Press "Enter" to skip to content

Bienvenido marzo

BIENVENIDO MARZO, UN MES CON ENCANTO, UN MES CON POESÍA.

Dejamos febrero en el olvido para lanzarnos a la aventura con Marzo. Y entre que “Marzo es airoso” (lo cual de momento parece que se está cumpliendo, por lo menos en Madrid)  y que hay veces que en “Marzo mayea” (ya lo veremos), nos esperan 31 días por delante para disfrutar de él. 

Este mes no sólo es importante por su climatología, también veremos desfilar una serie de acontecimientos y celebraciones importantes, como por ejemplo, el día 1 de Marzo es el Día de la Cero Discriminación, mientras que el día 3 es el Día Mundial de la Vida Silvestre; su lema para el 2020: «Sosteniendo toda la Vida en la Tierra», en favor de la conservación de especies en peligro de extinción.

Si avanzamos un poco más, en el día 8, se celebra el Día Internacional de la Mujer desde 1975, aunque se celebra desde antes y cuyo objetivo ha sido luchar por la igualdad y la participación de las mujeres en todos los ámbitos. Recordamos a mujeres valientes que lo han dado todo, nuestras madres, nuestras abuelas, mujeres que han vivido verdaderas torturas, verdadero sufrimiento en el silencio de una vida, si a eso se le puede llamar vida. Recuerdo a mi bisabuela sentada en una silla de mimbre, con su delantal negro y su pelo blanco recogido en un moño, su rostro sereno, tranquilo, rodeada de sus hijos, nietos y bisnietos, contando sus vivencias en el contexto de una guerra y una sociedad patriarcal. Nos queda todavía mucho camino por recorrer para conseguir una sociedad justa e igualitaria. Veo a mis abuelos tratarse con el mayor de los respetos y con todo el cariño del mundo. Lo he visto en mis padres y en eso les tengo que dar las gracias, por habernos transmitido esos valores tan importantes. Ellos han salido a la calle junto a millones de personas, para luchar por lo que han creído. Ellos son los héroes, una sociedad solidaria, junto a las mujeres que todavía siguen sufriendo de injusticias, pero que se arman de valor por salir de ese infierno, aquellas que luchan por sacar a su familia adelante trabajando todo el día fuera de sus casas por un salario inferior a lo que les corresponde por el mero hecho de ser mujeres, lejos de sus hijos, para que estos tengan una vida mejor. Antes que mujeres y hombres somos personas, sin distinción y,  como tales, somos iguales. Pero sin la unión de todos no será posible.

Entre otros acontecimientos también importantes, el 19 de marzo es San José, el Día del Padre. Recibir los regalos de nuestros hijos es algo que no está pagado con nada. ¿Quién no recuerda esa manualidad del colegio por este día? Una llamada a tu padre, abuelo, tío, amigo, vecino que han tenido la suerte de llamarse José, Pepe. Y por supuesto, no olvidemos a las Josefas y Pepitas. Día de reuniones familiares en torno a esa persona tan especial e importante.

Seguimos avanzando en el calendario hasta el día 20, el día en el que cambiamos de estación, además de ser el Día Internacional de la Felicidad. Abrimos nuestros sentidos a la Primavera, una época de renacimiento en todo su esplendor. Frases como «La primavera, la sangre altera» nos muestran que todo se pone en movimiento, los días son más largos, el sol nos proporciona esa energía que genera el buen tiempo.

Pero hay una cosa que me gusta más que todo esto, y es lo que ocurre el día 21. Este día es el Día de la Poesía, de los sentimientos, de expresar a través de las palabras, de la belleza, en definitiva.

«Y es que abrimos los poros de nuestra piel para que florezcan los versos a través de nuestros sentidos, que viajen en forma de latidos hasta lo más profundo del corazón. Miramos de manera distinta, reflejados en unos ojos que nos enamoran, acariciamos espaldas que cuentan una historia, rostros cuyas lágrimas recorren el paso de los años en busca del mar. Olemos besos, aromas de jazmín y cerezo, saboreamos mil y una noches en una terraza a la luz de la luna».

Tiempo de poesía:

«Un olor a primavera desprende tu pelo rubio como el sol, con sus destellos frutales, olor a hierba recién cortada, natural como los pinos de un bosque que florece a la orilla de un río, allí donde se respira paz y el aire huele a tierra mojada.

Y tus ojos rebosan olor a mar cuando derramas un afluente de vida que desemboca en la playa de mi existencia. Un olor decidido, en una estela de lucha, de miradas que te siguen porque eres la estrella más bonita del firmamento. Y tus manos, allí donde la vida ha dejado su huella, me ofrecen toda su fragancia, fresca, sencilla.

¿A qué hueles cuando te miro?

Hueles a Primavera».

¿A QUÉ HUELES CUANDO TE MIRO?» , del libro «Disculpa, ¿me recuerdas?, por Sofía Robles.

Llegamos al final de este viaje por el mes de Marzo. Por supuesto que estas fechas son sólo unas cuantas. Si te apetece compartir conmigo alguna poesía o alguna curiosidad sobre el mes número tres de nuestro calendario, me la puedes enviar durante todo este mes.

Hasta la próxima.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies