Press "Enter" to skip to content

Entrevista a Agustín G. Aguado

Hoy voy a entrevistar brevemente a un escritor que poco a poco está adquiriendo renombre en el mundo de la literatura y en el del relato en particular. Se trata de Agustín García Aguado, escritor madrileño que, desde no hace mucho tiempo, ha retomado la pluma para exponer al mundo sus inquietudes literarias.

1- Hola, Agustín, un placer estar contigo. Como entrada a esta entrevista, te haré una pregunta clásica y sencilla. ¿Qué significa para ti escribir?

 
Encantado, Pedro, por la dedicación que has mostrado hacia mi humilde obra. Para responder a tu pregunta, te diré que hoy por hoy escribir es una maraviillosa muestra de insolencia. Convertirse en creador es como querer mantener un pulso con los dioses, siendo consciente de que es un duelo desigual. Quizá esté todo dicho, quizá mis relatos no aporten gran cosa, pero siento la necesidad de enfrentarme todos los días ante la página en blanco. Es una fuerza perturbadora que no para, y esa sensación que no puedes compartir con nadie resulta mágica.

2- Empezaste a escribir hace mucho tiempo, pero en un momento determinado abandonaste la pluma y estuviste casi un cuarto de siglo sin plasmar nada en papel hasta que un buen día decidiste retomarla. Se hace inevitable preguntar qué te motivó a reemprender tu camino en la literatura después de haberlo interrumpido durante tanto tiempo.

   Cierto. Comencé a escribir muy joven. Obtuve varios galardones literarios pero me faltó madurez y constancia para recrear el mundo con la pluma. Además, llegaron los hijos, el trabajo… Gracias a un hecho tan aparentemente dramático como quedarme in trabajo en 2016, decidí dar un giro de cientoochenta grados y retomar la literatura con la vehemencia que me faltó en su día. Ahora no puede pasar un día sin que mis fantasmas personales me asalten si me concedo una tregua. Lo tengo muy claro, hay que procurar escribir a diario.

3- Eres licenciado en Filología Hispánica, ¿esto supone alguna ventaja a la hora de escribir?

  Sin duda hay todo un reto técnico a la hora de escribir. No basta con tener unas maravillosas ideas porque al final terminas encallado y sin posibilidad de salida. Claro que ayuda la formación, pero lo priorirtario es haber leído mucho. Y yo en mis años juveniles me encerraba en las bibliotecas con el placer con que otros compañeros lo hacían en las salas de baile.

4- Tus relatos abordan todo tipo de temáticas. A veces son incluso fantásticos. Cuando los pergeñas, ¿hay algo en particular que deseas mostrar a los lectores, o se trata de la plasmación de algo que se te ha ocurrido en algún momento y deseas transmitirlo?

   No soy amigo de encasillarme en un determinado modo de escribir. Me gusta bucear en la prosa. A veces hallas un pecio valioso y tratas de explotarlo con mimo. En otras ocasiones, la aventura de zambullirte en aguas profundas no aporta nada y vuelves a la superficie. Pero en el experimento prueba-error, se encuentra la madre del cordero. Es cierto, como sugieres, que el relato es una esponja que acepta la fantasía como un recurso más, pero siempre trato de dibujar peronajes con sus obsesiones, limitados, con taras de todo tipo, y me gusta, además, aderezarlos con cierto toque de humor. La literatura se puede hacer muy pesada si no se escapaz de jugar con los registros que aporta la ironía. Quizá es un modo de chantajear al lector, tratar de hacerle más llevadera la lectura, pero sin incurrir en la gracieta sin sentido.

5- Tu prosa es de un gran nivel. En ella haces gala de un gran dominio de las figuras retóricas. ¿Llegar hasta ahí te supuso mucho esfuerzo o simplemente siempre ha sido algo que surge de ti sin que tengas que pensarlo demasiado?  

   Gracias por tu obervación. Sí, me gusta jugar con las figuras retóricas. Claro que detrás se enconde la mano del ventrílocuo. Con el tiempo, como se dice en los mercadillos, las metáforas me las quitan de las manos… En alguna ocasión he tratado de utilizar una prosa más aseptica, pero la cabra tira al monte, y yo soy deudor del culteranismo y de los labradores del realismo mágico hispanoamericano. Un criollo sin pedigrí, quizá, pero amante de la retórica que no sea vana como el estuco de los techos.

6- Has ganado muchos muchos premios en la categoría de relato. ¿Qué supone esto para ti?

   Es verdad. No me puedo quejar. En los últimos tres años he viajado casi tanto como el baúl de la Piquer. Y me encanta. No sólo por el hecho de agigantar el ego o de embolsarme unos euros (que también…) Compartir mesa y mantel con gente interesada por la magia de la literatura no tiene precio. Hay bibliotecarios en esos pueblos de la geografía que parecen verdaderos francotiradores apuntando sin munición. Tienen un mérito increíble. Provocan que la gente abandone en cierta medida la play y se ponga a leer un libro. Y a eso lo llamo yo, heroísmo.

7- A nivel literario, ¿qué nos espera de Agustín G. Aguado en un futuro no muy lejano?

   No podría decirte con seguridad por qué caminos voy a proseguir en un futuro inmediato. No soy de planear atracos si antes no cuento con el apoyo logístico necesario. Sigo escribiendo relato corto y estoy embarcado en una novela que últimamente tengo aparcada como un coche de lujo que no me atrevo a conducir por algún extraño miedo. Espero recobrar fuerzas y volver sobre ella. Creo que no sería una mala novela, pero hay que hacer ante el clásico trabajo de pintura y mecánica. Ya veremos.

8- Para depedirnos, ¿qué le dirías a alguien indeciso para que acabase de convencerse de que ha de leer tu obra?

   Le diría que en mis relatos puede hallar de todo como en un saco sin fondo, pero que nunca extraerá una serpiente venenosa o una docena de huevos de dinoaurio. Procuro ser un prestidigitador honrado, sin chistera ni juego de pañuelos. Por lo demás, que continúe el espectáculo…

Muchas gracias por todo, Agustín. Para mí este momento ha sido muy fructífero; espero que para ti también. Saludos.

   Muchas gracias a ti, Pedro, por brindarme tu espacio y tu tiempo. Un abrazo.

Relato de Agustín G. Aguado

Reseña de La ternura de las bestias, de Agustín G. Aguado, por Pedro Carbonell

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies