eacute;licas, teclados hipn&oacute;ticos y ritmos magistralmente medidos que manejaban perfectamente la intensidad de la canci&oacute;n. Las letras tuvieron que pasar la criba de la censura, impuesta por una sociedad que no entend&iacute;a una libertad de expresi&oacute;n tan expl&iacute;cita como la de The Doors. El disco se cerraba con la archiconocida <em>The End </em>, un tema que da rienda suelta al tema de la emancipaci&oacute;n parental de Morrison ?cuyas relaciones familiares eran nulas y traum&aacute;ticas- a trav&eacute;s de un texto duro, pol&eacute;mico, en el que declara la intenci&oacute;n de matar a su padre y de follarse a su madre (? <em>Father, yes son, I want to kill you / Mother…I want to…fuck you </em>?). </p>
<p align=»justify»>Jim Morrison hac&iacute;a del directo algo espectacular. Se mov&iacute;a enloquecido, recitaba y proclamaba el cl&aacute;sico lema de ?sexo, drogas y rock and roll?. Siempre en actitud de oposici&oacute;n a la autoridad escribi&oacute;: ?<em>Siempre me han atra&iacute;do las ideas que iban de rebeli&oacute;n contra la autoridad. Me gusta la idea de romper con todo o estar por encima del orden establecido. Me interesa cualquier cosa que tenga que ver con revueltas, desorden, caos (especialmente las actividades sin un porqu&eacute;). Me parece el camino hacia la libertad, la revuelta externa es una manera de acercarse a la libertad interior. M&aacute;s que empezar desde dentro, empiezo fuera, alcanzo lo mental a trav&eacute;s de lo f&iacute;sico&quot;. </em> A lo largo de toda su carrera los directos de The Doors mutaban sobre cada escenario, recre&aacute;ndose en largas improvisaciones y en los textos que se censuraron en el estudio. As&iacute;, Ray Manzarek declar&oacute; que jam&aacute;s tocaron <em>The end </em> igual dos veces. </p>
<p align=»justify»><img src=»img/hemeroteca/200602doors/doors03.JPG» width=»352″ height=»240″ hspace=»10″ vspace=»10″ align=»left»>En una aparici&oacute;n en televisi&oacute;n, la primera de varias acordadas en el Ed Sullivan’s Show, se les pidi&oacute; que cambiaran el verso de <em>Light my fire </em>que rezaba <em>?Baby, we could get much higher? </em>(Nena, podemos colocarnos mucho m&aacute;s) por <em> ?Baby, we could get much better? </em>(Nena, podemos estar mejor). Accedieron, pero una vez en el escenario del programa, emiti&eacute;ndose en directo, Morrison cant&oacute; los versos originales, con el consecuente cabreo de Ed Sullivan, y jam&aacute;s volvieron al programa. Morrison declar&oacute; haber olvidado cambiar el verso a causa de los nervios. </p>
<h3 align=»justify»>STRANGE DAYS </h3>
<p align=»justify»>Unos meses despu&eacute;s, en noviembre de 1967, con algunos temas que se descartaron para el primer largo y otros compuestos en el estudio, editan Strange Days. Las cosas han cambiado para entonces. La banda ahora est&aacute; sometida a la presi&oacute;n comercial. Se les recomienda ser m&aacute;s est&aacute;ticos en directo, pero siguen improvisando y temas como <em>The end </em> o <em>When the music’s over </em>evolucionar&iacute;an a lo largo de toda su carrera. El primer single fue <em>Strange Days </em>, una obra maestra para la cr&iacute;tica que no lleg&oacute; a cuajar entre el gran p&uacute;blico, no como el segundo single, <em>Love me two times </em>, que ten&iacute;a un ritmo blues pegadizo y un estribillo mel&oacute;dico. La gira esta vez les sac&oacute; de California para llevarles por todo Estados Unidos. Morrison fue detenido el concierto de New Heaven (Conneticut) bajo los cargos de lenguaje pervertido y resistencia a la autoridad, falsos ambos, y sali&oacute; en libertad a cambio de una multa de $1500. </p>
<h3 align=»justify»>WAITING FOR THE SUN </h3>
<p align=»justify»><img src=»img/hemeroteca/200602doors/doorsus.jpg» width=»320″ height=»240″ hspace=»10″ vspace=»10″ align=»right»>En julio de 1968 se lanza Waiting for the sun, con temas m&aacute;s implicados socialmente y una mayor complejidad en cuanto estructura y arreglos, ahora tambi&eacute;n latinos y europeos. <em>Unknown Soldier</em>, single de anticipo, lleg&oacute; en plena invasi&oacute;n de Vietnam para contribuir al movimiento pacifista del rock. Entonces las televisiones empezaban a emitir clips musicales, por lo que se grab&oacute; uno en el que Morrison era fusilado y mor&iacute;a manando sangre por la boca, escena que recreaban tambi&eacute;n en el directo. El disco empezaba con <em>Hello, I love you </em>, tema que los llev&oacute; a los tribunales ?a perder- por plagio ante Ray Davies de The Kinks. El segundo tema era el mel&oacute;dico <em>Love Street. </em></p>
<p align=»justify»> La grabaci&oacute;n fue complicada. La banda tuvo que contratar a Bobby Neuwirth para que siguiera a Jim Morrison a todas partes y evitara que su borrachera llegara a l&iacute;mites que le impidieran trabajar. Los conciertos pod&iacute;an terminar f&aacute;cilmente en bronca. Morrison provocaba en el escenario y su comportamiento heterodoxo crec&iacute;a exponencialmente, culminando muchas noches con altercados provocados por su ebriedad e intervenciones policiales. Creci&oacute; la fama de The Doors, a la vez que decay&oacute; su reconocimiento art&iacute;stico. El &eacute;xito de <em>Unknown Soldier </em> les llev&oacute; a grabar varios directos y backstages con nos compa&ntilde;eros de cine de la universidad de UCLA. Salieron de gira por Europa, y al terminar esta por los abusos de Morrison con el alcohol y el hach&iacute;s, la voz del grupo se qued&oacute; en Londres. All&iacute; conoci&oacute; al poeta Michael MacClure, quien le anim&oacute; a recopilar sus poemas en lo que se convertir&iacute;a en el libro The new creatures. </p>
<p align=»justify»>Por esta &eacute;poca tuvo lugar la detenci&oacute;n m&aacute;s sonada de Jim Morrison. El 1 de Marzo de 1969, en Florida, entre uno de sus interludios, Morrison se masturb&oacute; ?o eso dijeron las fuerzas de la ley-. El revuelo le llev&oacute; en noviembre a un juicio por comportamiento lascivo y lujurioso entre otras faltas. </p>
<h3 align=»justify»>THE SOFT PARADE </h3>
<p align=»justify»><img src=»img/hemeroteca/200602doors/soft.jpg» width=»280″ height=»274″ hspace=»10″ vspace=»10″ align=»left»>Un programa de televisi&oacute;n fue testigo de la presentaci&oacute;n de The soft parade [1969]. El primer single, <em>Tell all the people </em>, ten&iacute;a el acompa&ntilde;amiento, por primera vez, de una secci&oacute;n de vientos. La presentaci&oacute;n de &eacute;ste &aacute;lbum la cerraron con el dif&iacute;cil tema <em>The soft parade </em>. La desinhibici&oacute;n de The Doors no era s&oacute;lo moral, sino musical. Sus discos eran cada vez m&aacute;s controvertidos, experimentales, y amplios en cuanto a sonido. El segundo single, <em>Touch me </em>, de Krieger, fue n&uacute;mero uno indiscutible. Ampliaba a&uacute;n m&aacute;s los registros del grupo. The Doors se hab&iacute;an reconvertido integrando en su m&uacute;sica elementos de blues, soul, jazz y otros sonidos, tanto europeos como orientales. Dicen que este fue el disco m&aacute;s flojo de The Doors y, efectivamente, sus temas son de los m&aacute;s blandos, pero no deja de ser un paso m&aacute;s en la evoluci&oacute;n, siempre creciente, de la banda y una gran composici&oacute;n venida de fusiones de instrumentos que no hab&iacute;an jam&aacute;s aparecido en su carrera. Tan innovador en lo que a Doors se refiere fue el disco que comercialmente fue un fracaso. </p>
<p>La presi&oacute;n de la discogr&aacute;fica ?muy bien soportada, por cierto, por la creatividad de la banda- trajo en febrero de 1970 la edici&oacute;n de Morrison Hotel, t&iacute;tulo inspirado en el hotel que aparec&iacute;a en la foto de portada del disco. La banda vuelve a la instrumentaci&oacute;n de una banda de rock b&aacute;sica y recupera los adeptos perdidos en The soft parade. El disco se abre con una contundente <em>Roadhouse Blues </em> en la que las guitarras acaparan protagonismo tanto r&iacute;tmico como mel&oacute;dico en un solo en el que dialogan con una arm&oacute;nica. </p>
<p>A la vez, Jim Morrison hac&iacute;a pinitos en el mundo del cine, incluso lleg&oacute; a esbozar un gui&oacute;n con Michael MacClure y a recibir numerosas ofertas de Hollywood que no llegaron a cuajar, bien por parte de Morrison, bien por aversi&oacute;n de las productoras a causa del alcoholismo del cantante. El amago de evoluci&oacute;n de su carrera en solitario se dio tambi&eacute;n en lo musical: diversos ejecutivos hicieron ofertas a Morrison para abandonar The Doors e iniciar una carrera como solista. Rechaz&oacute; todas las ofertas, pese a lo cuantiosas que eran. </p>
<p><img src=»img/hemeroteca/200602doors/doors4.JPG» width=»248″ height=»202″ hspace=»10″ vspace=»10″ align=»left»>Los hechos se precipitaban. Cargos de exhibicionismo y comportamiento lascivo amenazaban con enviar a Morrison a la c&aacute;rcel, situaci&oacute;n en la que manifest&oacute; querer que The Doors continuaran como tr&iacute;o instrumental ?interesante proyecto-. En lo personal su situaci&oacute;n tambi&eacute;n era inestable. El cuarteto atravesaba momentos dif&iacute;ciles, con las ofertas de directo a la baja y el cantante sin disposici&oacute;n de entrar al estudio. </p>
<p>Una recopilaci&oacute;n de las actuaciones realizadas durante la primera mitad de 1970 sali&oacute; en julio en un disco doble bajo el nombre de <em>Absolutely Live. </em> Inclu&iacute;a varios temas in&eacute;ditos y mostraba a un Morrison groseramente descontento ?en su estilo- por la confusi&oacute;n de rock e industria. El disco fue un fiasco comercial, pese a la opini&oacute;n del cantante de que representaba la fuerza del directo de The Doors. Aquel a&ntilde;o Morrison grab&oacute; una serie de poemas en el estudio, parte de los cuales se incluir&iacute;an en An american prayer [1978]. </p>
<h3>L.A. WOMAN </h3>
<p>A principios de 1971 empezaron a trabajar sobre nuevas composiciones. La banda estaba unida ya por motivos meramente profesionales, habiendo desaparecido los lazos de amistad. Paul Rotchild, su productor, descontento tanto con el anterior directo editado como con las nuevas composiciones de la banda, se neg&oacute; a producir el nuevo disco. De esta tarea se encargaron los propios Doors junto con Bruce Botnick, el t&eacute;cnico de sonido. </p>
<p>El resultado se llam&oacute; L.A. Woman, y sali&oacute; en abril. The Doors sonaban a blues m&aacute;s que nunca. En el disco se inclu&iacute;an canciones m&iacute;ticas que ahora todos recordamos: <em>Riders on the storm </em>, <em>Love her madly </em>, <em>Hyacinth house </em>, o el tema que da nombre al disco. La banda se despidi&oacute; amistosamente despu&eacute;s de la grabaci&oacute;n, durante la que su relaci&oacute;n se hab&iacute;a deteriorado hasta el punto de pasar sesiones de grabaci&oacute;n sin hablarse. El disco fue un gran negocio, el cl&iacute;max de la carrera de The Doors como cuarteto. </p>
<h3>THE END </h3>
<p><img src=»img/hemeroteca/200602doors/morrisonlion.jpg» width=»180″ height=»179″ hspace=»12″ vspace=»12″ align=»right»>Tras grabar L.A. Woman, Morrison se fue a Par&iacute;s con su novia, Pamela, a escribir poes&iacute;a. La noche del dos al tres de julio, falto de concentraci&oacute;n para escribir, la pas&oacute; escuchando viejos discos de The Doors y tosiendo. De madrugada se despert&oacute; varias veces vomitando sangre y se levant&oacute; para tomar un ba&ntilde;o caliente. A la ma&ntilde;ana siguiente lo encontraron en la ba&ntilde;era sangrando por la nariz, medio sumergido y muerto. La causa oficial fue un paro card&iacute;aco, provocado quiz&aacute;s por la mezcla de alcohol y medicaci&oacute;n para el asma que tomaba. Le enterraron en Par&iacute;s. Dicen las malas lenguas que aquella noche hubo grandes cantidades de hero&iacute;na de por medio, pudiendo estas haber sido administrado conscientemente por Pamela. El misterio ante la muerte de un personaje p&uacute;blico est&aacute; servido, incluso algunos dudan de su fallecimiento. Rom&aacute;nticos relatos su muerte aseguran que muri&oacute; escuchando aquello de ? <em>This is the end, beautiful friend, the end? </em>. Como todas las grandes estrellas de la &eacute;poca, Morrison muri&oacute; en unas circunstancias que algunos aprovechan para crear misterio y engrandecer as&iacute;, quiz&aacute;s, su leyenda, por otro lado vasta de por s&iacute;, recordemos, gracias a The Doors, que eran cuatro, y no uno. </p>
<p>Pese a todo, Jim Morrison era en s&iacute; una gran herramienta de marketing, y muerto no lo fue menos. Desde su muerte no se han dejado de editar recopilatorios de The Doors o grabaciones in&eacute;ditas. Cada 3 de julio el peregrinaje de fans rodea su tumba. </p>
<p>The Doors continuaron su carrera sin Morrison. Editaron dos discos despu&eacute;s de la su muerte que fracasaron estrepitosamente. Manzarek se dedic&oacute; a la producci&oacute;n, abandonada hace unos a&ntilde;os para tocar en un club de jazz. Krieger y Densmore toca espor&aacute;dicamente. Los tres se han juntado en diversas ocasiones para realizar directos ocasionales con otros cantantes. Sus discos en solitario tampoco han tenido gran repercusi&oacute;n.</p>
<h3><strong>DISCOGRAF&Iacute;A </strong></h3>
<p>1967 THE DOORS <br>
1967 STRANGE DAYS <br>
1968 WAITING FOR THE SUN <br>
1969 THE SOFT PARADE <br>
1970 MORRISON HOTEL <br>
1971 L .A. WOMAN <br>
1978 AN AMERICAN PRAYER <br>
1985 BEST OF THE DOORS <br>
1991 IN CONCERT </p>

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies