Press "Enter" to skip to content

«Guinness world records»: algo más que un libro

Casi todo lo medible y cuantificable se puede superar, y casi todo lo superado puede ser oficialmente inscrito en el famoso Libro Guinness de los Récords.  

Este  libro es una obra de referencia, es decir, que proporciona una información inmediata y puntual, suficiente y autónoma para el usuario, y se publica de forma anual, convirtiéndose en la principal autoridad internacional en la constatación de récords mundiales, tanto en logros humanos como del mundo natural.

Al mismo tiempo, constituye un récord en sí mismo, al ser el libro más vendido con derechos de autor y, también, es uno de los libros más robados de las bibliotecas de los EE.UU.

La primera edición se publicó el 27 de agosto de 1955 y, en esas misma Navidades, fue el libro más vendido del Reino Unido.

Registros que van desde el levantamiento de pesas, hasta la planta más venenosa, pasando por el bocadillo más grande, los retos literarios no han sido una excepción: la biblioteca más grande del mundo, el escritor con más ventas o la librería más antigua son solo algunos de los registros en cuanto a literatura se refiere.

Recuerdo haber tenido, hace años, una colección de cuentos en miniatura. Cuando iba de visita a casa de mis abuelos, mi abuelo me los compraba en un pequeño puesto de caramelos que había cerca de su casa. Todas las semanas me regalaba uno diferente: el Patio Feo, Los tres cerditos… Me pasaba horas intentando leer aquellos mini cuentos de imágenes coloridas, hasta que se rompían de tanto pasar las páginas. Si ya resulta pequeño un libro así, imaginaos cómo es el libro más pequeño del mundo: Teeny Ted from Tirnip Town, que mide 70 x 100 micrómetros y solo puede leerse con un microscopio electrónico. Sería como estar observando un microorganismo.

Por el contrario, el libro más grande publicado es una edición de “El Principito”de 2 x 3 metros abierto; desde luego, nada práctico para leer en el autobús.

El autor más traducido en el mismo libro es Antoine de Saint-Exúpery,  con “El Principito”, traducido, nada más y nada menos que a 282 idiomas y dialectos desde su año de publicación en 1943.

Si pensamos en los títulos de los libros publicados, ¿cuántas palabras pueden tener como máximo? ¿Seis? ¿Siete? ¿Ocho? Pues bien, el título más largo de un libro contiene 3.777 palabras (26.021 caracteres). Os diría cuál es, pero entonces necesitaría cinco artículos y cinco semanas, y para entonces será ya Navidad y estaremos a otras cosas. Difícil de imaginar, ¿verdad?

Nos marchamos hasta Lisboa, Portugal, a la Librería Bertrand. ¿Y qué tiene de especial esta librería? Abierta desde 1732, es la más antigua en funcionamiento. Preciosas estanterías de madera con solera, dispone de seis salas cuyas estanterías guardan un espacio con las obras de sus padrinos: Aquilino Ribeiro, José Saramago, José María Eca de Queirós, Almada Negreiros, Alexandre Herculano y Sophia de Mello Breyne. La cantidad de público que habrá recorrido sus instalaciones desde entonces. Si tenéis oportunidad de visitarla, merecerá la pena, os lo aseguro.

Hoy en día, con los dispositivos electrónicos que nos permiten llevar varios libros sin ocupar espacio, el marcapáginas de papel ha visto reducida su presencia. Reconozco que soy un desastre, porque acabo perdiendo la mayoría de los separadores que acompañan a los libros y que sólo conservo unos pocos especiales. La mayor colección de marcapáginas pertenece a Frank Divendal, con 103.009 marcapáginas diferentes de todo el mundo.

La biblioteca más grande del mundo, medida por el número de artículos, es la Biblioteca del Congreso de los EE.UU, con sede en Washington, fundada en 1800 y distribuida en tres edificios, contiene: 70 millones de manuscritos, más de 7 millones de partituras, 14 millones de fotografías, 162 millones de artículos, 38 millones de libros y 838 millas de estanterías (más de 1.300 Km) y más de 3.000 empleados. ¡Impresionante! ¿Cuánto tiempo haría falta para recorrer a pie esos km?

Mientras que la inmensa mayoría de escritores soñamos con poder “sobrevivir” con la escritura, solo unos cuantos privilegiados han conseguido vivir de ella, o por lo menos conseguir una cantidad de ventas más que jugosa. Así, J. K.  Rowling es la primera autora en recaudar más de 1.000 millones de dólares por sus novelas. La saga de Harry Potter ha vendido cerca de 400 millones de ejemplares en todo el mundo.

Si quieres conocer más Récords Guiness, solo tienes que sumergirte entre las páginas de este libro, o, formar parte de él, ¿quién sabe? Yo, por el momento, estoy en ello.

… Allí donde las palabras cuentan una historia, donde las historias cobran vida.

Hasta la próxima.

 

 

 

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies