Press "Enter" to skip to content

La ortografí­a de la hache

La hache es una de las consonantes que más dolores de cabeza nos suele dar cuando estamos aprendiendo a escribrir e, incluso, cuando ya supuestamente lo hemos hecho. Uno de las expresiones que nos presagiaron que la vida nunca iba a ser fácil es la del maestro cuando decía algo así como “¡Con hache intercalada!” y uno, en un alarde de intuición, pues ni bien sabía lo que era eso de intercalada, colocaba una hache por mitad de la palabra al más puro estilo quinielístico.
La hache es una consonante muda, pobrecita ella, que ha ido perdiendo la aspiración en español. Esto nos lleva a problemas ya no sólo en el aprendizaje de las grafías sino en el plano léxico ya que su presencia nos ayuda a distinguir homófonos –que tienen el mismo sonido- como hojear y ojear o hecho mierda y echo mierda.
Todos los derivados del verbo hacer llevan a la mudita como predecesora, al igual que los de haber (si luego dicen “haiga” quítenle la hache también), hablar, hallar (encontrar) y habitar.
Además de algunas interjecciones como ¡hala!, generalmente las palabras que comienzan por herm- (hermano), hern- (hernia de disco –el disco lo pongo yo-), histo- (historia), hog- (hogar), holg- (holguero), hosp- (hospital) y hum- (humo). También los compuestos y derivados de las que llevan esta letra (superhombre) y las que comienzan por los elementos compositivos hecto-, helio-, hema- (hemato-, hemo-), hemi-, hepta-, hetero-, hidra- (hidro-), higro-, hiper-, hipo-, holo-, homeo- y homo-.
Queda un último grupo en el que se incluye huérfano, por ejemplo, frente a orfanato, que no lleva hache. La razón es que comienza por el diptongo ue y todas las palabras del español actual que comienzan por los diptongos ia, ie, ue y ui se escriben con h (en el caso pertinente, con hache intercalada si van precedida de vocal –cacahuete). ¿He dicho todas? Pues no, hay una excepción aunque su uso es tan especializado que prácticamente es desconocida por el común de los hablantes aunque vayan al médico a menudo.
Un último comentario, no ortoográfico pero creo interesante. Exceptuando a algunos hablantes de determinadas zonas, la hache ha perdido su aspiración inicial (procede de la F- latina) pero su presencia es muy importante por ejemplo para medir los versos ya que algunos autores, sobre todo durante nuestro Siglo de Oro, cuentan con dicha aspiración para aumentar las sílabas de sus versos.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies