Press "Enter" to skip to content

El IRA y la ETA

<p> A d&iacute;a de hoy, Espa&ntilde;a est&aacute; viviendo un momento muy delicado en relaci&oacute;n con el terrorismo de ETA y, en general, con el nacionalismo (podr&iacute;a haber optado por decir &ldquo;delirio nacionalista&rdquo;, pero creo que ese matiz se encuentra ya impl&iacute;cito en la carga sem&aacute;ntica de la palabra: todo nacionalismo es en s&iacute; delirante). <br>
La estrategia actual de los partidos pol&iacute;ticos, basada en la aniquilaci&oacute;n sin tapujos del adversario y del propio sentido de Estado, tiende a confundir a los ciudadanos, y el desconocimiento de acontecimientos que por su proximidad hist&oacute;rica no nos son del todo n&iacute;tidos, nos lleva muchas veces a posicionarnos ideol&oacute;gicamente sin un fundamento verdaderamente s&oacute;lido e inteligente frente a cuestiones p&uacute;blicas de gran calado. &nbsp;&nbsp;&nbsp; <br>
No es la equidistancia respecto de las actuaciones pol&iacute;ticas, sino la inteligencia y la raz&oacute;n lo que ha de llevarnos a apoyar una u otra argumentaci&oacute;n, sin necesidad de estar continuamente defini&eacute;ndonos por nuestra afinidad con la izquierda o la derecha. Al fin y al cabo, cuando se prescinde del juicio cr&iacute;tico y del escepticismo lo que queda es, precisamente, el prejuicio, la mera adhesi&oacute;n dogm&aacute;tica. Por eso conviene recelar de quienes alaban a un partido pol&iacute;tico, a sus dirigentes o sus ideas, sin cuestionar jam&aacute;s sus postulados.<br>
&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; <br>
Recientemente, en el contexto afable y desenfadado de una discusi&oacute;n en un bar de barrio, uno de los contertulios plante&oacute;, no sin cierta confusi&oacute;n, por qu&eacute; raz&oacute;n no se puede negociar en Espa&ntilde;a con los terroristas de ETA de la misma forma que el gobierno brit&aacute;nico lo hizo con el grupo terrorista IRA, en Irlanda del Norte. De inmediato alguien advirti&oacute; que las diferencias entre un caso y otro eran abismales, que no se pod&iacute;an hacer paralelismos, pero las preguntas se suced&iacute;an y nadie sab&iacute;a dar una respuesta certera a la cuesti&oacute;n.<br>
Por eso, me ha parecido oportuno indagar en el asunto y demostrar que las diferencias entre la situaci&oacute;n con respecto al IRA y la ETA son bastante claras:<br>
-En primer lugar, Inglaterra invadi&oacute; colonialmente Irlanda en el siglo XVI, imponiendo una clase dominante completamente separada de la poblaci&oacute;n local, y separada cultural, religiosa y hasta f&iacute;sicamente de ella.<br>
-La segunda, en 1916 estall&oacute; una guerra de independencia en Irlanda, con mucha violencia por ambas partes, que concluy&oacute; con el establecimiento de la Rep&uacute;blica en la mayor parte de la isla y con la permanencia bajo dominio brit&aacute;nico de la parte del norte. Nada parecido sucedi&oacute; nunca en el Pa&iacute;s Vasco.<br>
-Tercera: en Irlanda del norte el dominio de protestantes de origen brit&aacute;nico sobre cat&oacute;licos irlandeses sigui&oacute; siendo muy grande.<br>
-Cuarta: la regi&oacute;n nunca tuvo ninguna autonom&iacute;a.<br>
-Quinta: el ej&eacute;rcito brit&aacute;nico estaba (y est&aacute; desplegado todav&iacute;a) en Irlanda del Norte, y ha llevado a cabo la lucha contra el terrorismo, con legislaci&oacute;n especial, etc. Algo que ser&iacute;a impensable en un pa&iacute;s como Espa&ntilde;a, en que el ej&eacute;rcito es un anatema que estigmatiza a todo el que defiende su mera existencia (ni para qu&eacute; decir su reforzamiento). Una prueba m&aacute;s de que en Espa&ntilde;a somos absurdamente hipercr&iacute;ticos con todo lo espa&ntilde;ol, mientras que tendemos a idealizar a los pa&iacute;ses de nuestro entorno.<br>
Pero lo m&aacute;s importante es que los acuerdos llamados de <em>Stormont</em>, clave del proceso de paz, que aqu&iacute; se ponen como modelo, no tienen ning&uacute;n paralelismo, porque ni reconocen el derecho a la unificaci&oacute;n del norte con el resto de Irlanda (raz&oacute;n de la existencia del IRA) ni menos todav&iacute;a dan a la regi&oacute;n una autonom&iacute;a comparable a la que tiene el Pa&iacute;s Vasco. El parlamento de <em>Stormont</em> (auton&oacute;mico, para entendernos) tiene tan pocas facultades que el gobierno brit&aacute;nico lo puede suspender a voluntad. El resultado es que el IRA, al ser derrotado, ha entregado las armas a cambio de algunas ventajas penitenciarias, y de esa autonom&iacute;a limitada, que ni de lejos se parece a la que disfruta el Pa&iacute;s Vasco.</p>

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies