Press "Enter" to skip to content

Vietnam

Siempre nos hemos preguntado c?mo los Estados Unidos perdieron la Guerra de Vietnam teniendo a Rambo, a El Equipo A y a todo el resto de colgados esos que pululan por las pel?culas. Es dif?cil responder a eso, m?s f?cil es contar la historia. Los precedentes los hallamos en Napole?n III y en su intervenci?n en la zona en 1858 supuestamente para defender el cristianismo, ya que hab?an asesinado a unos religiosos franceses y ya de paso ganarse la simpat?a de los que comulgaban en la misma religi?n en su pa?s y acceder al mercado chino, el cual no s?lo constaba de lo que ahora conocemos como restaurante y tolo a ventle dulos. Chorradas a parte, como suele ocurrir siempre, una invasi?n equivale r?pidamente al surgimiento de un nacionalismo del que su protagonista fue un hombre nacido en 1890, llamado Nguyen Tat Than, cambiado en 1917 por Nguyen Ai Quoc y en 1942 por el m?s conocido Ho Chi Minh, al que todos llamaban t?o Ho por su apariencia bondadosa y quiz? tambi?n porque no fue un dirigente absolutista al estilo de Stalin sino que su autoridad era sobre todo moral. La victoria de Jap?n sobre Rusia a principios del siglo XX les hizo creer en la posibilidad de derrotar a una potencia europea y, especialmente, la entrada del pa?s nip?n en el territorio durante la II Guerra Mundial sin encontrar pr?cticamente oposici?n francesa sino tan solo el Vietminh bajo el mandato de tio Ho. En 1930 Ho Chi Minh hab?a fundado el Partido Comunista Indochino desde el que dirigi? la guerra para expulsar a los franceses sostenida por la creencia marxista de la autodeterminaci?n de los pueblos oprimidos, lo que hizo que luego buscase la uni?n del pa?s y por ?ltimo por la expulsi?n de los estadounidenses, la cual no pudo ver ya que muri? en 1969. Cuando todo parec?a encaminado, Francia se neg? a conceder la independencia a Vietnam al contrario de lo que hab?a hecho con Laos y Camboya; tras ganarse al campesinado, los vietnamitas vencieron en 1954 en Dien Bien Phu aunque no consiguieron el ?xito completo debido a que la Conferencia de Ginebra hizo su divisi?n quedando Vietnam del Norte, bajo mandato comunista, y la del Sur, en donde Estados Unidos meti? sus zarpas desde el primer momento pr?cticamente. Si bien el acuerdo dejaba abierta la posibilidad de una reunificaci?n, a los Estados Unidos el que todo el pa?s quedara bajo el comunismo le pon?a los pelos de punta, as? que opt? por enviar tanto ayuda militar como econ?mica a un r?gimen corrupto y que s?lo se manten?a por la fuerza ya que no gozaba del apoyo del pueblo. Los n?cleos urbanos los controlaba con muchas deficiencias, los rurales estaban pr?cticamente en manos de las guerrillas de campesinos apoyadas por el Norte. Su acoso era constante. Un a?o despu?s del supuesto ataque norvietnamita a dos barcos de guerra norteamericanos que realizaban labores de espionaje en el golfo de Tonkin, en 1964, los Estados Unidos intervienen abiertamente en Vietnam con el loable fin de defender la democracia aunque en realidad se hizo para intentar evitar la propagaci?n del comunismo. Tom? el control absoluto y lleg? a mandar m?s de medio mill?n de soldados. Vietnam del Norte obtuvo el apoyo sovi?tico ya que a estos les interesaba tener un aliado al Sur de China para luchar por la hegemon?a comunista adem?s de obligar a Estados Unidos a invertir tiempo y dinero y no poder perjudicar los intereses sovi?ticos en otros frentes. Como en campo abierto los vietnamitas no ten?an nada que hacer, buscaron los ataques r?pidos seguidos de una veloz retirada a los caminos Ho Chi Minh, caminos que transcurr?an por bosques y selvas uniendo el Norte y el Sur, por el que se desplazaban en secreto, transportaban provisiones y armamento, y que Estados Unidos nunca consigui? conocer. Era una lucha desigual, era David contra Goliat, sin embargo, el d?a de la celebraci?n del A?o Nuevo Lunar, Tet (1968), se lanz? una ofensiva brutal contra numerosas poblaciones entre las que se encontraba la capital, Raig?n, y que, a pesar de suponer much?simas p?rdidas, dio un vuelco a la situaci?n al conseguir que la opini?n p?blica estadounidense dejara de ver la victoria tan cercana. Durante la segunda mitad de la d?cada de los sesenta se sucedieron numerosas manifestaciones contra el conflicto, entre ellas la c?lebre de 1968 frente al Pent?gono con 50 mil personas. EEUU descarg? sobre Vietnam del Norte todo su potencial b?lico, incluido el qu?mico, sobre todo el agente naranja. Destruir el medio f?sico se convirti? en prioritario. Nixon estaba en campa?a electoral y us? esta situaci?n para ganarla prometiendo una paz r?pida tras su elecci?n. Tras ganar las elecciones reactiv? con m?s furia si cabe los bombardeos. A pesar de la superioridad te?rica del ej?rcito norteamericano, la derrota se iba acercando cada vez m?s; las tropas se desintegraban, asesinaban a los oficiales quedando en el caos, sin control y con libre circulaci?n de drogas. Los soldados norteamericanos cometieron actos brutales, para poder soportarlo recurrieron a todo tipo de drogas, la CIA se las suministr? y el pa?s se encontr? con unos combatientes que regresaban siendo heroin?manos. Nixon dej? el conflicto en manos de los vietnamitas, que el Sur se defendiese del Norte; sin embargo, lejos de la l?gica, decidi? atacar Laos y Camboya acus?ndolos de haber prestado refugio a los norvietnamitas. Por fin en 1973 se firman los acuerdos de paz de Par?s, y en poco tiempo, el Sur, sin apoyo, cay? en manos del Norte. Vietnam del Norte sald? esta etapa con tres millones de muertos, un tercio militares, dos millones civiles.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies