Press "Enter" to skip to content

Entre lloviznas

En el centro de la ciudad las gotas de lluvia han anunciado que nuestra vida no sería igual.  Hemos recorrido las clínicas que acabarían con el problema  que se teje en mis entrañas y angustia a Nicolás, que no soporta la posibilidad de que acabe nuestra vida bohemia entre llantos, teteros, y pañales. En la camilla de ese malhumorado doctor he abierto mis piernas y mis lágrimas no han cesado, sus manos frías sacaron una continuidad de nosotros y esfumaron el amor que le tenía a Nicolás.

Entre una hemorragia pasiva que invade mis piernas y la palidez de mi rostro, decidí irme de casa. Nicolás me ha pedido que no lo haga; nuestra vida sería entre el alcohol, las esculturas y los versos de Neruda, pero ya no deseo eso.  Le explico que con la partida de nuestro hijo se ha ido toda posibilidad de amor. Él esta desconcertado, se revienta de ira  y dolor, aceptando mi decisión.

Pasaron cuatro años entre lloviznas, Antonio y yo tendremos gemelos que alegrado mi frágil corazón.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies