Press "Enter" to skip to content

Rosas en la ventana y Eva no regresó a Berlín

Rosas en la ventana

Heladas mañanas,
robaron los cantos de tu corazón
de mi cama.

El café,
los dulces,
los libros,
se cerraron con tu ausencia.

El llanto de mis ojos,
juga con las rosas en la ventana
que dejó el perfume de tu amor.

Eva no regresó a Berlín

Han pasado catorce años, y los cuadros de Eva desnuda siguen acompañando el balcón de Ignacio. Eva, era ese dulce sueño de verano que conoció una tarde de invierno en la estación de Tokio. Su cara angelical, sus labios rosa, y su piel morena, llenaban su corazón de alegría, esa que jamás volvería a su ventana. La última noche, que hicieron el amor no dejo de pintar su bello cuerpo como en los días del ayer. Ella prometió que regresaría en el otoño a Berlín, y no volvió, destrozo su corazón.

Imagen de cabecera Mabel Amber

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies