Press "Enter" to skip to content

Esta noche tú no mueres

<p>En la comisura de mis pesta&ntilde;as dejaste olvidado un pelda&ntilde;o de tus ojos, y hoy, sigilosa, camino bordeando tus pupilas, recogiendo los gajos de tu &uacute;ltima mirada.<br>
Las manos de la tierra recortadas sobre el recuerdo lloran incansables en esta noche empedrada. Ni el mediod&iacute;a de tu cuerpo, ni la arboleda de tu sangre, ni el color de tus silencios se le clavan en el vientre.<br>
Esta noche t&uacute; no mueres porque yo te sostengo con el agua de mis palabras, y te purifico entre las ramas de mi infancia, y enhebro cantos en las vetas de aquel &aacute;rbol, y suelto esquinas en las flores de tus dedos.<br>
Es que t&uacute; me llueves en el per&iacute;metro de mis llagas y te vuelves templo de mis horas desterradas y entornas tu voz en el hueco de mis pasos y te callas, oasis, en la arena de mis nostalgias.<br>
Esta noche t&uacute; no mueres porque yo te arrullo con mis rondas de febrero y te acomodo golondrinas en el manto de tu despedida y encadeno el pastizal donde acunas hoy tus huesos.<br>
Es que t&uacute; me atardeces con las hojas de un oto&ntilde;o y te vuelves nave encallada entre mis ruegos, y de pronto un valle se columpia entre tus brazos y florecen campos de tus manos enterradas, y una rosa me sorprende con su voz amarillenta murmur&aacute;ndole a mis ojos, del color de las espinas, que esta noche t&uacute; no mueres… amaneces desde el tiempo.</p>

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies