Press "Enter" to skip to content

Entrevista a Pedro Carbonell (Comitragedia en clave relativa)

Quizá la mejor manera de definir un libro sea utilizar las palabras que de él mismo emanan y más cuando provienen de un loco, los cuales, junto a los niños, se dice que siempre dicen la verdad. Así podríamos describir este libro de Pedro Carbonell como “Son bonitos fragmentos de la imaginación. […] Son como pinceladas, pinceladas escritas, trozos de visiones, retazos de pensamientos que no acaban de definirse; pero hay belleza.”
Comitragedia está dividida en tres partes, siendo la primera y la tercera la que le da cierta cohesión mientras que la segunda está compuesta por una serie de relatos de desigual medida, estilo y temática. A través de ellos seremos testigos de historias, escenas o simples pensamientos en los que somos conducidos desde un estilo realista más cercano al naturalismo hasta el surrealismo más abyecto, pasando por la prosa poética o el esperpento. No obstante también se trata de una obra metaliteraria, ligera y, a la vez, compleja de leer, la cual nos hará reflexionar sobre el proceso de creación y de lectura.

¿Qué nos vamos a encontrar en Comitragedia en clave relativa?
La respuesta a lo que se va a encontrar el lector es muy sencilla: basta leerla como lo has hecho tú. De eso cada uno saca sus propias conclusiones. Luego, en cuanto a contenido, hay relatos y un modo de cohesión a lo largo del libro para que desde sus distintas partes llegue a formarse una novela corta.

Simplificando bastante, tenemos tres personajes principales: el escritor, el editor y el crítico. ¿Qué papel cumple cada uno?
El escritor comienza siendo omnisciente y omnipotente, cree que todo ha de ser como él resuelva que ha de serlo. Luego todo se le escapa de las manos. Sin embargo, como dice el título, hay una clave relativa que impera en todo el libro. El editor y el crítico son el contrapunto, tanto a nivel de deseos como a nivel narrativo. Ambos son narradores, uno en estilo libre indirecto y el otro a modo de corriente de consciencia.

Me ha llamado la atención una aseveración del editor en la que dice que ya no hay casi literatura de calidad que entretenga a la vez como es la de los clásicos. ¿En qué estado se encuentra hoy en día nuestra literatura?
La literatura intenta sobrevivir ante los nuevos medios de entretenimiento masivos. Hace lo que puede e intenta adaptarse. Supongo que, en mi libro, el editor se refiere a que la narrativa contemporánea está cediendo el paso a otro tipo de narrativas que están diseñadas sólo para entretener.

La realidad está de trasfondo en sus relatos de la segunda parte pero las reglas que la rigen son propias.
La realidad es la realidad. Nadie tiene reglas propias que hagan regir a la realidad. Sucede que la realidad lo abarca todo.

Un loco entra a una cafetería y empieza a leer sus creaciones. ¿Es un escritor ese loco que necesita un público y su aceptación?
¿Es un loco ese escritor que busca un público y su aceptación?

Uno de los aspectos que nos ha llamado la atención en Comitragedia es un cierto poso de amargura en sus relatos, no trágico sino más bien decepcionado especialmente con el comportamiento del ser humano.
Los relatos ahí están. Cada uno, que tome de ellos lo que proceda.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies