Press "Enter" to skip to content

Zapatero a tus zapatos

Cuántas veces nos sentimos extraños en mitad de un proyecto, en medio de una conversación o al descanso de un esfuerzo por no estar afrontando el momento de la manera correcta o de estar haciéndolo  de una forma improvisada, incluso viendo a otros errando convencidos. Cuántas veces pedimos que se abriera la Tierra bajo nuestros pies y nos engullera para siempre sin saber muchas de ellas el cómo o el porqué de haber llegado hasta allí. Otras, muchas, a veces demasiadas, ni nos damos cuenta de nuestros errores y son otros los que nos reprochan o frenan en nuestro mal tino. Y las más, creo que por faltarles importancia, pasan de largo sin que nadie se dé por aludido, se sienta ofendido o necesite debatirlo. Políticos, religiosos, deportistas o músicos son sólo unos ejemplos a los que muchas veces una frase puede golpear con realidad marmórea para recordarles que Dios sólo hay uno y la VERDAD con mayúsculas, sin otras posibilidades, sólo la ostenta Él, o al menos así siempre lo hemos creído.

Desde que nacemos iniciamos un recorrido de aprendizaje que cada cual toma, dentro de sus posibilidades, con distinto interés y seriedad, siendo ambas cualidades imprescindibles para llevar a la práctica esos conocimientos en tiempo y forma de tal guisa que no desentonen en su uso. El principal problema es que esos conocimientos, en múltiples ocasiones, son sobrevalorados por el poseedor de ellos de forma diferente en las diversas etapas de la vida, dando resultados similares la mayoría de las veces.

Durante la niñez, digamos hasta los 8-9 años, nuestras opiniones y acciones no son tomadas en cuenta pues son fruto de una obcecación egoísta en la que lo único que importa soy yo, sin raciocinio ninguno, en donde no hay zapatero y los zapatos son sólo los que tengo delante de los ojos sin más discusión. Aunque nuestras habilidades aún están por venir, no son pocas las ocasiones en las que el desconocimiento y la falta de calibre del miedo, peligro y/o dolor nos hacen protagonistas en acciones que ni por asomo podemos augurar su final, dando lugar a resultados de todo tipo, hasta mortales.

Más adelante en nuestra vida pasamos un período menor, preadolescente o pubertad como les gusta llamarlo a los entendidos, que abarcaría hasta los 13 años, incluso 14, en donde suele predominar la timidez y prudencia en nuestras acciones, no por nada sino sobre todo por el miedo al ridículo gratuito que una decisión mal tomada, una opinión desacertada o una actuación puntual pueda generar en la personalidad inmadura. Callamos mucho, aunque los hay que inician su fase activa de curiosidad por todo avanzando más aquellos que logran dominar el aburrimiento que ese lento aprendizaje le pueda afectar. El zapatero aún está en embrión y los zapatos apenas asoman o son difusos.

En la adolescencia, que la podríamos encuadrar en el período que va de los 15 a los 19 años, tal vez 20, y en alguna/o es eterno, las hormonas, amistades y familia condicionan el molde de nuestra futura personalidad iniciando la formación de nuestro futuro zapatero que realmente no tiene claro cuáles serán sus zapatos y se mete en todos los que encuentre por su camino, no adaptándose a las hormas ni a las normas por su clara rebeldía propia de la edad. Todo es un proyecto con mil posibilidades que se irán estrechando para quedar en un ramillete que dependiendo del individuo, actitud y valía se concretarán en la siguiente fase, se modificarán de forma impredecible o, en el peor de los casos, nunca se acabará el zapatero pensado ni tendrá zapatos suficientes como para defenderlos con firmeza.

La juventud, con o sin su divino tesoro, la encajaría entre los 20-25 años y hasta me atrevería hoy en día a prolongar ese margen hasta los 30 ó algo más. El zapatero normalmente tiene un proyecto ya basado en todo su esfuerzo anterior y con un abanico de zapatos tomando horma a los que dedicará la mayor parte del tiempo. Los charcos ya se ven venir algo más nítidos saltando a ellos con la seguridad de la formación, aunque aún con margen de resbalar en ellos. El que tenga su uniforme de zapatero entallado, probado y comenzando a circular en esta época tendrá muchos pasos ganados al resto.

La fase adulta vendría a continuación a pesar de que más de una/o parece que jamás la logre alcanzar. Sería la etapa más larga de nuestras vidas y podría abarcar un período de tiempo muy variable y discutible, aunque yo la encuadraría hasta los 50 años. En ella el zapatero cree estar ya hecho, capacitado para sentar cátedra llegado el caso y argumenta todos sus zapatos con total firmeza. La soberbia es la peor enemiga en estos casos pues hace perder razones (y zapatos) a quien las cree tener, manejándose con soltura el que domina la humildad y atiende otras opiniones que le permitan convencer con más argumentos de sus acciones y pensamientos. Suelen ser los años de bodas, maternidades y crianza de hijos, durante la cual se da uno muchas veces de bruces con la “locura” del camino recorrido, visto ahora desde cierto pedestal de experiencia que nos hace reír en innumerables ocasiones, viendo en el crecimiento de ellos las meteduras de patas nuestras pasadas. Se juntan, o se debieran de juntar, los proyectos de zapateros con el ya teóricamente consumado, los miles de planes de futuros zapatos chocando con los acabados que ya comienzan a tener marcas de uso.

Luego llega la madurez prolongada hoy, con nuestras esperanzas de vida, hasta prácticamente los 65 años. Aquí el zapatero y sus zapatos están muy marcados y son conocidos, con lo que cuando los sacamos del tiesto es por voluntad propia y objetivos claros muy fijos pues en raras ocasiones sabremos ya que por ahí no debiéramos entrar o seguir. Tanto el zapatero como sus zapatos son apreciados en su medio y campos de alcance, siendo solicitados como referencia por aquellos que los valoran y mejor conocen para solucionar o corregir situaciones por él dominadas.

Y acabamos este recorrido vital del zapatero y sus zapatos en la fase final, en la vejez que, pudiendo ser la etapa de nuestra vida realmente más larga, tiene el hándicap de ser la más frágil de salud en el caso de que lleguemos a disfrutarla pues no son pocos los que se quedan en algunas de las anteriormente descritas. Esa fragilidad mencionada será la que condicionará mucho las veces que nuestro veterano zapatero meta o no sus zapatos, con más o menos frecuencia y mesura, en lugares a los que nadie los llamó, en acciones que nunca fue invitado, en opiniones en las que no fue citado. En un “aquí vale todo” habrá ancianos acertados, prudentes, juiciosos e inmejorables consejeros frente a otros que nos podamos encontrar amantes de la disputa, irrazonables, maleducados, déspotas y contestatarios de todo a los que la edad les cree poseer la VERDAD absoluta que nadie les puede rebatir.

Complicado este zapatero a tus zapatos pero interesante su capacidad de evolución a lo largo de nuestra vida. ¿Alguna vez podríamos dar al zapatero por acabado en su formación y al conjunto de sus zapatos por cerrado sin mayor posibilidad de ampliación? Supongo que eso depende del interés y capacidades que tenga cada cual para cerrar la persiana del aprendizaje, algo que, por ahora, me la van a permitir mantener abierta a mí, al menos hasta mañana.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies